En Nicaragua se pagan y dan el vuelto con dinero venezolano

El siguiente reportaje de la “Confidencial”, desde Managua, radiografía un mecanismo por el que un operador financiero del sandinismo, Francisco López Centeno, hace circular fondos de la cooperación venezolana, a través de un oscuro intermediario ruso, para alimentar las arcas de sus propias empresas privadas.

28 enero 2013

El ingeniero Francisco López Centeno, conocido como Chico López, funcionario público y empresario nicaragüense, paga y da el vuelto a sus familiares, pero con dinero venezolano.

López, tesorero oficial del gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), es tenido como el gestor de negocios de Daniel Ortega.

En el frente público, López es presidente de la petrolera estatal Petronic. Pero, a la vez, se desempeña como vicepresidente de ALBA de Nicaragua S.A. (Albanisa), la empresa mixta venezolana nicaragüense a través de la cual el presidente Hugo Chávez envía su remesa petrolera a Ortega.

Constituida en julio de 2007, Albanisa administra el acuerdo entre países en el que Nicaragua se compromete a pagar en 90 días los suministros petroleros venezolanos, mientras el restante 50% de la factura se convierte en créditos blandos destinados, en principio, a fondos para proyectos sociales, entre ellos, la construcción de calles y casas para la población. Las condiciones de esos préstamos establecen que el sector público nicaragüense debe honrar su compromiso en 23 años y pagando una tasa de interés de 2% anual.

Al mismo tiempo, López, ingeniero de profesión, es empresario privado. En el esquema de bicicleta financiera del que López es cadena de transmisión, una de las empresas inscritas a nombre de sus familiares, Tecnologías y Sistemas S.A. (Tecnosa), aparece como receptora final de los fondos. El esquema lo completan otra empresa privada, Tectasa, fruto de una sociedad entre Tecnosa y un fondo de Tartaria, Rusia; y Caja Rural Nacional RL, Caruna, una cooperativa prevista para servir de canal de distribución de los fondos de la cooperación venezolana dirigidos para el desarrollo de proyectos sociales, pero de la que en los últimos años se han reportado importantes desembolsos para negocios relacionados con el presidente Ortega y su entorno.(http://www.confidencial.com.ni/articulo/3388/las-cuentas-secretas-de-albanisa)

Como todo esquema de triangulación financiera, es complicado. Pero en manos de Octavio Enríquez y Wilfredo Miranda, redactores de la revista Confidencial de Managua, está una pieza que permite descifrarlo: la copia de un contrato por el cual Tectasa recibe de Caruna una cantidad equivalente a casi un millón de dólares.

Las autoridades de la financiera Caruna argumentaron que la empresa de los familiares de López estaba construyendo las llamadas calles para el pueblo, uno de los proyectos insignia de Ortega y, basados en ese interés social, entregaron el fondo para que se los guardara en depósito, dejando abierta la posibilidad de que la empresa pueda presentar un cobro si quiere, pues se lo permite el código civil nicaragüense.

A la vez, Confidencial tiene en su poder la copia del cheque por la mitad del monto del contrato, un desembolso equivalente a 484.099,50 dólares (algo más de once millones de córdobas, la moneda nacional), proveniente de la cooperación venezolana, que el propio ingeniero López Centeno autorizó para que Tecnosa (su propia empresa, y poseedora de 51% de las acciones de Tectasa) lo tuviera en calidad de depósito. El compromiso es regresarlo seis meses después de la firma del contrato, el 23 febrero de 2013.

Danza de millones

Por contrato, Tectasa recibiría 968.199 dólares de parte de Caruna, a través de una filial, Alba Infraestructura, en concepto de “depósito”, aduciendo que tenía contratos con distintas municipalidades del programa Calles para el Pueblo. Por otro lado, se tiene constancia de que López autorizó desde Caruna, donde es firma libradora, el depósito de fondos equivalentes a la mitad de ese monto, procedentes de la cooperación venezolana.

Confidencial llamó al ingeniero Edward Centeno, expresidente ejecutivo del Instituto de Fomento Municipal (Inifom), para conocer acerca de la participación de la empresa vinculada al Vicepresidente de Albanisa en la ejecución del programa. Sin embargo, el ahora alcalde oficialista de Ocotal (Departamento de Nueva Segovia, al norte de Nicaragua) dijo que se dirigía hacia Managua y que no contaba con la documentación para ofrecer una explicación.

El mecanismo de financiamiento conocido como “contrato de depósito”, se rige por el Código Civil.  Mediante este procedimiento, Caruna, creadora y participante de otra empresa, Alba Infraestructura, cede el 23 de agosto de 2012 fondos para que Tectasa (participada por Tecnosa) los custodie con la misma diligencia con que lo haría “un buen padre de familia”, se lee en el compromiso.

Según el artículo 3451 del Código Civil nicaragüense, por lo general “el depósito es por su naturaleza gratuito, pero el depositario puede, sin embargo, estipular alguna gratificación”.

La mitad del dinero acordado en el contrato de depósito fue requerido por la empresa el 8 de septiembre de 2012 cuando Oscar Manuel Silva, en su carácter de gerente de Tectasa, envió la solicitud a Alba Infraestructura.

El contrato oficial aparece suscribiéndolo Tecnologías y Sistemas de Tatarstan S.A (Tectasa), una compañía creada en el 2009 de la que Tecnosa posee el 51% de las acciones y el 49% restante es propiedad de una agencia de cooperación del estado ruso de Tartastán.

“En el marco de ejecución de Proyecto Mejoramiento Vial de Calles para el Pueblo y en base a testimonio de escritura pública número 73- Contrato depósito suscrito con su representada, por este medio le solicitamos el 50% de su valor, equivalente a la suma de 484, 099.50 dólares”, escribió Silva a Gustavo Sáenz Macías, gerente general de Alba Infraestructura.

El documento interno muestra además el sello de “Recibido” de Alba Infraestructura, y también el de “Cancelado” el 22 de noviembre de 2012.

Confidencial solicitó una explicación al ingeniero López Centeno, sobre la emisión de un cheque millonario a su propia empresa familiar, pero su asistente indicó que no podía atender a los periodistas. “Él está fuera de la oficina, en cuanto me llame, o regrese, yo le doy su recado”, prometió.  Sin embargo, nunca hubo una respuesta a lo largo de toda la semana.

Tártaros en su propia salsa

Tecnologías y Sistemas de Tatarstan S.A (Tectasa) -la empresa de la que Tecnosa es accionista mayoritaria- fue inscrita el 20 de marzo de 2009 en el Registro Mercantil de Managua. A Tecnosa se le ha señalado desde 2007 de recibir múltiples contratos del Estado, préstamos del Seguro Social y de aprovechar empréstitos de la cooperación venezolana, sobre todo en el proyecto conocido como Casas para el Pueblo, ubicado en el viejo centro de Managua.

Tecnosa es propiedad de dos hermanas del vicepresidente de Albanisa: Milagros y Yolanda López Centeno, secretaria y tesorera de la junta directiva de la compañía.

Tectasa quedó constituida nueve meses antes de que Caruna crease Alba infraestructura. Su capital inicial fue de 100.000 córdobas (cerca de 4.500 dólares). El objeto social de Tectasa es la construcción de obras civiles, pero también puede realizar actividades comerciales e industriales para la exportación, comercialización, distribución, transporte de bienes y servicios de consumo humano.

Otro hermano del ingeniero Francisco López Centeno, Nester Horacio López Centeno, ocupa el puesto de secretario de la junta directiva de Tectasa.

Tatarstán o Tartaria es un Estado rico en petróleo ubicado en el distrito federal del Volga, a 800 kilómetros al este de Moscú; desde aquel sitio vino al país un ruso para firmar el acta constitutiva de Tectasa ante los oficios notariales de José Vladimir Soto, de acuerdo a la escritura número 8 autorizada a las siete de la noche del 20 de marzo de 2009. El ciudadano ruso se llama –transliterando su nombre de la inscripción en caracteres cirílicos- Rischat Ajmetsafovichol Mujameriadov, y ocupa el cargo de vicepresidente de Tectasa, según versa la escritura.

En la constitución de Tectasa también firmó, a nombre de Tecnosa, Oscar Manuel Silva Ruiz, actual gerente. Silva recibió el nombramiento de gerente en una reunión de accionistas de Tecnosa, celebrada a las cinco de la tarde del 16 de marzo de 2009, es decir cuatro días antes de la conformación oficial de la sociedad anónima Tectasa.

Silva atendió a Confidencial cuando se le inquirió sobre su participación en Tectasa. Sin embargo, no quiso dar respuesta a las preguntas y las derivó a Adrián Pichardo, gerente general de Tecnosa –la empresa familiar de Francisco López Centeno. Pichardo resultó imposible de ubicar.

Tectasa por dentro

Las instalaciones de Tectasa están ubicadas en el mismo local donde operó Tecnosa, a una cuadra al norte de la Plaza de la Revolución de Managua. El inmueble aún está en obras. Las oficinas lucen recién pintadas, pero no cuentan con rótulo que las identifiquen, como no sea una raída bandera sandinista asida a un árbol, frente a la construcción. Un aire de provisionalidad y misterio la rodean.

Igual de infructuosa resulta la búsqueda del socio ruso que compareció en la escritura de constitución de Tectasa. Según ese documento, el extranjero presentó su acreditación como representante de la República de Tatarstan tres horas antes de que se creara Tectasa.

Rischat Ajmetsafovichol Mujameriadov es identificado como mayor de edad, casado, ingeniero mecánico y con domicilio en la ciudad de Kazán, República de Tartastán. Ingresó a Nicaragua portando el pasaporte ordinario 628097152 de la Federación Rusa. El ruso presentó la autorización de la Agencia para el Desarrollo y Cooperación Internacional (Adci), adjunta al gabinete de ministros de la República de Tatarstan, que fue otorgada dos semanas antes de la conformación de Tectasa.

La Adci fue fundada en 1993 por el presidente de la República de Tatarstan. Según su website (http://www.adci-tat.com/en/about.html), mantiene oficinas en Cuba, Venezuela y Nicaragua.

La agencia ofrece como servicios, según la misma fuente, “la experiencia de muchos años” en “neumáticos de diferentes fábricas rusas, transporte pesado y buses que trabajan en diésel y en gas (metano), helicópteros de destinación civil, instalaciones energéticos y de bombeo de gas, compresores, automática industrial de petróleo, armadura de tubería y cerradura”.

Cuando se acude a la dirección que corresponde a la oficina de Adci en Managua -residencial Las Colinas, Avenida del Campo, número 118- nadie abre la puerta y solo se escuchan ladridos detrás de su portón rojo. Cuando se hace una llamada telefónica al número que anuncia la agencia, la respuesta es igualmente desoladora. Responde una voz masculina de alguien que prefiere no identificarse y remata, antes de cortar la comunicación. “Yo no sé nada de eso, ¿me entiende? Agencia es una cosa, pero esta es una casa privada. Yo vivo en la casa 118, yo quiero explicar que no sé nada sobre lo que usted me dice y no le puedo ayudar”.

Desde 2007, cuando Nicaragua se sumó al Alba, la asistencia financiera de Venezuela suma U$2,252 millones hasta junio del 2012, según datos del Banco Central de Nicaragua.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:          

Artículos Relacionados

Madera podrida

Contra las objeciones de los técnicos, pero con el favor de Elías Jaua, el Chávez manirroto de 2010 aprobó una asignación de más de 18 millones de dólares del Fondo Chino-Venezolano para recoger los árboles derribados por un huracán en Nicaragua y convertirlos en el germinador de un emporio maderero con vocación ambientalista y comunitaria. El dinero se desembolsó y la madera se recolectó, pero a Venezuela no ha llegado, diez años después, ni un tablón ni un dólar de retorno.

21-08-16
Venezuela dejó que Daniel Ortega la embaucara y no le gustó

Es bien sabido que el régimen de Nicaragua desvió los fondos recibidos desde 2007 de la cooperación internacional venezolana, unos 3.600 millones de dólares, para favorecer los negocios privados de la nomenklatura sandinista y del entorno personal del presidente. Ahora nueva documentación demuestra que Caracas tuvo conocimiento del timo, al que no dio consentimiento. Al menos desde 2012 las autoridades venezolanas se quejaron en comunicaciones internas de garantías poco adecuadas, pago en especies de cuotas que debían hacerse en efectivo, y triangulaciones no autorizadas con terceros países, por parte de su aliado en Managua

La bonanza de Daniel Ortega se llama Venezuela

Desde que Caracas y Managua firmaron en 2007 un acuerdo para el suministro de petróleo subsidiado, el régimen sandinista no solo ha contado con excedentes para políticas clientelares. Gracias a los recursos venezolanos, la familia presidencial ha construido un imperio económico propio, de ambigua condición entre lo público y lo privado. En los últimos cinco años, los negocios de Ortega y asociados han pasado a dominar el mercado interno de la energía, así como las muy rentables exportaciones de alimentos de Nicaragua a Venezuela.

El banquero punk que puede salvar a Maduro

Como el presidente, Mathieu Pigasse ama el rock, es de izquierda y mantiene amistad con Cristina de Kirchner y Rafael Correa. Pero hasta allí los paralelismos: formado en las escuelas de la élite francesa, pasa por editor y escribe libros. Podría ser como Piketty pero prefiere la acción en Lazard, la mayor empresa mundial de asesoría financiera. Le organizó a Rafael Ramírez una reunión con inversionistas en Londres y ahora gestiona la reestructuración de las cuentas públicas venezolanas.

Otras historias

A Monómeros la ‘hackearon’ desde adentro

Más que Amparito, es esta empresa petroquímica la moza de la que todos los venezolanos se prendan en Barranquilla: filial de la estatal Pequiven, quedó en manos del gobierno interino de Juan Guaidó cuando Colombia, como otras democracias occidentales, desconoció el régimen de Maduro en 2019. Pero la medida no sirvió para protegerla, sino para dejarla a merced de las maniobras de un ingeniero con conexiones políticas y de su grupo, quienes no dudaron en pasar de gestores y contratistas de la compañía a hacerle competencia. 

24-11-21
Los amigos de la vicepresidenta dan la hora en la UCV

A pocos meses de su tercer centenario, la principal universidad del país fue tomada por el gobierno, de noche y tras muchos años de asedio. La ocupación se presenta benévola, dirigida por egresados afectuosos, y con el propósito único de restaurar el esplendor de un campus que hace más de dos décadas fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pero, aún si nadie conoce los alcances y criterios profesionales de la intervención, hay un contratista que ya sabe de sus beneficios: Racar Ingenieros, una empresa con relaciones de vieja data con Delcy y Jorge Rodríguez.

Expulsado y con la muerte a cuestas

Una joven pareja de los llanos centrales venezolanos intenta desde 2020 llegar a Ecuador atravesando Colombia. Pero todas las rutas los conducen a la desgracia: ya han dejado dos hijas enterradas en el camino. El destino todavía les jugó otra mala pasada este año cuando al padre lo acusaron de participar en el bloqueo de una carretera y las autoridades lo expulsaron sin miramientos.

Una redada de venezolanos en Bogotá terminó en el Orinoco

El 23 de noviembre de 2019 fue un día de cuchillos largos en el barrio de Patio Bonito. En medio de protestas en la capital colombiana, una razzia policial recogió indiscriminadamente a los migrantes que encontraba en la calle y los arrastró a centros de detención. Allí los agrupó con otros individuos hasta llegar a 59, los montaron en un avión hacia la frontera con Venezuela y, para completar la expulsión colectiva, debieron sortear la ira de las turbas xenofóbicas.

El 'delivery' que nunca regresó

Miguel Ángel Calderón, un repartidor de domicilios venezolano, fue acusado de espiar en Bogotá al presidente colombiano, Iván Duque, solo por grabar un video en la vía pública que iba a compartir con su esposa por Whatsapp. La acusación se hizo pública por los medios. Trató de defenderse con la ayuda de abogados y ganó un amparo en tribunales pero, aún así, fue expulsado y no ha logrado regresar a Colombia para estar con su familia.

Expulsiones: El lado oscuro de la política migratoria colombiana

No se trata de la xenofobia al uso, esa que alimenta prejuicios y a menudo cataliza el sentir de la calle para transformarlo en banderas populistas. Pero fue algo parecido lo que llevó a las autoridades colombianas de migración y policía a empezar a usar desde 2019 como chivos expiatorios de disturbios, crisis sociales y sensaciones de inseguridad a los venezolanos irregulares, a los que expulsa por centenares, sin control judicial, sin responsabilidades claras. Lo cuenta este primer reportaje de una serie que publican en conjunto Armando.info y La Silla Vacía, de Colombia.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram