Lo que pasó en Tulum no se quedó en Tulum

En el balneario y sitio arqueológico maya del litoral de México, el sol y las redes sociales arrojaron una luz inusitada sobre el mayor cónclave que se recuerde de modelos e 'influencers' venezolanas. Fue en enero reciente y la ocasión era un festival de música electrónica que a la vez convocó a empresarios cercanos a los jerarcas de la Revolución Bolivariana. La concurrencia de las unas y de los otros permite hacer un retrato fidedigno del mundo donde se transan la sensualidad, el lujo y el poder.

8 marzo 2020

Niloy, una joven de 25 años, empuja delicadamente la puerta de vidrio con una mano; con la otra sostiene el celular para grabar el breve recorrido. El paseo virtual empieza  por una cabaña a la orilla del mar en la localidad de Tulum, en el estado mexicano de Quintana Roo, sitio arqueológico maya y nueva meca del turismo de sol, arena y mar. No más abre la puerta se tropieza con una pequeña piscina privada. La deja a un lado, desciende unos cinco escalones hasta llegar a la arena y, desde allí, muestra el Mar Caribe a sus casi 30.000 seguidores de la red social Instagram.

La historia queda destacada junto a una compilación de imágenes y vídeos en los que, más que paradisíacos paisajes, predominan las fiestas. Ella se muestra con atuendos tan extravagantes como la manicura que exhibe en el vídeo de la habitación: una noche con plumas en la cabeza, otra con decoraciones sobre la piel.

No está sola en el jolgorio. Le acompañan su inseparable mejor amiga, Aigil –comunicadora social, como ella, recientemente egresada de la Universidad Central de Venezuela (UCV)–, y al menos otras 28 modelos venezolanas, según un cotejo elaborado por Armando.Info.

Se supone que este jolgorio no debía ser divulgado. Pero en esta era de selfies y redes sociales, el narcisismo y la necesidad de convalidar con el colectivo un estatus recién adquirido y jamás soñado, suelen vencer a la discreción. Así que no solo da a conocer imprudentemente por Instagram los detalles de la delegación venezolana al Festival Esto es Tulum, que pretende emular otras festividades hip como Burning Man o Coachella, y especialmente al Day Zero Festival, la esperada fiesta de música electrónica del 10 de enero de este año. También su cobertura de video revela la trastienda del circuito de los patrocinantes que se ha establecido entre los más exitosos magnates de la llamada boliburguesía, la logia de empresarios que amasaron fortunas haciendo negocios con el chavismo gobernante, y que extiende ese éxito económico a sus relaciones con algunas de las mujeres más exuberantes del país, pretendientes a reinados de belleza y carreras de modelo.

Tampoco estuvo sola en la imprudencia. Decenas de fotos y videos circularon a principios de año por las redes sociales, ofreciendo una mirada inusual aunque fragmentada a ese submundo donde se encuentran el poder, el derroche y la sensualidad. Este reportaje busca ofrecer una visión integral de lo ocurrido. 

De acuerdo con una sistematización de datos de las asistentes a Tulum, elaborada por Armando.Info, la mayoría de las venezolanas compartían rasgos físicos y tenían vinculación, en su mayoría, con los certámenes de belleza Sambil Model y Miss Venezuela Earth.

Bajas colaterales

Una primera víctima de la ostentosa filtración fue la candidatura de Megan Beci para el próximo Miss Venezuela. Aunque representó al estado Amazonas en el mismo certamen en 2017, Beci planeaba participar de nuevo este año. No obstante, circuló con profusión una foto suya en Tulum, lo que bastó para que en las redes la apodaran como Miss Tulum. Un par de meses después las autoridades del concurso anunciaron su exclusión. Aunque al momento del anuncio no fueron expuestos los motivos para la sanción, cinco fuentes con conocimiento de las interioridades del caso aseguraron a Armando.Info que la participación de la chica generaba constantes suspicacias entre los ejecutivos del Miss Venezuela. El evidente patrocinio a su postulación de parte de altos funcionarios del Gobierno hacía un flaco favor a la reputación de un evento que viene de pasar una grave crisis por las revelaciones sobre una red de prostitución armada tras bambalinas, que obligaron a suspenderlo en 2018. 

Todavía de mayor calado pareció ser otra baja: la de la relación entre Yobriele Ninoska Vásquez Álvarez, mejor conocida como Ninoska Vásquez, o simplemente Noshka, Miss Earth Venezuela 2017, y el denominado Zar de los casinos de México, Javier Rodríguez Borgio, investigado por autoridades de su país -junto a su hermano- por presunto lavado de dinero y compra de combustible robado, y cuyos apellidos figuran en la investigación global de los denominados Panama Papers de 2016

Aunque luego se retractara, Rodríguez Borgio reveló en simultáneo con el viaje de las modelos a México que fue patrocinante de la Miss Earth Venezuela 2017. “La conocí de prepago”, afirmó, calificando a Vásquez con el argot que designa a las damas de compañía. “Yo compré la corona. Ella nunca ganó”, fueron algunos de los mensajes que aparecieron publicados en la cuenta de Instagram del mexicano, quien luego atribuyó a la intervención de un hacker la seguidilla de revelaciones.

En una breve declaración que dio a Armando.Info, Vásquez acotó: “Si mi ex compró la corona, debió decirme antes y no hacerlo a escondidas de mí. Según yo, gané. Según él, pagó”.

A la prensa de farándula llegaron también capturas de pantalla de lo que parece ser una conversación de WhatsApp en la que un conocido estilista venezolano, Giovanni Laguna, ofrecía a Vásquez como dama de compañía con unas fotos sugestivas en ropa interior

Laguna aseguró a Armando.Info que las mencionadas capturas eran falsas. “Jamás vendería a mi mejor amiga”, dijo, al referirse a la modelo de 27 años, aunque no contestó a la reiterada pregunta de si había servido como intermediario entre otras mujeres y empresarios, como aseguraba en una segunda publicación en la cuenta de Instagram de Rodríguez Borgio. Esta publicación también fue eliminada.

Pero al menos otras cuatro fuentes desvinculadas entre sí pero conocedoras de estas conexiones aseguran que Laguna es parte de la red que conecta a mujeres con patrocinantes.

Vásquez, por su parte, aseguró que las mencionadas capturas no existen, “a menos", alega,  "de que sean un montaje”.

En cualquier caso, las capturas que supuestamente la implicaban nunca vieron luz. Periodistas de la fuente confirmaron que prefirieron abstenerse de darlas a conocer tras recibir amenazas.

Lo perfectamente comprobable es que Vásquez estaba en el cónclave de Tulum. La propia modelo lo publicó el 8 de enero: un paisaje, acompañado por un mensaje simple. “De la nieve al mar”, escribió, en referencia a su ubicación en días previos en las montañas del Principado de Andorra, entre Francia y España.

La publicación de Ninoska Vásquez el 8 de enero, desde Tulum, fue trasgresora. No solo desató la ira de Borgio, sino que desinhibió a las otras venezolanas a hacer sus publicaciones desde allí

Vásquez insistió ante Armando.Info que ella había llegado hasta ahí por su cuenta, sin patrocinio. “No soy prepago ni ando metida en esos eventos. Solo fui a un festival, así como he asistido a muchos, y ya había asistido a ese festival un año antes”, argumentó.

Laguna en el relato

El contrapunto de menciones en redes sociales arrojó luz así sobre un evento y un círculo con sus propios códigos y celebridades construidas desde las redes sociales. Aparecen mujeres para las que en otros tiempos se usaba el calificativo de desbordantes, rodeadas de lujos, marcas premium y, en general, de excesos -que no sean de ropa-, siempre en un ánimo fiestero. Su voluptuosidad las pone en la mira de los patrocinantes, y su ostentación en la de plataformas como Instagram. Su auge ha dado pie a una cultura, la tusi, el apodo con que se conoce a una de las drogas emblemáticas de esa juerga, la anfetamina alucinógena 2C-B o cocaína rosa, así también conocida aunque de ningún modo comparta origen y efectos con ese narcótico natural. Una popular cuenta de redes sociales, Tusitanrosa, se nutre a diario con viñetas de ese mundillo, cuya factibilidad depende de la generosidad de sus mecenas.

La cuenta en redes sociales @tusitanrosa ha popularizado el término “tusi” para referirse a las mujeres que reciben bienes o dinero a cambio de servicios sexuales o compañía

Fiestas como la de Tulum constituyen el hábitat natural de estas beldades, del tusi y de las transacciones donde se intercambian compañía o favores sexuales por apoyos a un estilo de vida que de cualquier otra manera parecería fuera del alcance de sus beneficiarias. Aún así, el destape de Tulum resultó inusitado: por las indiscreciones de sus asistentes, la indignación que provocaron en redes sociales, y hasta por un hecho sangriento: unos turistas mexicanos fueron apuñalados tras ser confundidos con narcodetallistas. El evento tuvo que ser suspendido y quedó bajo una atención indeseada de la prensa.  Pero ya los participantes, en su mayoría, habían llegado, al menos a partir del 6 de enero, según los datos recopilados para este reportaje.

La indignación por lo evidente acompañó miles de mensajes que se publicaron bajo las fotos de las asistentes a Tulum en la red social Instagram

De la delegación venezolana, dos modelos confirmaron haber sido contactadas directamente por el estilista Laguna, vía WhatsApp, poco más de dos semanas antes del viaje a México.

“Te quiero invitar a una fiesta top, con hombres exitosos”, se podía leer en los mensajes de Laguna a estas chicas, al tiempo que las persuadía con la participación de Vásquez y de otras conocidas modelos y de figuras de la menguada televisión venezolana, como Osmariel Villalobos. “Es para que te relaciones con gente bien. Es un plan todo pago. Estamos buscando alguien de tu perfil”, insistía Laguna, según el relato de una de las mujeres contactadas.

En una breve entrevista a través de Instagram, el joven de 26 años ni negó ni admitió haber hecho este contacto. Lo que la sistematización de datos que hizo Armando.Info de las asistentes a la fiesta sí alcanza a comprobar, en todo caso, es que al menos once de ellas tienen alguna vinculación con Laguna, incluyendo algunas de las menos conocidas. Estas, a su vez, funcionaron como una red repetidora, invitando y animando a otras amigas a acudir a la fiesta. 

El diseñador venezolano Giovanni Laguna invitó a al menos dos modelos a asistir al plan todo pago de Tulum. Él no negó ni admitió haber hecho ese contacto. Sin embargo, es probada su vinculación con varias de las asistentes a Tulum, incluso con algunas de las más desconocidas.

Aunque Armando.Info pudo comprobar una amistad en Instagram entre Laura Zabaleta y el estilista Laguna, esta asegura no tener contacto ni relación de amistad con él ni con ninguna otra persona de la trama de Tulum. En posterior aclaratoria a Armando.Info, manifestó que viajó junto a un exnovio y otras parejas, a disfrutar del destino turístico.

Las 30 mujeres venezolanas lograron ingresar a territorio mexicano en los primeros días de enero, pese a las crecientes restricciones para turistas suramericanos en los aeropuertos de México. Nada más en 2019, 2.900 venezolanos fueron inadmitidos para entrar a México, según cifras extraoficiales suministradas por el representante de la Comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional venezolana en ese país, Reinaldo Díaz.

Que lo hayan logrado, para los entendidos, no es sorpresa. Es un secreto a voces que las mafias de este país imponen sus deseos de quién entra y quién no. Y, en este caso, las bandas de la zona de Cancún habrían dado la orden de que las chicas ingresaran. 

Para muchas no era su primera vez en México. De hecho, al menos tres de las modelos venezolanas que asistieron a Tulum se jactan de tener contratos con agencias de modelaje de ese país. Otras no los han firmado aún pero tienen agentes en ese país, que les consiguen trabajos a destajo. El mercado, en cualquier caso, parece estar ávido de venezolanas.

De hecho, algunas de las asistentes a Tulum, como Jhosennys Daniela Sotillo Siso, segunda finalista del Sambil Model 2017, vinieron desde otras ciudades mexicanas, donde vacacionaban o ya se habían establecido. Algunas pocas, como Vásquez, volaron desde otros países. El resto llegó a Tulum directamente de Venezuela. 

“Ya el 2 de enero estaba en México”, aseguró a Armando.Info Jhosennys,  quien en redes sociales solo se identifica como Daniela Sotillo. De acuerdo con su versión, viajó desde Ciudad de México hasta Tulum, costeando su propio pasaje. No quiso ahondar en si había hecho lo mismo con otros gastos del viaje, como estadía y alimentación. 

Sin duda, Osmariel Villalobos era el nombre más reconocible de las asistentes. “Hoy desperté en este paraíso”, publicó la otrora animadora, tan pronto como el 6 de enero. Tan solo en el mes anterior a la publicación, esta maracucha de 31 años había mostrado a sus más de tres millones de seguidores en Instagram fotos desde Panamá, Estados Unidos, otras ciudades de México, Colombia y República Dominicana. Después de Tulum repetiría varias de estas locaciones.

Ese lunes en el litoral caribeño de México, se presentó el DJ Black Coffee, a quien describen también como un influyente productor. El estilista Laguna también estuvo en Tulum y pudo retratarse junto a él. El 8 de enero subió una foto con él a su cuenta de Instagram, como parte de aquella rutina que tenía de enseñar sus actividades por esta red social. Pero desde ese día dejó de hacerlo, y sus casi 230.000 seguidores lo han notado.

“Yo fui como todos a disfrutar”, dijo Laguna a Armando.Info para esta nota. Aunque se le insistió en los señalamientos de Rodríguez Borgio y otros, él optó por el silencio. Laguna define a Vásquez como su muñeca, su musa, su mejor amiga, su amor o “more”.  Comparten más que una amistad, que no ocultan en redes sociales. Son coetáneos y paisanos, pues provienen de zonas humildes de Barquisimeto, la capital del occidental estado Lara. Cada tanto y a diferencia de Vásquez, Laguna recuerda ese origen, entre fotos de los viajes que, como ella y las demás modelos, también hace por el mundo.

En febrero de 2019 el esposo de Laguna, otro reconocido estilista venezolano, Franklyn Salomón, registró una compañía de responsabilidad limitada (LLC, por sus siglas en inglés) en Florida, Estados Unidos, junto a Vásquez, bajo el nombre Franklyn Salomon by Noshka, en la que el estilista y la modelo figuran como directores y firmas autorizadas.

La inauguración del salón de belleza, ubicado en Miami Beach, fue el 20 de julio de 2019. Aunque no aparece en papeles, Laguna es parte activa del proyecto. De hecho, lanzó en el marco de este su propia línea de extensiones para el cabello, llamada Gio Hair Extensions by Noshka.

Además de Laguna, una figura con peso específico en el mundo del estilismo y la farándula, varias fuentes destacan que son muchos los maquilladores, estilistas, diseñadores, fotógrafos, entrenadores, agentes y profesores de pasarela que funcionan como intermediarios entre las modelos y sus “patrocinantes”.

No siempre, sin embargo, su trabajo es tan evidente, intencional o lucrativo. “A veces el enlace es algo tan sencillo como que el empresario le pide al entrenador que le presente a la modelo en el gimnasio. Quizás no es algo de lo que saque provecho, o al menos no inmediatamente”, asegura una fuente conocedora, que prefiere, como todas, hablar desde el anonimato.

Muñecas del mall

A mediados del año pasado se conoció que el fotógrafo ìtalo-venezolano, Miguel Leone Martínez -quien estuvo detenido entre 2015 y 2016 en México por vinculaciones con el cartel mexicano de Jalisco Nueva Generación- era proxeneta de mujeres de varias nacionalidades, entre ellas venezolanas, a quienes conectaba con narcotraficantes mexicanos, entre otros.

El diario Milenio de Ciudad de México filtró un audio revelador en el que se oye a Leone persuadir a una venezolana, que se identifica como Nairín, de pasar unos días con Abigael González, alias El Cuini, en su lujosa celda en la prisión en la que pagaba condena, a cambio de unos 3.500 dólares por día, como ya lo habían hecho, antes, otra venezolana de nombre Jessica y algunas colombianas, según se revelaba en el mismo documento sonoro.

De la conversación se desprende que Nairín duda de ir a la prisión y de la suma que le pagará el hombre. Ella le asegura que, en Caracas, por un día junto a un cliente, ganaría 2.000 dólares. El fotógrafo, por su parte, se refiere a otros viajes que organizaba para las modelos, según los gustos de los clientes, a Estados Unidos y Europa.

Nairín es el nombre de pila de Nairín Andreína Tirado Briceño, una modelo de 31 años de edad que también fue a la fiesta en Tulum. Con su cabello castaño claro, largo, no solo se acerca a los gustos de alias El Cuini; también tiene el perfil que buscaron para aquella fiesta. Tirado no contestó a los mensajes que, a través de correo electrónico y redes sociales, le fueron enviados por este medio.

A mediados de 2019 se publicó un audio en el que un fotógrafo venezolano invitaba a una venezolana llamada Nairin a pasar un día con un presunto narcotraficante mexicano en una prisión de ese país. Entre las asistentes a Tulum está Nairin Andreína Tirado, del grupo de las Cuarto Bate del Sambil Model

Como ella, al menos seis de las modelos que asistieron al viaje de México fueron participantes del Sambil Model, el concurso de la cadena de centros comerciales de la familia Cohen.

La asistencia a la famosa playa durante los días de la fiesta no se limitó a algunas de las participantes de este certamen. También acudió su directora, Jenny Rosales.

No menos de diez fuentes aseguran que Rosales es uno de los enlaces entre las concursantes y sus patrocinantes particulares, que en algunos casos son los mismos patrocinantes del concurso.

Rosales, aunque respondió a un primer requerimiento de Armando.Info, no contestó el resto de los mensajes enviados a través de redes sociales o de su correo electrónico.

Entre los magnates de reciente data a los que se vio en el evento de Tulum de los primeros días de enero, estuvieron Majed Khalil Majzoud, cuyos vínculos con el régimen ya han sido publicados por Armando.Info, y el presidente tanto de la Liga Profesional de Baloncesto como del equipo Bucaneros de La Guaira, Alinson Chacón. También un grupo de jóvenes empresarios cercanos al régimen bolivariano, todos en sus 30, con negocios vinculados al sector de los alimentos.

Al menos cinco fuentes aseguran que Chacón mantiene una relación con una de las asistentes a Tulum, la animadora del canal privado Televén, Aigil Gómez. Inicialmente, Gómez se mostró dispuesta a declarar sobre el viaje y la supuesta relación con Chacón. Luego, sin embargo, dijo que prefería no hablar del tema. “Ya es tiempo pasado y eso quedó atrás”, concluyó, en relación con el viaje.

Sin embargo, de la defensa que hizo en sus propias redes sociales se desprende que sí viajó a Tulum con un “novio”, cuyo nombre o rostro no ha revelado a sus más de 138.000 seguidores de Instagram.

En su breve conversación con Armando.Info, Jhossenys Daniela Sotillo ofreció su versión de los hechos, que coincide con la de Laguna y Vásquez: “Fue simplemente un viaje donde no se iba a modelar… Música electrónica, baby, la gente en lo suyo, disfrutando”. La modelo también aseguró que había costeado su pasaje y afirmó que solo asistió a dos fiestas del festival Esto Es Tulum, pero no a las fiestas privadas como la de Black Coffee, para la que había que pagar 150 dólares, ni al Day Zero Festival, del 10 de enero, con entradas valoradas entre los 120 y los 300 dólares.

Además del Festival Esto es Tulum, que fue suspendido el 9 de enero, en la semana en la que estuvieron las venezolanas allí hubo fiestas privadas como el Day Zero Festival, con entradas valoradas entre los 120 y los 300 dólares.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:                                             

Artículos Relacionados

"Silencio, que los peces están durmiendo"

Angelina Estrada viajó con su hijo, de dos años, desde Venezuela hasta México para solicitar asilo a Estados Unidos en uno de sus puestos fronterizos, pero el plan cambió dramáticamente cuando, agotándose el tiempo y los recursos, puso su destino en manos de “coyotes” en el poblado mexicano de Reynosa. Ya no como parte de un reportaje sino como protagonista, la periodista venezolana -quien decidió migrar tras años de amenazas por publicar una pieza- cruzó un río y una selva entre ráfagas de disparos, gritos y sonidos que hoy no salen de su cabeza.

Empresas grandes y fantasmas detrás de las exportaciones de cereales a Venezuela desde México

Corporaciones gigantes de Europa o emprendimientos casi desconocidos de Panamá conforman una red de 'traders' que participan en el negocio de dar de comer a Venezuela sin exponer ni sus reputaciones ni sus operaciones. Firman contratos con el Estado venezolano para riesgosas transacciones en las que podrían tener un barco fondeado durante mucho tiempo, algo que ha ahuyentado a los jugadores tradicionales e incrementado el valor de la materia prima que importa el Estado. México es el canal que con frecuencia escogen para tercerizar sus envíos.

12-05-19
Los cárteles mexicanos controlan la caravana de ‘escorts’ venezolanas camino a la muerte

Seis de cada diez trabajadoras sexuales venezolanas asesinadas en el exterior desde 2012 estaban en México. En ese país se trata con frecuencia de chicas atractivas que trabajan como damas de compañía de alto nivel o mesoneras de sitios nocturnos, negocios manejados directamente por el crimen organizado. Son muchas las pistas que conducen al Cártel Jalisco Nueva Generación en la cúspide de este comercio de personas, con complicidad de otros como Los Cuinis y Tepito. A menudo la mercancía humana pasa a ser propiedad de capos y sicarios, con quienes conoce el infierno de los femicidios.

El atún de los CLAP es vegetal

Un estudio de las autoridades mexicanas confirma lo que el paladar de los venezolanos detectó rápidamente: el atún enlatado mexicano que viene en los combos de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP) tiene algo raro. Al menos tres de las marcas que han consumido los hogares más pobres del país desde marzo de 2016, cuando se oficializó el plan estatal, presentaron elevadas proporciones de soya, una proteína vegetal que sin ser dañina, es distinta en sabor y aporte proteico al propio atún. Detrás de esa adición de soya hay una operación para abaratar costos de la que han participado los intermediarios escogidos a dedo por el Gobierno venezolano para comprar la mercancía.

En México tres familias engordan sus fortunas con los Clap de Venezuela

Si el papel clave de los empresarios colombianos Alex Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas en la trama de importaciones para el programa del Gobierno de Nicolás Maduro ha salido a relucir, casi nada lo ha hecho la participación de los comerciantes que desde México le sirven como proveedores. Se trata de grupos económicos que, aún antes de hacer negocios con Venezuela, tampoco eran ajenos a la controversia pública.

La leche mexicana de los Clap: muchas marcas, poca calidad y casi un solo proveedor

Un nuevo análisis físico-químico solicitado por Armando.Info a investigadores de la UCV demuestra que la leche en polvo que en la actualidad se distribuye en el programa de asistencia alimentaria del Gobierno venezolano, aunque bajo nuevas marcas, sigue teniendo un pobre desempeño nutricional que pone en riesgo la salud de sus consumidores. Mientras tanto, un misterioso proveedor consigue monopolizar las importaciones y las ventas de México a Venezuela van en aumento.

Otras historias

17-10-21
Su nombre lo prestaba, pero su mansión la vendió a Luka Modric

El abogado venezolano Gustavo Mirabal Castro, señalado por distintas versiones como presunto testaferro del extesorero nacional, Alejandro Andrade, se apresuró a mudarse a Dubai desde Madrid apenas se enteró de la disposición del también exmilitar a someterse a las autoridades de Estados Unidos. Para esa peregrinación, Mirabal debió soltar lastre, así que hizo cambiar de manos un superyate que en 2016 se había comprado a través de una offshore, y pasó su residencia en el suntuoso barrio de La Moraleja al crack del Real Madrid.

Un caballo de Troya ‘venezolano’ en el Novo Banco

Según investigaciones de la fiscalía de Portugal, Clippon Finance, una empresa constituida en Panamá por el despacho de abogados Alcogal, fue usada entre 2011 y 2014 por el Banco Espírito Santo como canal para enviar pagos irregulares por 29 millones de dólares a un alto ejecutivo de Pdvsa a través de su testaferro, ambos de Barinas. Pero los Pandora Papers revelan que, años después, una compañía inglesa se presentó en Panamá con el único interés de adquirir a Clippon, apenas poco antes de que los mismos inversionistas de Londres trataran de comprar el Novo Banco, sucesor “sano” del Espírito Santo.

Cuando China despertó, José Simón Elarba todavía estaba allí

El gigante asiático, potencia mundial emergente, tiene años haciendo negocios con una Venezuela gobernada por sus aliados políticos y comerciales del chavismo. Pero en 2014, por alguna razón, dos de sus empresas emblemáticas del sector de tecnología, ZTE y Ceiec, precisaron de la intermediación de este abogado venezolano, dueño de la empresa de recolección de desechos Fospuca, para acceder a información privilegiada del mercado criollo y, en última instancia, conseguir contratos con las telefónicas locales Cantv y Movistar. A cambio, este recibió 28 millones de dólares.

El superagente del chavismo preparó su retiro en una isla del Pacífico

Rafael Reiter se convirtió en una suerte de comando de película al frente de la, de otro modo, aburrida Gerencia de Control de Pérdidas de Pdvsa. Llevaba maletines de efectivo a aliados de la revolución en el extranjero y se convirtió en la mano derecha de Hugo Chávez y Rafael Ramírez a la hora de las encomiendas peligrosas. Todo ello tenía compensación en esquemas de corrupción, como el que lo llevó a recibir pagos como proveedor de la misma petrolera estatal para la que trabajaba. Para ocultar esos ingresos, preparó una compleja estructura financiera que nace en el oriente venezolano, pasa por Barbados e Islas Vírgenes Británicas y termina en las islas Cook, en el remoto sur del océano Pacífico.

El Espírito Santo blanqueó el botín de El Troudi

En Suiza y Brasil ya había rastros de más de 90 millones de dólares que Odebrecht depositó al círculo del exministro de Transporte. Lo que no se sabía era que buena parte de ese dinero aterrizó en la banca portuguesa, que ‘financió’ la compra de un lujoso apartamento en Lisboa por parte de la esposa de El Troudi. Parte de los fondos para el Metro de Caracas, entre otras obras, terminó perdida en el colapso de la entidad financiera.

06-10-21
Los ‘dobles’ de Derwick siguieron actuando como si nada

Betancourt, Convit, D’Agostino y Trebbau: tal fue la nómina de apellidos que se hizo comidilla pública tras el escándalo de la asignación de contratos eléctricos en 2009-10. Pero el inconveniente de esa exposición no significó que los llamados ‘bolichicos’ dejaran de hacer negocios con el Estado venezolano. Siguieron operando con ayuda de socios que se movieron por debajo del radar y a los que se puede atribuir la chispa que incendió la pradera del descontento durante los disturbios de 2017, a raíz de una incursión fallida del grupo en la actividad petrolera.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram