La encerrona, un jardín de espinas

En la reunión del lunes la MUD solo alcanzó un acuerdo: evaluar la pertinencia de que la alianza respalde el Congreso de Ciudadanos que promueve organizar María Corina Machado. De resto, fue una jornada de escaramuzas y recriminaciones. A las viejas heridas no cicatrizadas se suma ahora la desconfianza. Esta es la historia del último pleno que presidió Ramón Guillermo Aveledo.

3 agosto 2014

La esperada encerrona donde la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) intentaría remendar sus heridas internas no fue un jardín de rosas, a pesar de que el nombre del hotel donde tuvo lugar el pasado lunes 28 de julio, el Garden Suites de Altamira, en Caracas, prometía otra cosa. En todo caso, la reunión resultó espinosa. Que apenas 48 hora más tarde hayan renunciado a sus cargos en la alianza su Secretario Ejecutivo, Ramón Guillermo Aveledo, y su Adjunto, Ramón José Medina, es apenas un signo externo de las tensiones que allí se vivieron entre posturas, en apariencia, irreconciliables.

Sin embargo, no es paradoja que haya sido Aveledo quien impulsara la tarde de ese lunes la emisión de un comunicado anodino, redactado por Antonio Ledezma, alcalde metropolitano de Caracas y máximo dirigente de Alianza Bravo Pueblo, lleno de galimatías y lugares comunes sobre la defensa de la democracia, pero sin noticias.

Aveledo, reconocido por moros y cristianos como un amante de las formas y la urbanidad, quiso con ello dar un material a los reporteros que aguardaban a las puertas del hotel y en la sede del partido Copei en La Campiña, adonde fueron oficialmente convocados. El único tramo significativo de la declaración ratificaba la obligación de la MUD de “conducir las luchas cívicas de la ciudadanía que reclaman un cambio urgente en la manera de conducir los destinos de la nación”. Pero a veces pesa más el mensajero que el mensaje. Ante la imposibilidad –dada la áspera dinámica de la reunión- de que asistieran las figuras insignes de las facciones en pugna para dar una imagen de “unidad dentro de la diferencia”, se encargó al exparlamentario del MAS y actual Subsecretario Ejecutivo de la MUD, Cristóbal Fernández Daló, para dar lectura al comunicado.

Fernández llegó a la sede del partido socialcristiano –elegido como lugar para la declaración porque allí sigue instalado un backing con los logotipos de la MUD- alrededor de las cinco y media de la tarde. Su presencia fue enseguida decodificada por los reporteros presentes como señal de que no había nada bueno que decir. A la falta de humo, blanco Fernández Daló intentó poner la mejor de las caras, agregando motu propio dos frases pegajosas pero vacías, al afirmar que “hay unidad para rato”  y que la encerrona se había desarrollado en un ambiente “cordial y productivo”.

No me arrepiento de eso, lo volvería a hacer. Y al que le pique, que se rasque”, dijo Capriles sobre la decisión de desconvocar la marcha de la oposición hacia el CNE luego de las elecciones presidenciales de 2013.

Era el final en falso de una jornada que acababa de concluir y que había empezado a las nueve de la mañana, con una hora de retraso con respecto a la agenda original. El inicio, además, no había sido todo lo auspicioso que debió ser. Freddy Guevara, el representante del partido Voluntad Popular (VP), llegó al  lugar de la reunión en compañía de Luis Florido, también dirigente del movimiento de Leopoldo López. El dueto rompía con su presencia el acuerdo alcanzado poco antes de que al cónclave solo asistiría un representante por cada organización política del llamado G7 (los partidos de oposición con mayor votación electoral) y María Corina Machado, como voz de los independientes.

En ese punto procedimental se perdieron casi dos horas. Guevara defendía su atrevimiento señalando que Acción Democrática (AD) y Un Nuevo Tiempo (UNT) ya tenían segundos representantes en Edgar Zambrano y Stalin González, respectivamente. La presencia de ambos no obedecía, sin embargo, a su adscripción a un partido; eran delegados de la fracción parlamentaria de oposición.

Por momentos bizantino, el debate llegó a acalorarse. Guevara alcanzaría a pedir a Aveledo: “¿Por qué no te vas tú, chico?”. Pero quien terminó por abandonar la reunión fue Henry Ramos Allup, el secretario general de AD, quien señaló que la actitud de Guevara era un claro anticipo de que no había la voluntad política para hacer las cosas con seriedad. Luego también se retiró Edgar Zambrano, con lo que el antiguo partido hegemónico del puntofijismo, quedó sin voz en la encerrona. Más tarde Luis Florido, el segundo en discordia de VP, optó por dejar el sitio.

Aveledo había puesto circular, unos días antes, un documento con algunas guías para la reunión. En él pedía a los asistentes pasar por alto los ajustes de cuenta pendientes entre los partidarios de la estrategia electoralista o la "salidista". Proponía, en cambio, comenzar a pensar en la reestructuración de la mesa y en la posibilidad de unificar estrategias. Hubo quienes tomaron la agenda de Aveledo como un intento por acallar un debate necesario, por definitorio; otros la vieron como un marco de referencia metodológico para una discusión que, de otra manera, amenazaba con convertirse en un diálogo de sordos. Unos y otros, en cualquier caso, aprobaron las condiciones. “De cualquier manera los problemas no fueron por falta de agenda”, dice uno de los participantes, en retrospectiva. “Teníamos que ir preparados para decirnos lo que había de decirnos”, afirma otro. La rebelión original de Guevara pareció dar luz verde a otras escaramuzas.

Fue Julio Borges, el coordinador nacional de Primero Justicia (PJ), quien abrió los fuegos. Hizo una recapitulación de los hechos que habían llevado, según su perspectiva, al fracaso de La Salida. Un fracaso que, agregó, tuvo un costo importante para la unidad de las fuerzas de oposición. “Justo dos días antes de las elecciones regionales del 8 de diciembre, ellos salieron con un comunicado costosísimo en la prensa a favor de una Constituyente”, recapituló, y tanto de eso, como del propio lanzamiento de La Salida -el 23 de enero de enero de 2014- se habrían enterado en el seno de la MUD solo cuando ya eran hechos consumados y difundidos a través de la prensa. “Ese 23 de enero hubo dos ruedas de prensa, una de la MUD en conmemoración de la caída de Pérez Jiménez, y la de La Salida”. Reclamó que esas acciones inconsultas y unilaterales habían puesto a la unidad en el trance de “apoyar una estrategia en la que no creemos”.

El único acuerdo alcanzado en la reunión fue el de evaluar la pertinencia de que la MUD respalde el Congreso de Ciudadanos que promueve organizar María Corina Machado.

María Corina Machado pidió entonces la palabra para refutarlo. Dijo que ellos –los promotores de La Salida, entre los que se incluyen ella misma junto a VP, Proyecto Venezuela (PV) y Alianza Bravo Pueblo (ABP)- sí habían hablado de sus planes con la antelación. Desgranó, además, varias evidencias de que La Salida no habría fracasado: por ejemplo, que como producto de las protestas, la popularidad del gobierno de Nicolás Maduro se había desplomado a 30-35%, había quedado en evidencia la cara represiva del régimen, y se había activado en Estados Unidos un proyecto de sanciones contra funcionarios venezolanos incursos en violaciones de derechos humanos. Insistió en que todavía seguía siendo inminente un colapso del gobierno actual, aunque aclaró: “Yo jamás me he reunido con militares para planificar golpes de Estado". Y volteándose hacia Juan José Molina -voz de Avanzada Progresista y Henri Falcón en la mesa- dijo: "Ni en 1992". De seguidas miró a Julio Borges: "Ni en 2014".

Las palabras de Machado intentaban atajar, exponiéndolos, los rumores que sus adversarios estarían sembrando, que la acusan de estar tocando a las puertas de los cuarteles. El desafío que lanzó no obtuvo respuesta. En cambio, se le replicó que La Salida no solo no habría cosechado éxitos en el plano internacional, sino que creó en los hechos un problema adicional: ahora no hay acceso a ciertos líderes de la comunidad internacional, que no identifican a un interlocutor claro que represente a la oposición democrática venezolana.

Mientras esta y otras refriegas tenían lugar, llamó la atención que Henrique Capriles Radonski guardara silencio con una cara que un testigo calificó como “de profunda ladilla”, con toda su atención puesta en una tableta. El gobernador del estado Miranda y dos veces candidato presidencial lo hizo de manera deliberada. “Es cuestión de la personalidad de Henrique”, explica un amigo personal. Decidió que mediante el mutismo manifestaría “con elocuencia” su desacuerdo con La Salida, con lo que se discutía en la reunión y con métodos inmediatistas “que ya mostraron su fracaso en abril de 2002 y con el retiro de la Asamblea Nacional en 2005”.

Nadie pudo dejar de notar la silenciosa protesta. Solo una vez cayó Capriles en la tentación de los duelos interpersonales. Fue cuando Antonio Ledezma, alcalde metropolitano, fechó el origen de la división interna de la MUD, no en el surgimiento de La Salida –como la versión de Julio Borges y PJ sostiene-, sino en la decisión de Capriles de desconvocar la marcha de la oposición hacia el Consejo Nacional Electoral (CNE) luego del cuestionado resultado de las elecciones presidenciales de abril de 2013, sobrevenidas tras la muerte de Hugo Chávez, y en las que Nicolás Maduro quedó victorioso con una ventaja de poco más de uno por ciento de los votos. Ante el señalamiento, Capriles saltó de su asiento: “No me arrepiento de eso, lo volvería a hacer. Y al que le pique, que se rasque”.

Julio Borges, el Coordinador Nacional de Primero Justicia abrió los fuegos en la encerrona, al hacer una recapitulación de los hechos que habían llevado, según su perspectiva, al fracaso de La Salida.

Roberto Enríquez, presidente de Copei, pidió la palabra para responder a aquella intervención inicial de Borges y darle otra dimensión al disenso. Emergió un viejo reconcomio que tienen los partidos de la alianza con Primero Justicia. Enríquez no pretendía quebrar una lanza por La Salida, pero sí evidenciar que mucho antes de que esta cristalizara con su ya conocido saldo trágico, a Primero Justicia también le había faltado vocación unitaria cuando condujo las campañas presidenciales de 2012 y 2013. Aunque nunca lo hicieron público, las demás organizaciones e independientes siempre resentían en privado las pocas posibilidades de ser escuchados por el candidato Capriles. Además, agregó Enríquez, también el gobernador del estado Miranda había roto con el acuerdo de revelar a los aliados cómo proceder antes de hacerlo público al convertir las elecciones municipales de diciembre de 2013 en un plebiscito. Capriles y Borges permanecieron en silencio.

La intervención de Omar Barboza, de Un Nuevo Tiempo (UNT), trató de retomar el espíritu de la reunión. Dijo Barboza que era imposible pensar en una oposición unida con estrategias disímiles y que así, en medio de la diatriba, no se podía enfrentar al Gobierno. Pidió avanzar en la reunificación. Pero los llamados del veterano dirigente zuliano no resultaron suficientes para motivar un debate más sustancial.

No se discutió sobre la Constituyente, ni sobre la renuncia de Ramón José Medina, algo que entonces no había sucedido y constituía un punto de honor para VP. Sí se habló del Congreso de Ciudadanos que está convocando María Corina Machado para finales de septiembre o principios de octubre. Enríquez defendió esa idea como una forma de conectar a la MUD con los sectores de la sociedad civil que ni se encuadran en la militancia de partidos ni se sienten representados en la mesa. En la próxima reunión se discutirá la pertinencia de que la alianza respalde o no esa iniciativa que cuenta con tres detractores: Acción Democrática, Avanzada Progresista y Primero Justicia. Cuando se mencionó ese punto fue la segunda y última vez que se escuchó a Capriles: “Que hagan esa vaina, pero nosotros, Primero Justicia, no vamos a ir”. Aveledo intervino para preguntarle si esa era su posición personal o la del partido. Capriles respondió: "La del partido". Julio Borges no pudo refrendarlo porque ya se había retirado.

La anécdota con la que cerró el cónclave muestra cómo sirvió para profundizar desconfianzas, en vez de despejarlas. Entonces el representante de Proyecto Venezuela (PV), Carlos Berrizbeitia, que se ha posicionado en la opinión pública con su seguimiento constante de los gastos presidenciales reportados en el presupuesto nacional, hizo honor a su fama de contralor. Aguijoneado por la sospecha de que Juan José Molina, el representante de Avanzada Progresista que se sentaba al lado, estaba grabando subrepticiamente el debate, recurrió a una astucia: golpeó sus manos en un aplauso algo fuera de lugar. El ruido hizo que saltaran los monitores de la aplicación para grabar de su iPad.

Berrizbeitia confirmó su sospecha. “¿Tú estás grabando?", le preguntó. Como Molina mostró su sorpresa lo enfrentó con más decisión. “Responde”, presionó Berrizbeitia. Según testimonios, Molina reconoció que grababa la cita para llevar un registro que luego escucharía para analizarla. “Yo no sé ustedes”, dijo Berrizbeitia a los presentes, “pero yo me siento muy incómodo porque este señor está grabando esta reunión. Eso está fuera de cualquier norma”. Entre todos le exigieron que borrara el registro. Y así se habría hecho.

Molina sí reconoce que hubo un altercado al final, pero negó que él estuviera grabando la reunión. “Yo estaba tomando apuntes. Estas reuniones son serias y hay que tener claro qué dice cada cual”, dijo Molina cuando fue consultado por el inconveniente. “Lo que me causa más risa es que digan que yo tengo vinculación con Diosdado Cabello”, agregó. El exparlamentario, que alguna vez abrazó la causa chavista, considera que al señalarlo a él de soplón la verdadera intención es hacerle daño a Henri Falcón, gobernador del estado Lara. Muchos de los asistentes a la reunión creen que Falcón, que en 2008 fue electo por vez primera en el cargo con los votos del Psuv, es quien trasvasa información al Gobierno. Ya no solo hay diferencias casi irreconciliables sobre la estrategia. Ahora se suma el peso de la desconfianza sobre una alianza que puede que tenga las horas contadas.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:          

Artículos Relacionados

04-04-21
La elección de Smartmatic se volvió irreversible en Bulgaria

Los electores de ese país balcánico van hoy a las urnas para escoger un nuevo parlamento pero, independientemente de los resultados, de antemano se conoce un ganador: la compañía de tecnología electoral de origen venezolano, que lleva allá cinco eventos comiciales, incluyendo el actual, procesando los votos, hasta ahora sin inconvenientes. Pero en esta ocasión no pudo evitar la controversia que ya la siguió en otros países como Filipinas, Argentina y su natal Venezuela. La prensa local se puso suspicaz tras conocer que las dos empresas locales precalificadas para organizar el proceso presentaron propuestas idénticas y con el mismo socio tecnológico: Smartmatic y nadie más. La polémica no cesa.

31-07-17
Odebrecht financió a Diosdado Cabello

Una docena de políticos venezolanos figuran entre los beneficiarios de la contratista brasileña y entre ellos destacan el diputado Elías Jaua y el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez. El representante de Odebrecht en Venezuela, Euzenando Azevedo, lo contó todo en Brasil y su testimonio, filtrado en esta entrega, advierte que la lista incluye tanto figuras del chavismo como a los opositores Manuel Rosales, Carlos Ocariz y Antonio Ledezma.

Viaje al centro del miedo

En las pequeñas comunidades y en los sectores populares es donde el Estado ejerce de forma casi absoluta el control de los recursos. Se trata de un mecanismo de coerción para evitar la disidencia y las voces de protesta, incentivando así el miedo e inmovilizando a los vecinos.

24-06-11
Opositores venezolanos pidieron ayuda a EE.UU

El diputado Ismael García, del partido Podemos, y otros dos dirigentes de la tolda opositora se reunieron con el embajador Patrick Duddy para pedir financiamiento. “Este es el momento de empezar”, le dijo el diputado Ismael García al embajador de Estados Unidos en Caracas, Patrick Duddy, cuando este le comentó que Washington no intervenía en […]

Otras historias

20-10-21
El exministro que se ponchó sin hacer swing

La puerta giratoria del chavismo trajo a la gerencia pública al ingeniero Rafael Gruszka y casi de inmediato lo devolvió a la actividad privada, pero con renovados contactos con el Estado y apetencias por negocios inéditos. Uno de ellos, con éxito reconocido, fue el béisbol profesional, donde convirtió a Caribes de Anzoátegui en una potencia. Pero casi al mismo tiempo se embarcó en la constitución de una offshore en Islas Vírgenes Británicas que despertó suspicacias en un despacho de abogados panameño y nunca cumplió su cometido.

17-10-21
Su nombre lo prestaba, pero su mansión la vendió a Luka Modric

El abogado venezolano Gustavo Mirabal Castro, señalado por distintas versiones como presunto testaferro del extesorero nacional, Alejandro Andrade, se apresuró a mudarse a Dubai desde Madrid apenas se enteró de la disposición del también exmilitar a someterse a las autoridades de Estados Unidos. Para esa peregrinación, Mirabal debió soltar lastre, así que hizo cambiar de manos un superyate que en 2016 se había comprado a través de una offshore, y pasó su residencia en el suntuoso barrio de La Moraleja al crack del Real Madrid.

Un caballo de Troya ‘venezolano’ en el Novo Banco

Según investigaciones de la fiscalía de Portugal, Clippon Finance, una empresa constituida en Panamá por el despacho de abogados Alcogal, fue usada entre 2011 y 2014 por el Banco Espírito Santo como canal para enviar pagos irregulares por 29 millones de dólares a un alto ejecutivo de Pdvsa a través de su testaferro, ambos de Barinas. Pero los Pandora Papers revelan que, años después, una compañía inglesa se presentó en Panamá con el único interés de adquirir a Clippon, apenas poco antes de que los mismos inversionistas de Londres trataran de comprar el Novo Banco, sucesor “sano” del Espírito Santo.

Cuando China despertó, José Simón Elarba todavía estaba allí

El gigante asiático, potencia mundial emergente, tiene años haciendo negocios con una Venezuela gobernada por sus aliados políticos y comerciales del chavismo. Pero en 2014, por alguna razón, dos de sus empresas emblemáticas del sector de tecnología, ZTE y Ceiec, precisaron de la intermediación de este abogado venezolano, dueño de la empresa de recolección de desechos Fospuca, para acceder a información privilegiada del mercado criollo y, en última instancia, conseguir contratos con las telefónicas locales Cantv y Movistar. A cambio, este recibió 28 millones de dólares.

El superagente del chavismo preparó su retiro en una isla del Pacífico

Rafael Reiter se convirtió en una suerte de comando de película al frente de la, de otro modo, aburrida Gerencia de Control de Pérdidas de Pdvsa. Llevaba maletines de efectivo a aliados de la revolución en el extranjero y se convirtió en la mano derecha de Hugo Chávez y Rafael Ramírez a la hora de las encomiendas peligrosas. Todo ello tenía compensación en esquemas de corrupción, como el que lo llevó a recibir pagos como proveedor de la misma petrolera estatal para la que trabajaba. Para ocultar esos ingresos, preparó una compleja estructura financiera que nace en el oriente venezolano, pasa por Barbados e Islas Vírgenes Británicas y termina en las islas Cook, en el remoto sur del océano Pacífico.

El Espírito Santo blanqueó el botín de El Troudi

En Suiza y Brasil ya había rastros de más de 90 millones de dólares que Odebrecht depositó al círculo del exministro de Transporte. Lo que no se sabía era que buena parte de ese dinero aterrizó en la banca portuguesa, que ‘financió’ la compra de un lujoso apartamento en Lisboa por parte de la esposa de El Troudi. Parte de los fondos para el Metro de Caracas, entre otras obras, terminó perdida en el colapso de la entidad financiera.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram