El gobierno de El Salvador incluye un gabinete a la sombra con pupilos de Leopoldo López

Aunque públicamente no tienen cargos formales, diez venezolanos conforman un círculo de poder en el gobierno de Nayib Bukele, solo por debajo del propio presidente, los hermanos de este y otros parientes. Por lo general provienen de las filas del partido Voluntad Popular de la oposición venezolana, mandan más que los ministros oficiales y manejan los programas más determinantes del peculiar mandatario.

7 junio 2021

SAN SALVADOR.- El Gobierno del presidente Nayib Bukele en El Salvador tiene una estructura oculta por encima de sus ministros, una especie de supragabinete formado por al menos diez asesores venezolanos cuyos contratos, honorarios y responsabilidades no han sido transparentados. La mayoría de ellos están ligados al autoproclamado gobierno interino de Juan Guaidó y a la dirigencia del partido Voluntad Popular (VP) en Maracaibo y Caracas. Al menos desde febrero de 2020, un mes antes de la pandemia de coronavirus, este gabinete paralelo ha dado órdenes a ministros del gabinete económico, de salud y de otras instituciones del Ejecutivo en este país centroamericano. Otro grupo, desde la Casa Presidencial, se encarga de coordinar las actividades del aparato de propaganda del Órgano Ejecutivo y de Nuevas Ideas, partido fundado alrededor de la figura de Bukele y que controla la Asamblea Legislativa desde febrero de 2021.

El Faro, medio salvadoreño, analizó declaraciones en eventos internacionales y publicaciones en redes sociales donde algunos de estos venezolanos admiten su rol en el Gobierno; así como fotografías de actividades del Gobierno y de Nuevas Ideas, el movimiento oficialista, celebrados entre el 1 de febrero de 2020 y el 1 de mayo de 2021, en las que los venezolanos aparecen como protagonistas. Conversamos con tres funcionarios y dos empleados de este Gobierno que son testigos del trabajo de este grupo, con un empresario que los ha visto gestionar y resolver asuntos oficiales y dos diplomáticos contaron cómo y qué tipo de órdenes giran hacia ministros y otros funcionarios. Además, dos venezolanos que han trabajado con los asesores radicados en El Salvador y que tienen amistad con ellos desde su época de estudiantes universitarios, describieron algunas de las funciones que desempeñan en el país.

Los cinco funcionarios y los dos empleados manifestaron tener temor a ser identificados, por el riesgo a perder sus empleos o a sufrir represalias en contra de sus familias; el empresario dijo tener temor a recibir acoso de Hacienda; los diplomáticos pidieron la reserva de sus nombres, por no contar con autorización para hablar sobre este tema, y los dos venezolanos, por temor a enfrentar campañas de desprestigio en su país, debido a que trabajan con la oposición en Caracas. 

Los testimonios de estas diez fuentes permiten dibujar un organigrama no oficial, una estructura paralela donde la jefa de gabinete no es la comisionada de Operaciones del Gabinete, Carolina Recinos, sino una venezolana: Sarah Abdel Karim Hanna Georges. Hanna ha sido asistente del líder opositor venezolano Leopoldo López y de su esposa, Lilian Tintori.

Sarah Hanna estuvo en la Unidad de Salud Atlacatl durante el inicio de la campaña de vacunación contra el Covid-19. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

En la punta de la pirámide del poder salvadoreño está el presidente Nayib Bukele, seguido de Karim, su hermano más cercano, y luego sus también hermanos Ibrajim y Yusef. Los venezolanos sirven como enlace entre el clan familiar Bukele, el Gobierno y el partido Nuevas Ideas. Trasladan lineamientos en persona y a través de grupos de Whatsapp desde los que giran instrucciones. El Faro ha identificado a un grupo de 30 venezolanos que trabajan en el Gobierno, de los cuales diez pertenecen a un círculo privilegiado de toma de decisiones. De los 20 restantes, unos no viven en El Salvador, pero suelen permanecer aquí durante lapsos que van de días hasta meses.

“Te lo resumo así: casi que por cada ministro tienen un venezolano detrás dando órdenes”, explicó un amigo de los asesores venezolanos. 

A finales de marzo de 2021, tras una publicación de El Faro sobre Lester Toledo, jefe de campaña de Nuevas Ideas y ex dirigente de VP en el estado Zulia, un embajador se acercó a un periodista de El Faro durante un evento. “Sí, es cierto. Hay un montón de venezolanos que participan en reuniones oficiales del Gobierno, y la líder es Sarah Hanna”. Los otros asesores venezolanos tienen áreas específicas en el gabinete ampliado, y le rinden cuentas a Hanna, como ministros no oficiales del Gobierno. 

En el organigrama no oficial de este gabinete paralelo, debajo de Hanna está su persona de mayor confianza, Miguel Sabal, quien se encarga de temas logísticos y del reclutamiento de venezolanos en Caracas para trabajar con el Gobierno de El Salvador. Luego están los asesores por áreas: Miguel Arvelo, en Salud; Tomás Hernández, en el gabinete económico; Roddy Rodríguez ,en Educación y Cancillería; Juan Carlos Gutiérrez, en los temas de transparencia, enlace con la Corte de Cuentas y la Comisión Internacional contra la Corrupción y la Impunidad en El Salvador (Cicíes); Santiago Rosas ha estado a cargo de la elaboración del Plan de Control Territorial, que nunca ha sido presentado públicamente, y Ernesto Herrera se ha desempeñado como asesor en el Ministerio de Seguridad. Como asesora de Casa Presidencial, en protocolo, estaba María Alejandra García, que actualmente se encarga de coordinar, junto a su pareja, Tomás Hernández, el Programa de Emergencia Sanitaria (PES). La cabeza del segundo grupo es Lester Toledo, quien ha trabajado para Nuevas Ideas, pero a quien el Gobierno encomendó diseñar el PES, como herramienta de organización del territorio. Las acciones de propaganda en redes sociales son coordinadas por el equipo de Toledo, que incluye a su hermano Lender y a Esteban Vicuña, en coordinación con Hanna.

El 1 de junio, El Faro pidió entrevista a varios asesores de este grupo, a Sarah Hanna, a Lester Toledo, a Esteban Vicuña y a Roddy Rodríguez, a través de correos electrónicos y mensajes de Whatsapp, pero al cierre de esta nota no hubo respuesta. El 24 de febrero, Vicuña prometió brindar una entrevista. “Estoy en un evento, pero mañana con mucho gusto a las ocho de la mañana puedo responder a todas sus preguntas”, dijo, pero no volvió a responder su teléfono. Las instituciones oficiales de comunicación de la administración Bukele no se hacen cargo de gestionar entrevistas con los venezolanos, bajo la lógica de que no aparecen en ningún organigrama.  

A la izquierda, María Alejandra García, y a la derecha, Tomás Hernández. La pareja de asesores venezolanos coordina el Programa de Emergencia Sanitaria (PES). Foto proporcionada por una de las fuentes.

Estos asesores no tienen rango oficial y el Gobierno ha negado que existan sus plazas a través de resoluciones de sus oficinas de acceso a la información (OIR). El 16 de diciembre de 2020, el Ministerio de Salud respondió a un ciudadano que solicitó esos contratos que los asesores venezolanos no aparecían como empleados en los registros de Recursos Humanos, y Casa Presidencial declaró que los contratos eran “inexistentes” y “reservados”, según una resolución del 2 de julio de 2020. Dos empleados de esta dependencia dijeron a El Faro que los honorarios de los venezolanos salen de la Dirección y Administración Institucional/Administración General de la Secretaría Privada de Presidencia de la República, y que todos tienen contratos de asesores. 

El 1 de junio, una laboratorista del Instituto Nacional de Salud (INS) denunció que Miguel Arvelo, Miguel Sabal y Sara Hanna le instruyeron no procesar pruebas de Covid-19, incluidas las del personal de primera línea. Esa denuncia interna se conoció por la filtración de un memorando dirigido a la subdirectora del INS, Xóchitl Sandoval. En diciembre de 2020, un funcionario pidió poner atención al esquema que describe ese documento. “Los asesores venezolanos son como los chaneques [guardianes o miembros de un séquito, en Mesoamérica] de los Bukele. Los acompañan a actividades y a reuniones muy específicas de alto nivel”, relató. “Yo sé que los hermanos toman decisiones, pero no es que agarren el teléfono para darnos órdenes sino que mandan a sus emisarios: los venezolanos. Eso sucede en varios ministerios”, añadió.

La relación con estos asesores se comenzó a construir desde la campaña de Bukele para la elección presidencial de 2019. Sarah Hanna y Lester Toledo participaron como estrategas en esa campaña. En mayo de 2019, Bukele realizó una gira a Estados Unidos y participó en una conferencia de Americas Society/Council of the Americas, donde se reunió con Carlos Vecchio, un hombre de confianza de Lester Toledo, que acababa de ser designado embajador en Washington D.C. por Juan Guaidó. El propio Vecchio es dirigente de Voluntad Popular. 

“Agradecidos con el Pdte. Electo de El Salvador, Nayib Bukele, por su apoyo al pueblo venezolano, el compromiso demostrado por nuestra causa de libertad, cese de usurpación y la restitución de la democracia en nuestro país”, escribió Vecchio tras la reunión del 7 de mayo de 2019. El 2 de noviembre de 2019, Bukele expulsó de El Salvador al cuerpo diplomático de Nicolás Maduro.

Nayib Bukele, durante una gira en Estados Unidos en mayo de 2019, en la que tuvo un encuentro con el embajador de Juan Guaidó en Washington D.C, Carlos Vecchio. Foto obtenida de la cuenta oficial de Twitter de Vecchio.

En diciembre de 2020, un ministro mencionó a este medio una regla no escrita en este Gobierno: “Si como titular de una institución no tienes una vía de comunicación directa con el presidente, te jodiste, porque los venezolanos mandan”. 

El Faro confirmó que, desde febrero de 2020, algunos de estos asesores participaron como protagonistas en la construcción del “Fondo de Emergencia” de 2.000 millones de dólares en préstamos destinados a combatir la pandemia. “Ellos se encargaron de la coordinación de las donaciones internacionales, en la mesa de crisis que luego fue bautizada como Equipo Interdisciplinario de Contención Epidemiológica y que funcionó en el Edificio Century Tower, en las inmediaciones de Cifco, en la Zona Rosa”, de San Salvador, la capital, dijo una fuente que aseguró que en esa oficina se definieron las fases durante los meses de confinamiento; ahí se detalló el programa de entrega de canastas de alimentos y también el plan de vacunación que ha sido declarado secreto hasta 2024. “En ese edificio está Corsatur [por Corporación Salvadoreña de Turismo], en el piso 10, y el Mitur [abreviatura del Ministerio de Turismo], en el 11. Ese lugar fue la base de operaciones de los venezolanos”, confirmó un empleado de Casa Presidencial, haciendo referencia a que Turismo gestionó los arrendamientos de los hoteles que funcionaron como “centros de contención”.

Guataca para la pandemia

El 17 de febrero, el gobierno organizó un evento en la Unidad de Salud Atlacatl, para dar por iniciada la campaña de vacunación contra la Covid-19, tras el arribo de un primer lote de vacunas AstraZeneca del programa Covax (Acceso Global a las Vacunas), provenientes de la India. Una hora antes de que iniciara el evento, Sara Hanna ingresó junto con un equipo de asesores a supervisar la logística. Ella entró varias veces a una cabina a conversar con el ministro de Salud, Francisco Alabí, que esperaba al presidente Bukele. 

Luego del hecho, un embajador dio más contexto a la presencia de Hanna en el evento. “Yo tuve conocimiento de que la persona designada por el Gobierno de El Salvador para coordinar el Covax y para brindar detalles a la comunidad internacional sobre su implementación es ella”. 

En el mismo evento, y en una zona donde la prensa no tenía acceso, un hombre esperaba sentado a que iniciara el evento. Se trataba de Miguel Arvelo, quien primero estuvo destacado en Medio Ambiente, pero que en 2020 pasó a ser un enlace entre Casa Presidencial y el Ministerio de Salud. “Él se encarga de coordinar proyectos en Salud. Él gira instrucciones de Sarah Hanna a personal de rango medio y a técnicos de ese Ministerio”, relató un funcionario que participó en reuniones con él. 

El currículo previo de Arvelo no está relacionado a área alguna de la salud humana. “Cuando ellos arribaron a El Salvador, nadie esperaba que hubiera una pandemia. Ninguno de los asesores subordinados a Sarah Hanna, que es odontóloga, es médico, así que por default seleccionaron al veterinario, Miguel Arvelo, que era el que más o menos entendía esos temas”, relató un amigo venezolano de los asesores. 

En el evento también estaba Miguel Sabal Matheus. Después de Sarah Hanna y Lester Toledo, que fue jefe de campaña de Nuevas Ideas para las elecciones de febrero de 2021, Sabal Matheus es el asesor de mayor rango en la cúpula de venezolanos. Él trabajó en Cúcuta, Colombia, la logística de la ayuda humanitaria enviada desde Miami, Florida, como delegado de Guaidó.

El 17 de febrero, Sarah Hanna asistió al evento de inicio de la campaña de vacunación del personal de primera línea contra el Covid-19. Junto a ella, Miguel Sabal, encargado de logística y hombre de confianza de Hanna. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

Sabal es un empresario de Caracas que en 2013 fundó en Panamá la empresa Recreaciones Aventura SA, la entidad con la que opera una empresa que organiza campamentos, talleres de liderazgo y de comunicación en Venezuela, y que le ha servido como plataforma para construir una red de apoyo en ese país, según relató una fuente venezolana. El Faro pudo constatar que, en febrero de 2014, Sabal constituyó en Miami la Fundación Futuro Presente Inc, junto con Sarah Hanna, que se dedica a formar líderes que han terminado ocupando cargos con Voluntad Popular, el partido opositor del chavismo fundado en 2009 bajo el liderazgo de Leopoldo López. Otro de los asesores en El Salvador, Roddy Rodríguez Fuentes, es tesorero de la fundación.

Rodríguez Fuentes es también asesor del Ministerio de Educación salvadoreño. Antes estuvo designado a Cancillería. De agosto a noviembre de 2020, fue el responsable del “diseño de un sistema de planificación, seguimiento y evaluación de procesos de formación docente”, dice su hoja de vida en Linkedin. De enero a junio de 2020, coordinó la planificación de los programas en el marco de la pandemia. En su caso, la confirmación de su participación con el Gobierno de Bukele fue escrita por él mismo en su hoja de vida: “Fui el responsable de diseñar e implementar estrategias de cooperación internacional para el Gobierno de El Salvador, las cuales incluyeron el diseño de una Agencia de Cooperación Internacional de El Salvador (ESCO), la coordinación de la estrategia de cooperación internacional del Gobierno durante la respuesta temprana a la pandemia de COVID-19, entre otras”. 

En julio de 2020, ESCO fue creada por decreto ejecutivo como una institución “que actuará bajo los lineamientos del presidente de la República”. Es la responsable de coordinar la obtención de cooperación internacional y de establecer sus prioridades a través de lineamientos. 

Rodríguez Fuentes es consultor en Bogotá, Colombia, de la empresa SmartEd Education Solutions, que según su página web tiene una filial en El Salvador, cuya oficina está en el Edificio Century Tower, en la Zona Rosa de la capital. Rodríguez Fuentes es el contacto principal de la empresa en El Salvador. Hasta mediados de 2020, el edificio Century era el lugar de reunión de los asesores venezolanos, relató un empresario que debido a su trabajo visitó ese edificio para asistir a algunas reuniones de negocios no relacionadas con ellos, pero que pudo reconocerlos. Un técnico de un organismo internacional dijo que en esas oficinas se reunían los venezolanos: “Durante algunos meses supe que ahí planificaron actividades de la mesa de crisis del gobierno en el marco de la pandemia”. 

Miguel Arvelo es el asesor venezolano designado como enlace con el Minsal. Foto de El Faro: Carlos Barrera.

Dos funcionarios del gobierno de Bukele que tuvieron conocimiento de las actividades de planificación entre enero a abril de 2020, coordinadas por Casa Presidencial para la atención de la pandemia, dijeron que los asesores venezolanos se repartieron áreas. “Por ejemplo, yo supe que en el equipo de coordinación de compras de alimentos y en la planificación del bono de 300 dólares participaron Sarah Hanna y Tomás Hernández”, relató uno de los funcionarios. “Hernández es el enlace con las instituciones del gabinete económico: Hacienda, Economía, Agricultura y hasta el Banco Central”, dijo.

Tres fuentes de Gobierno que tuvieron conocimiento de las discusiones en Casa Presidencial y en otros espacios de reunión del gabinete dijeron que el arquitecto del Programa de Emergencia Sanitaria (PES) fue Lester Toledo. “Lester fue la persona que diseñó el PES. Uno de los equipos que se encargaba del empaque y distribución del programa de entrega era coordinado por los venezolanos”, dijo un funcionario de alto nivel de este Gobierno. “Él ya había trabajado en temas logísticos de ayuda humanitaria para Guaidó, entonces era lógico que él se encargara de coordinar la logística. La coordinación de las compras se la delegaron a Tomás Hernández”, relató otro de los funcionarios.

Tomás Hernández, el asesor que transmite las órdenes a los titulares del gabinete económico, no es economista. En un boletín de la Universidad Católica Andrés Bello de Caracas (UCAB, universidad privada de los jesuitas) lo presentan como ingeniero, y en la descripción de su cuenta de Twitter dice que tiene una maestría en Ciencias Políticas. “Él vino a El Salvador, porque su esposa, María Alejandra García, que había militado en Voluntad Popular, estaba trabajando como asesora de Casa Presidencial”, relató un amigo de los venezolanos. 

Un funcionario que conoció las discusiones de febrero de 2020 para construir un Fondo de Emergencia de 2.000 millones de dólares en préstamos, aprobado por el parlamento el 26 de marzo, dijo que los venezolanos tuvieron un rol protagónico en incluir un párrafo del borrador de decreto que establecía como uno de los destinos del dinero el reparto de canastas de alimentos. “Desde el inicio, los asesores venezolanos insistieron en las reuniones de planificación sobre los beneficios que podía tener la entrega de estas canastas para la campaña legislativa y municipal de 2021”, dijo esta fuente.

El 12 de mayo, Toledo estuvo en Casa Presidencial, y en una fotografía aparece como expositor del PES, frente a funcionarios del gabinete que participaron en la compra, importación y distribución de los paquetes de alimentos, entre los que destaca el director de la Policía, Mauricio Arriaza Chicas, y el entonces ministro de Agricultura, Pablo Anliker, quien autorizó las compras millonarias de alimentos. 

Semanas antes, el 30 de abril, Toledo compartió en Instagram un video en el “Centro de Operaciones del PES”, en las Aduanas de San Bartolo, en Ilopango, sede del aeropuerto internacional, al este de San Salvador. “Desde hace semanas venimos trabajando junto al presidente Nayib Bukele en un conjunto de acciones para que la población no sienta con tanto impacto los efectos económicos causados por la pandemia de la Covid-19”, escribió Toledo. En ese mismo lugar, el presidente Bukele y su hermano Karim anunciaron el programa de entrega de canastas de alimentos semanas después, el 18 de mayo.

En mayo de 2020, Toledo coordinó una reunión, en el marco del Programa de Emergencia Sanitaria (PES), a la que asistieron los titulares de las instituciones encargadas de la compra, almacenamiento y distribución de las canastas de alimentos. | En mayo de 2020, Toledo coordinó una reunión, en el marco del Programa de Emergencia Sanitaria (PES), a la que asistieron los titulares de las instituciones encargadas de la compra, almacenamiento y distribución de las canastas de alimentos.

Toledo, como representante de su empresa Salto Ángel Consulting, dirigió la campaña de Nuevas Ideas para las elecciones legislativas, en las que ese partido conquistó 56 de 84 escaños de la Asamblea

La contundente victoria ocurrió en el marco de una de las contiendas más desiguales. El partido de Bukele destinó 8,7 millones de dólares para la campaña en radio, televisión, impresos y redes, versus los 3,6 millones de los otros ocho partidos, según un informe de Acción Ciudadana. Y eso sin contar con el efecto del reparto desde el Ejecutivo de despensas (canastas de alimentos) a los hogares salvadoreños compradas en México, Panamá y Estados Unidos, por un monto superior a los 200 millones de dólares, que fueron repartidas de mayo de 2020 a febrero de 2021, antes de las elecciones.

Cerebros naranja

En noviembre de 2019, Juan Carlos Gutiérrez -ex abogado de Leopoldo López,  apoderado de Juan Guaidó para rastrear la riqueza que se fugó de Venezuela y para gestionar su recuperación ante la Unión Europea- fue designado por Bukele como asesor anticorrupción de la Presidencia salvadoreña. Desde el 26 de noviembre de 2019, Gutiérrez participó en las actividades para el establecimiento de una Comisión Internacional contra la Impunidad en El Salvador (Cicíes), en coordinación con la Organización de Estados Americanos (OEA), y para la creación de una unidad para investigar la corrupción desde la Policía Nacional Civil. 

En abril de 2020, mientras sucedían las primeras compras de la pandemia, Juan Carlos Gutiérrez renunció y partió a España, donde es socio de Cremades & Calvo-Sotelo, un escritorio jurídico privado, el bufete de Madrid que coordinó la defensa de Leopoldo López cuando este fue apresado por el gobierno de Nicolás Maduro. Consultado por su salida del Gobierno, Gutiérrez dijo a El Faro el 8 de abril de 2021 que no haría comentarios: “Por razones éticas y legales no puedo suministrar más información”. 

Según la propaganda oficial, en noviembre de 2019, el Plan de Control Territorial (PCT) para la seguridad ya llevaba cuatro meses de haberse implementado. Un venezolano cercano a los asesores reveló a El Faro que el encargado de trabajar ese plan -al menos el documento- no fue el entonces ministro de Seguridad y Justicia, Rogelio Rivas, sino Santiago Rosas. Sobre eso, un funcionario del gobierno confirmó lo siguiente: “Él era el principal asesor del Ministerio de Seguridad y elaboraba las estrategias sin consultar con el entonces ministro Rogelio Rivas. Fue el encargado de diseñar el Plan de Control Territorial”. 

El 5 de septiembre de 2019, el empresario textil Rodrigo Bolaños, reconocido por impulsar programas de responsabilidad empresarial en temas de rehabilitación y reinserción, presentó al venezolano como un interlocutor del gobierno. "Hoy nos acompañó Santiago Rosas, master en Oxford, encargado del tema de rehabilitación y reinserción. Estoy seguro que su aporte fortalecerá las iniciativas del nuevo gobierno en esta área. Bienvenido”, publicó Bolaños en su cuenta de Twitter ese día. 

El embajador del Reino Unido, David Lelliot contestó la publicación: “Me da gusto ver a un becario Chevening tomando un papel tan importante en El Salvador”. Chevening es el principal programa de becas de estudios de posgrado del Reino Unido. Dos funcionarios dijeron a El Faro que, tras la irrupción del presidente Bukele con militares a la Asamblea para presionar a los diputados por la aprobación de un préstamo del Plan de Control Territorial, Rosas renunció. 

Junto a Rosas, el venezolano Ernesto Herrera Núñez asesoró al Ministerio de Seguridad, según estas mismas dos fuentes del gobierno. Sobre Herrera no aportaron más detalles acerca de sus funciones. 

Rosas y Herrera trabajaron en la alcaldía de El Hatillo, un municipio de clase media y alta del estado Miranda sobre las montañas al sureste de Caracas, entre 2013 y 2017, cuando estaba a cargo del joven dirigente de VP, David Smolansky, cercano a Lester Toledo y en el exilio de 2018. Actualmente forma parte del equipo del secretario general de la OEA, el uruguayo Luis Almagro, en Washington, en el rol de comisionado de esa organización para los migrantes y refugiados venezolanos.  En ese periodo, Rosas era el director de gestión de la Policía Municipal y Coordinador de Planificación Estratégica y Transparencia; y Herrera, investigador de estrategias de optimización policial para la Policía en El Hatillo. En 2018, ambos trabajaron con Amnistía Internacional una “Propuesta de Reingeniería de la Seguridad Ciudadana” para “reducir los homicidios y la delincuencia en Venezuela”.

Tres de los principales líderes de Voluntad Popular en el exilio que en 2019 protagonizaron el lobby para conseguir apoyo bipartidista en Washington D.C a favor de Juan Guaidó estuvieron en la toma de posesión de Iván Duque en Colombia. A la izquierda, el entonces coordinador de Coalición Ayuda y Libertad (Florida) y asesor de Nuevas Ideas, Lester Toledo; al centro, el comisionado de la OEA para los migrantes y refugiados venezolanos, David Smolansky; y a la derecha, Carlos Vecchio, embajador en Washington D.C de Juan Guaidó. Foto obtenida de redes sociales.

*Con reportes de Efrén Lemus y Sergio Arauz.

** Este reportaje fue publicado por El Faro de San Salvador y cedido de manera explícita y exclusiva a Armando.info para su reproducción en el mercado venezolano.<< Back to List

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:                                                       

Artículos Relacionados

Con estos guantes se extirparon millones de un paciente moribundo

En 2016 Venezuela galopaba hacia la hiperinflación y la crisis hospitalaria comenzaba a pintar sus escenarios más crudos, con pacientes cada vez más pobres encargados de comprar hasta la gasa para ser atendidos. Aún así algunos doctores trastocaron en improvisados empresarios que lograron venderle al estado -a través de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior- varios lotes de guantes y material médico quirúrgico 20 veces por encima del precio del mercado. En todos los casos, los productos tuvieron que cruzar al menos tres fronteras: salieron del país donde fueron fabricados para llegar al del intermediario, que luego los envió a El Salvador antes de su final arribo a Venezuela. La carga estaba valorada en 500 mil dólares pero la revolución bolivariana decidió pagar 11 millones de dólares.

07-05-19
La conjura de los testaferros

En la madrugada del 30 de abril se resolvió, con escaso éxito y por simultáneo, un doble complot: uno contra el gobierno de Nicolás Maduro y el otro para sacar provecho, por adelantado, de ese plan para sacarlo del poder. Leopoldo López estaba en ambas. Sin embargo, la característica inédita del movimiento fue el papel articulador que jugaron empresarios de la boliburguesía y testaferros de fortunas recién ganadas para conseguir que figuras claves del oficialismo y los cuarteles se plegaran a la trama.

La balada de Leopoldo López

El prisionero político más afamado del chavismo cumplió en febrero su primer año tras las rejas. En ese tiempo ha enfrentado un juicio lleno de incidencias, al que todos suponen condenatorio, y vejaciones en la cárcel militar de Ramo Verde. Una visita a una de sus audiencias, y las respuestas a un cuestionario que se le hizo llegar a prisión, dan cuenta de las vicisitudes por las que ha pasado.

Otras historias

20-10-21
El exministro que se ponchó sin hacer swing

La puerta giratoria del chavismo trajo a la gerencia pública al ingeniero Rafael Gruszka y casi de inmediato lo devolvió a la actividad privada, pero con renovados contactos con el Estado y apetencias por negocios inéditos. Uno de ellos, con éxito reconocido, fue el béisbol profesional, donde convirtió a Caribes de Anzoátegui en una potencia. Pero casi al mismo tiempo se embarcó en la constitución de una offshore en Islas Vírgenes Británicas que despertó suspicacias en un despacho de abogados panameño y nunca cumplió su cometido.

17-10-21
Su nombre lo prestaba, pero su mansión la vendió a Luka Modric

El abogado venezolano Gustavo Mirabal Castro, señalado por distintas versiones como presunto testaferro del extesorero nacional, Alejandro Andrade, se apresuró a mudarse a Dubai desde Madrid apenas se enteró de la disposición del también exmilitar a someterse a las autoridades de Estados Unidos. Para esa peregrinación, Mirabal debió soltar lastre, así que hizo cambiar de manos un superyate que en 2016 se había comprado a través de una offshore, y pasó su residencia en el suntuoso barrio de La Moraleja al crack del Real Madrid.

Un caballo de Troya ‘venezolano’ en el Novo Banco

Según investigaciones de la fiscalía de Portugal, Clippon Finance, una empresa constituida en Panamá por el despacho de abogados Alcogal, fue usada entre 2011 y 2014 por el Banco Espírito Santo como canal para enviar pagos irregulares por 29 millones de dólares a un alto ejecutivo de Pdvsa a través de su testaferro, ambos de Barinas. Pero los Pandora Papers revelan que, años después, una compañía inglesa se presentó en Panamá con el único interés de adquirir a Clippon, apenas poco antes de que los mismos inversionistas de Londres trataran de comprar el Novo Banco, sucesor “sano” del Espírito Santo.

Cuando China despertó, José Simón Elarba todavía estaba allí

El gigante asiático, potencia mundial emergente, tiene años haciendo negocios con una Venezuela gobernada por sus aliados políticos y comerciales del chavismo. Pero en 2014, por alguna razón, dos de sus empresas emblemáticas del sector de tecnología, ZTE y Ceiec, precisaron de la intermediación de este abogado venezolano, dueño de la empresa de recolección de desechos Fospuca, para acceder a información privilegiada del mercado criollo y, en última instancia, conseguir contratos con las telefónicas locales Cantv y Movistar. A cambio, este recibió 28 millones de dólares.

El superagente del chavismo preparó su retiro en una isla del Pacífico

Rafael Reiter se convirtió en una suerte de comando de película al frente de la, de otro modo, aburrida Gerencia de Control de Pérdidas de Pdvsa. Llevaba maletines de efectivo a aliados de la revolución en el extranjero y se convirtió en la mano derecha de Hugo Chávez y Rafael Ramírez a la hora de las encomiendas peligrosas. Todo ello tenía compensación en esquemas de corrupción, como el que lo llevó a recibir pagos como proveedor de la misma petrolera estatal para la que trabajaba. Para ocultar esos ingresos, preparó una compleja estructura financiera que nace en el oriente venezolano, pasa por Barbados e Islas Vírgenes Británicas y termina en las islas Cook, en el remoto sur del océano Pacífico.

El Espírito Santo blanqueó el botín de El Troudi

En Suiza y Brasil ya había rastros de más de 90 millones de dólares que Odebrecht depositó al círculo del exministro de Transporte. Lo que no se sabía era que buena parte de ese dinero aterrizó en la banca portuguesa, que ‘financió’ la compra de un lujoso apartamento en Lisboa por parte de la esposa de El Troudi. Parte de los fondos para el Metro de Caracas, entre otras obras, terminó perdida en el colapso de la entidad financiera.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram