La hija de Mónica Spear sigue su vida un año después

Maya Berry Spear pasó su primera Navidad sin sus padres. Lejos, en una diáspora voluntaria, su familia la acomoda en el centro de La Florida. A los seis años tiene, en apariencia, todo lo que un niño quiere: Disneylandia a la vuelta de la esquina, una sala de juegos justo al lado de su cuarto y seis primitos a su alrededor.

3 enero 2015

Esta no fue una Navidad normal en casa de los Spear. San Nicolás complació a Maya Berry –la hija huérfana de Mónica Spear– con juegos de Lego Friends y Frozen Lego, unos vestidos para Barbie, una muñeca Monster Hight y otra de My Little Pony. No faltaron regalos. El barbudo de traje rojo, sin embargo, no le concedió el deseo que más había venido repitiendo: ver a sus padres.

La niña tiene plena consciencia de que Thomas y Mónica ya no están, pero sus familiares cuentan que igual no dejó de decir que quería ver a sus padres, quienes en dos días cumplirán un año de haber sido asesinados en un paraje solitario de una autopista que comunica Puerto Cabello, el principal puerto de Venezuela, con la ciudad industrial de Valencia. Sin saberlo, sus verdugos convirtieron a esa Miss Venezuela en el símbolo fiel de la cultura nacional: belleza y sangre.

Maya yacía entonces desmayada con un disparo en la pierna entre los cadáveres de sus padres. Un año después se encuentra en Orlando, Florida, rodeada de más de 40 tíos, primos y demás familiares. Los abuelos no contemplan la idea de generar algún acto público para conmemorar el primer aniversario de la muerte de Mónica y Thomas. Al día siguiente, el 7 de enero, cumple años el señor Spear y su hijo Javier, uno de los cuatro hermanos de Mónica. Pero tampoco habrá celebración. No hay nada que celebrar, advierte Rafael Spear, al otro lado del hilo telefónico.

La única fiesta que han tenido desde entonces fue el 15 de octubre del año pasado, y fue para cantar el cumpleaños número seis de Maya. Ese día celebraron entre artificios decorativos y una maleta llena de regalos, que llegó directo desde Venezuela en las manos del presentador de televisión, Luis Olavarrienta, quien –aunque poco compartió con Mónica en los pasillos del bloqueado Radio Caracas Televisión– la recuerda con cariño.

El 1ero de octubre del año pasado, el día en que Mónica Spear debió cumplir 30 años, Olavarrieta rindió un homenaje en su programa de televisión a la actriz que llegó a protagonizar un par de novelas de la cadena Telemundo. Allí mostró testimonios de varios de los familiares de la modelo y tras cámaras se ganó la simpatía de la niña, quien le pidió a su abuelo incluirlo entre los invitados a su cumpleaños.

Olavarrieta no solo asistió, sino que varios de los compañeros y allegados de Mónica se acercaron a él para enviar una serie de regalos que Maya abrió en su nueva casa. “Es una niña muy artística, muy histriónica”, cuenta. “Ella canta, baila, es muy activa y siempre está acompañada de muchos primitos; su familia es realmente abierta y amable”.

Desde que unos criminales acabaron con sus padres a balazos, la niña se fue a vivir con sus abuelos a una casa en Orlando, Estados Unidos. En apariencia, tiene todo lo que un niño quiere: Disneylandia a la vuelta de la esquina, una sala de juegos justo al lado de su cuarto y seis primitos en la misma ciudad para jugar día y noche. A partir de febrero incluso se dedicó con sus abuelos a escoger todos los muebles y objetos que decoran su habitación.

El asesinato de la protagonista de Telemundo y su pareja, Thomas Berry, estalló las primeras protestas que Venezuela vivió en 2014.

La vida sin sus padres comenzó con terapias exclusivas, a cargo de una especialista que le dedica varias horas a la semana. Una vez cada siete días incluso se reúne con un grupo de niños que sufrieron lo mismo que ella, para conversar de sus experiencias. Es tímida y callada por naturaleza, continúa contando su abuelo desde Estados Unidos con voz pausada y espacios en silencio. Tiene el cabello castaño y los ojos claros, añade. Poco habla de sus miedos y de cuando en cuando levanta la voz para decir que quisiera que sus padres, Mónica y Thomas, estén con ella.

La terapeuta se sienta vigilante pero alejada, para contemplar la conducta de los niños. La opinión de la especialista, a través de las palabras de Rafael Spear, es que la niña muestra una conducta normal para quienes pasaron por lo mismo que ella el pasado 6 de enero, y que aún no tienen fecha de término esas terapias. ¿Terminarán algún día? Su abuelo responde que él es un adulto y cree que no se recuperará nunca de tener una hija muerta a balazos.

Aunque el resultado de las terapias parece satisfactorio, hace poco menos de un mes la niña despertó a las 3:00 de la mañana. Mantuvo en vilo a sus abuelos durante más de tres horas sin decir nada y todo volvió a la aparente normalidad al amanecer, cuando salieron de la cama.

Rafael Spear es quien da la cara ante los medios. Sabe que muchos venezolanos quieren tener noticias de su nieta. No está seguro si se debe a que Maya representa a muchos niños huérfanos o si es que es el único vínculo que queda entre “Flor Salvaje”, “Mi prima Ciela” o “La mujer perfecta” y sus admiradores. Lo que sí sabe es que a través de ella evoca a su hija Mónica, a la que vio por última vez a finales de noviembre de 2013.

Mónica Spear Mootz nació en Maracaibo el 1ero de octubre de 1984 y 20 años después fue coronada en el Poliedro de Caracas con la banda de Miss Venezuela. Lo suyo fue, según la misma prensa, una carrera a la inversa: estudió y vivió en Estados Unidos, el destino preferido de muchos venezolanos, y regresó al terruño para iniciar una carrera en el mundo del espectáculo que la noche del 31 de mayo de 2005 la mostró entre las cinco finalistas del certamen de Miss Universo de ese año.

“¿Cuál es una de las situaciones más difíciles a través de las cuales está pasando tu país y qué harías tu para resolverla?”, le preguntaron entonces en Bankok, Tailandia. La noche de Reyes del año 2014 –casi nueve años después– fue asesinada a los 29, en una carretera oscura de Puerto Cabello.

Una banda de atracadores acabó con su vida para robarle la misma cámara fotográfica con la que había captado varias de las imágenes de un periplo por la Venezuela profunda, que emprendió en el asueto decembrino con su hija y su exesposo, Thomas Henry Berry, un inglés enamorado de la geografía venezolana, que decidió promover el país que acogió a sus padres fundando una agencia de turismo extremo.

Se habían divorciado en 2012, pero mantenían una buena relación. Nadie podrá decir si ese viaje terminaría en una reconciliación, pero los paisajes que enmarcaron su último paseo como pareja lucía como el decorado perfecto para luego narrarlo. La cuenta de Instagram de la actriz mostró esa felicidad: madre e hija bajo una cascada o la actriz meditando con los indios waraos en el delta del río Orinoco.

Un año después la niña tiene su refugio en el estado de La Florida. Sus abuelos cuentan que ya es bilingüe. Maya Berry Spear habla dos idiomas y practica cuatro disciplinas distintas: baile, música, pintura y natación. Quiere ser cantante y no actriz.

La vida de Maya es noticia hoy como lo fue en enero la muerte de su mamá. Ese asesinato inició 2014 con una estela de tragedias. La muerte de Simón Díaz no opacó esos disparos en Puerto Cabello. Tampoco el deceso del actor Gustavo Rodríguez o de la actriz Mayra Alejandra, ni del científico Jacinto Convit, el músico Renato Capriles o la periodista Isa Dobles. Es que todos ellos vivieron e hicieron historia en Venezuela y a ninguno se le interrumpió la existencia con un cañón corto.

El crimen de Mónica Spear avivó más la crítica internacional sobre la violencia de un país que, a falta de cifras oficiales, en 2014 sumó 24.980 asesinatos de acuerdo con el Observatorio Venezolano de la Violencia.

Se trata de una cifra levemente superior a la correspondiente al año anterior, cuando se generaron 24.763 y de la que precisamente Mónica Spear puso rostro al problema. Incluso rebasó las fronteras lingüísticas. En Estados Unidos, por ejemplo, se tuvo consciencia del impacto de la violencia en el país gracias a que Chelsea Cooley, Miss Usa 2005, pidió a través de las redes sociales apoyar económicamente a la niña.

La norteamericana y Mónica hicieron una estrecha amistad en el concurso Miss Universo. Cuando conoció detalles de la tragedia, la modelo inició una recaudación de 10 mil dólares para destinarlos a la educación de la niña. Utilizó la página FundAnything y para el 11 de enero, a escasos días del asesinato, ya tenía 31 contribuciones.

Rafael Spear, padre de la joven, aun no se recupera. En esta foto se le ve entre Mónica y su esposa, Ingeborg Mootz. Foto: Instagram/monicaspear

"La educación era muy importante para Mónica, por eso por favor ayúdenme a recaudar dinero para que un día Maya pueda seguir los pasos de su madre y vaya a la universidad también", dijo en un video que colgó en la red para entonces.

Aunque en este momento extraviado, su mamá también le dejó un reloj de 39 mil dólares que le regalaron justo después de coronarse y del que no se sabe nada. Rafael pide a quien lo tenga que lo entregue, porque es una pieza única que él mismo guardó con recelo hasta que ella se casó y se lo devolvió. Se trata de una pieza decorada con diamantes de la marca Gerard-Perreguax que no llevaba cuando la asesinaron. La Policía científica, tan sospechosa en estos casos, tampoco tuvo acceso a las pertenencias de “Mona”, como le decían en su casa.

A Maya le corresponde heredar, de igual modo, unas cuentas bancarias en Venezuela que aún el Gobierno no ha habilitado para el provecho de la pequeña. También una pensión que heredará en Estados Unidos cuando cumpla la mayoría de edad, debido a que su mamá cotizaba en el seguro social de ese país; unas obras de arte y un vestido diseñado por el venezolano Raenra, que se encuentra en el escaparate de la niña.

Pero tal vez lo más importante que dejó Mónica Spear fue el amor por Venezuela. Rafael, su papá, dice que las expresiones de la niña le arrancan algunas lágrimas. Hace unas semanas, cuenta, llegaron al colegio a una actividad sobre la cultura de los países del mundo. La niña miraba atenta un jarrón con pequeñas banderas y, cuando ya muchos habían vuelto a casa, se detuvo y tomó las banderas de Estados Unidos y Venezuela.

Primero las zarandeó y luego se las llevó a su casa. Ese hecho quedó inmortalizado en una fotografía que luego recorrió las redes sociales y que ahora los Spear lo toman como un deseo claro de la pequeña de volver a su terruño. Pero cuando sea seguro el país, ya lo dijo una vez.

03012015-3 Mónica Spear Mootz nació en Maracaibo en 1984 y 20 años después representó a Venezuela en el certamen de Miss Universo. Foto: Bellezavenezolana.net.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:

Artículos Relacionados

Oscar Pérez creyó que saldría con vida de la Operación Gedeón

A pesar del esfuerzo de las autoridades venezolanas por arrasar cualquier evidencia, una exhaustiva compilación y reconstrucción de los hechos ocurridos en El Junquito el 15 de enero de 2018 indica que Oscar Pérez, quien se rebeló contra el régimen de Nicolás Maduro junto a su Movimiento de Equilibrio Nacional, fueron asesinados a pesar de que intentaron rendirse en medio de un operativo caótico en su coordinación y desproporcionado en su despliegue. Este informe fue elaborado por el equipo de investigación de Bellingcat en colaboración con Forensic Architecture, quienes construyeron un modelo digital navegable de tres dimensiones de El Junquito, el cual ubica más de 60 piezas de evidencia en tiempo y espacio. En Venezuela ArmandoInfo, Efecto Cocuyo y El Pitazo pusieron a disposición sus plataformas y convocan a sus lectores a complementar con material sobre el caso que tengan a su disposición .

01-07-17
El sicariato que se encargó en Miami y se financió con dólares preferenciales

El asesinato en Caracas de dos jóvenes empresarios en mayo reciente trascendió las secciones de crónica policial y consiguió eco internacional porque una de las víctimas era familiar de una ‘celebrity’, Carolina Herrera, la diseñadora venezolana de mayor proyección global. Pero la trama del caso, también internacional, terminó por poner de relieve los violentos entretelones de la disputa por el control del furtivo negocio cambiario que opera entre Florida y Venezuela.

21-06-17
Detrás de las máscaras de la resistencia

Se cubren los rostros con máscaras o franelas. Se protegen con escudos improvisados. Preparan y lanzan bombas artesanales. Arman barricadas con lo que consiguen y, cuando van a las marchas, son quienes encabezan las manifestaciones para enfrentarse con los cuerpos de seguridad del Estado. Aunque no todas las personas que se identifican con la resistencia se conocen y actúan de la misma manera en las zonas de conflicto ubicadas en la Gran Caracas, estos son los principales elementos que caracterizan a los miembros de estos grupos que en su mayoría son de sectores populares y que, pese a no conectar ideológicamente con el gobierno de Nicolás Maduro, no siempre siguen la agenda de la oposición venezolana.

24-07-16
La alumna más aventajada de Hugo Chávez cae en desgracia

Descrita por sus enemigos como una versión de Doña Bárbara, el personaje de la novela de Rómulo Gallegos, la alcaldesa Zobeida El Hinnaoui destaca más bien por su empeño en reproducir en Calabozo, la calurosa ciudad de los llanos de Venezuela, los modos que impuso el fallecido presidente Hugo Chávez y sus relaciones tormentosas con todas las fuerzas vivas de la ciudad que le adversan. Pero el asesinato de un exdiputado chavista, en el que han incriminado a su hermano, parece haberle volteado el santo del gobierno y amenaza con terminar su carrera política.

10-04-16
Martin Lustgarten: el empresario venezolano que movió dinero sucio en tres continentes

Sospechoso de dos asesinatos en Venezuela y señalado de lavar más de 100 millones de dólares del narcotráfico colombiano, a finales del año pasado quedó libre de culpa en una corte de Estados Unidos. Pero los movimientos bancarios que no encontraron los fiscales quedaron guardados en Mossack Fonseca, cuyos documentos ahora muestran que hizo transferencias desde las compañías colombianas Induitex LTDA y SBT S.A., incluidas en 2013 en la lista Clinton por tráfico de drogas.

El destino de Sergio se forjó en Cadivi

El asesinato de un venezolano en Panamá expone pistas sobre el mercado negro de divisas. El crimen sigue impune año y medio después, pero a cuentagotas, muestra ejemplos de una economía paralela en la que hay gestores, prestamistas, cobradores y venganzas.

Otras historias

20-10-21
El exministro que se ponchó sin hacer swing

La puerta giratoria del chavismo trajo a la gerencia pública al ingeniero Rafael Gruszka y casi de inmediato lo devolvió a la actividad privada, pero con renovados contactos con el Estado y apetencias por negocios inéditos. Uno de ellos, con éxito reconocido, fue el béisbol profesional, donde convirtió a Caribes de Anzoátegui en una potencia. Pero casi al mismo tiempo se embarcó en la constitución de una offshore en Islas Vírgenes Británicas que despertó suspicacias en un despacho de abogados panameño y nunca cumplió su cometido.

17-10-21
Su nombre lo prestaba, pero su mansión la vendió a Luka Modric

El abogado venezolano Gustavo Mirabal Castro, señalado por distintas versiones como presunto testaferro del extesorero nacional, Alejandro Andrade, se apresuró a mudarse a Dubai desde Madrid apenas se enteró de la disposición del también exmilitar a someterse a las autoridades de Estados Unidos. Para esa peregrinación, Mirabal debió soltar lastre, así que hizo cambiar de manos un superyate que en 2016 se había comprado a través de una offshore, y pasó su residencia en el suntuoso barrio de La Moraleja al crack del Real Madrid.

Un caballo de Troya ‘venezolano’ en el Novo Banco

Según investigaciones de la fiscalía de Portugal, Clippon Finance, una empresa constituida en Panamá por el despacho de abogados Alcogal, fue usada entre 2011 y 2014 por el Banco Espírito Santo como canal para enviar pagos irregulares por 29 millones de dólares a un alto ejecutivo de Pdvsa a través de su testaferro, ambos de Barinas. Pero los Pandora Papers revelan que, años después, una compañía inglesa se presentó en Panamá con el único interés de adquirir a Clippon, apenas poco antes de que los mismos inversionistas de Londres trataran de comprar el Novo Banco, sucesor “sano” del Espírito Santo.

Cuando China despertó, José Simón Elarba todavía estaba allí

El gigante asiático, potencia mundial emergente, tiene años haciendo negocios con una Venezuela gobernada por sus aliados políticos y comerciales del chavismo. Pero en 2014, por alguna razón, dos de sus empresas emblemáticas del sector de tecnología, ZTE y Ceiec, precisaron de la intermediación de este abogado venezolano, dueño de la empresa de recolección de desechos Fospuca, para acceder a información privilegiada del mercado criollo y, en última instancia, conseguir contratos con las telefónicas locales Cantv y Movistar. A cambio, este recibió 28 millones de dólares.

El superagente del chavismo preparó su retiro en una isla del Pacífico

Rafael Reiter se convirtió en una suerte de comando de película al frente de la, de otro modo, aburrida Gerencia de Control de Pérdidas de Pdvsa. Llevaba maletines de efectivo a aliados de la revolución en el extranjero y se convirtió en la mano derecha de Hugo Chávez y Rafael Ramírez a la hora de las encomiendas peligrosas. Todo ello tenía compensación en esquemas de corrupción, como el que lo llevó a recibir pagos como proveedor de la misma petrolera estatal para la que trabajaba. Para ocultar esos ingresos, preparó una compleja estructura financiera que nace en el oriente venezolano, pasa por Barbados e Islas Vírgenes Británicas y termina en las islas Cook, en el remoto sur del océano Pacífico.

El Espírito Santo blanqueó el botín de El Troudi

En Suiza y Brasil ya había rastros de más de 90 millones de dólares que Odebrecht depositó al círculo del exministro de Transporte. Lo que no se sabía era que buena parte de ese dinero aterrizó en la banca portuguesa, que ‘financió’ la compra de un lujoso apartamento en Lisboa por parte de la esposa de El Troudi. Parte de los fondos para el Metro de Caracas, entre otras obras, terminó perdida en el colapso de la entidad financiera.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram