El Club de los 35: cómo Venezuela compró la lealtad de sus generales

La “alianza cívico militar” que el chavismo ha impuesto como doctrina revolucionaria en la Fuerza Armada Nacional bolivariana tiene más de negocio que de ideología, al menos para un tercio de los generales del Ejército venezolano, que exhiben todo tipo de empresas para contratar con el Estado aunque las leyes lo prohíben expresamente. La siguiente investigación fue realizada por el Occrp (Organized Crime and Corruption Reporting Project), organización global de periodismo de investigación, y publicada por varios medios de comunicación venezolanos, entre los que se incluye Armando.info como parte de una alianza periodística para develar la corrupción.

12 abril 2020

Escasez extrema de alimentos y medicinas, hiperinflación, represión política y escándalos de corrupción: una crisis tan compleja podría haber doblegado a más de un gobierno. Pero no al venezolano, donde altos oficiales del ejército han sido recompensados por mantener el statu quo, incluso mientras el país se hunde en una espiral de ruina económica.

Una investigación de Occrp (Organized Crime and Corruption Reporting Project) expone los nexos financieros entre la administración del presidente Nicolás Maduro y una camarilla de generales que están detrás de empresas privadas que recibieron lucrativos contratos estatales y otros beneficios. Para algunos analistas, este tipo de retribuciones son clave para asegurar la lealtad al régimen de Maduro, en medio de una situación política y económica que se deteriora.

Una serie de documentos internos del Ejército Bolivariano, conocidos por Occrp, fueron el punto de partida de la investigación. Un equipo de reporteros luego revisó registros empresariales y de propiedad, tanto en Venezuela como en Estados Unidos. También entrevistaron a varios oficiales con conocimiento sobre empresas relacionadas con generales.  Occrp tuvo además acceso a una copia completa del Registro Nacional de Contratistas (RNC) del 2017, antes de que el gobierno decidiera eliminar buena parte de la información que estaba disponible.

Los documentos revelan por primera vez que, para 2019, Venezuela contaba con 312 generales activos en el Ejército, la rama más poderosa de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb). Casi un tercio de estos altos oficiales están vinculados a empresas que están habilitadas para hacer negocios con el gobierno. De estos, 35 son socios o están en juntas directivas de compañías privadas que aparecen en el RNC. La investigación se centró en este grupo, que OCCRP bautizó como El Club de los 35

Los miembros del Club de los 35 se relacionan con 41 empresas privadas habilitadas para contratar con el Estado. Fueron fundadas a partir de 2004 y se concentran en sectores económicos clave como la construcción, la alimentación, el transporte y el petróleo. En total, obtuvieron 220 contratos a lo largo de los años. También se han involucrado en actividades tan diversas como la publicidad, la venta de equipos de salud, la importación de juguetes y el turismo.

“Se convierte en una especie de doctrina militar que algunos oficiales creen una empresa”, dijo Pedro Mendoza, un ex teniente de la Guardia Nacional Bolivariana, otra rama de las Fanb, que decidió abandonar su país en 2019 y cruzó la frontera hacia Colombia.  

Mendoza describió la actitud de la administración Maduro hacia sus generales como: “Tú me proteges, me mantienes en el poder y yo te doy a ti la posibilidad de que tengas beneficios económicos”.

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro participa en un ejercicio militar en Fuerte Tiuna, un complejo militar en Caracas, el 24 de febrero de 2018. Crédito: REUTERS/Marco Bello / OCCRP

Las ventajas del club

Una mirada más profunda muestra que el estilo de vida de los miembros del Club de los 35 es incompatible con sus sueldos. Occrp tuvo acceso a nóminas del Ejército Bolivariano, que en Venezuela no son públicas, y muestran que un teniente gana en promedio 6,30 dólares mensuales, mientras que el salario de un general alcanza sólo 8,90 dólares.

Como en el resto de la economía venezolana, los salarios de los militares han venido perdiendo su poder adquisitivo. Según el Fondo Monetario Internacional, Venezuela es el país del mundo que sin estar en guerra o experimentando un desastre natural, ha sufrido el mayor colapso económico en los últimos 50 años. En 2019, se registró una hiperinflación de 9.585,50%. La proporción de la población que vive en la pobreza extrema saltó de 10% en 2014 a 85% en 2018.

Estos bajos salarios, frutos de la debacle económica, crearon un incentivo adicional para que los oficiales completaran sus ingresos con empresas alternas, según explicó Pedro Mendoza, el ex teniente de la Guardia Nacional Bolivariana, que ahora está en Colombia y cuyo corte de pelo austero y postura firme son signos visibles de su pasado militar.

El entonces candidato presidencial Hugo Chávez con su esposa María Isabel, saludan a miles de simpatizantes en la clausura de su campaña en Caracas el 2 de diciembre de 1998.Crédito: AP Photo / Timothy Padek / OCCRP

“Lo que se percibe hoy en día por nómina, por sueldo básico, no alcanza para nada”, dijo durante la entrevista realizada en una pollería en el municipio de Villa del Rosario, que queda a solo 10 minutos de la frontera con Venezuela. “Por eso, los altos oficiales tienen sus negocios en paralelo”.

El mismo ministro de defensa, el general Vladimir Padrino López, ganaba oficialmente menos de 8 dólares al mes en septiembre del año pasado. Pero, según una investigación de Occrp que es parte de esta serie, Padrino tiene vínculos con una constelación de empresas y propiedades en Venezuela y en Estados Unidos que valen varios millones de dólares. 

Uno de los miembros del Club de los 35, el general Hernán Akhnanton Noguera Mejía, es quien concentra el mayor número de contratos estatales: 47. A través de su empresa de catering, la Asociación Cooperativa Andina de Festejos, organizó un asado para 600 funcionarios del Seniat, el servicio nacional de aduanas e impuestos. En un acto de entrega de patrullas y motocicletas a policía regionales en el marco de la Gran Misión A Toda Vida Venezuela, le alquilaron carpas e incluso palmeras para la ceremonia. La empresa fue fundada en 2010, solo un mes después de que lo ascendieran al grado de teniente coronel.

Aunque, según los registros filtrados a Occrp, Noguera solo gana alrededor de 9 dólares mensuales, en su perfil de Facebook publicó información sobre vacaciones en el extranjero, incluyendo viajes a Italia, España, Israel, Malta y Mónaco. En 2010, estuvo en un crucero por el Mediterráneo.

Otro de los miembros del Club de los 35 es el general Jesús Emilio Vásquez Quintero, actual fiscal general de la Fiscalía General Militar, institución que ha sido vinculada a la persecución judicial interna en las Fuerzas Armadas y que incluso, cómo lo han denunciado ONG de derechos humanos, ha iniciado juicios contra civiles. En 2005 se fundó la Asociación Cooperativa El Tepuy, en la que él y su esposa Tibisay Villalobos aparecen con el 40% de las acciones.

La empresa obtuvo 41 contratos con numerosas instituciones estatales. Para la 51ª Brigada Domingo Sifontes reparó equipos de vehículos y suministró materiales de ferretería. Le vendió neveras y equipos médicos al Hospital Universitario de Caracas, uno de los principales centros de salud del país. El ministerio para la Cultura le compró fotocopiadoras Canon, mientras que el ministerio para el Servicio Penitenciario adquirió materiales de ferretería de la compañía. Incluso le entregó  tambores de desengrasantes para uso mecánico y tambores de solvente dieléctrico a la Industria Venezolana de Aluminio. 

Occrp visitó las cuatro direcciones de la Asociación Cooperativa El Tepuy que figuran en el RNC. En una funcionaba una tienda de repuestos de automóviles, otra correspondía a un edificio residencial, en otra la empresa no figuraba en el directorio del edificio, mientras que en la última no había signos de que ahí funcionara la empresa. 

Juan Guaidó habla con sus partidarios en un evento en Caracas, el 2 de marzo de 2019, poco después de haber sido nombrado presidente interino. Crédito: Leo Alvarez / Sputnik via AP / OCCRP

Según la Constitución y la ley anticorrupción, es ilegal que funcionarios públicos utilicen su cargo en beneficio personal, ya sea directamente o a través de un tercero asociado, como un familiar. Eso incluye capitalizar las conexiones personales para obtener contratos estatales.

“No ha habido voluntad para revisar qué está pasando con esos oficiales que están vinculados a un sector político y que manejan enormes cantidades de dinero”, dijo el abogado de derechos humanos Alonso Medina Roa, quien ha defendido a varios oficiales acusados de rebelarse contra el gobierno de Maduro.

“El funcionario público tiene que ofrecer dedicación exclusiva, no puede contratar con el Estado, no puedes generar otro tipo de actividad comercial”, añadió.

Famiempresas

En algunos casos, Occrp encontró pruebas de que los generales crearon empresas en los mismos sectores económicos en los que se desenvuelven.

En 2011, cuando empezó a trabajar en el palacio presidencial de Miraflores, el general Jesús Rafael Villamizar Gómez se convirtió en secretario y accionista de la empresa de seguridad Asociación Cooperativa Seguridad y Protección Universal 1204. En 2016, fue nombrado comandante de la Brigada Especial de Protección y Aseguramiento Presidencial, un puesto clave tras las repetidas denuncias de conspiraciones para asesinar a Maduro (el general Villamizar no contestó a las preguntas enviadas).

FEl exsargento Harry Solano, contesta las preguntas de los reporteros.Crédito: Ramón Campos Iriarte / OCCRP

Sin embargo, cuando Occrp visitó la sede de la empresa que figura en el RNC, encontró una residencia privada. El vigilante de la unidad dijo que ahí no opera, ni ha operado, ninguna compañía.

Algunos de los miembros del Club de los 35 incluyeron a familiares en sus empresas para mantener sus negocios en secreto. Occrp encontró por lo menos cinco generales con parientes en puestos clave en sus compañías. El general Alejandro Ramón Maya Silva, director del despacho del comandante general del Ejército, está vinculado a dos empresas: Aquila Grupo Empresarial, C.A. y La Granja Integral, C.A. Esta última, involucrada en el negocio agrícola, fue fundada en 2017 cuando Maya Silva ya era general. En el consejo de administración figuran dos de sus hijos.

En algunos casos, las esposas de estos altos oficiales tienen sus propias sociedades en el registro de contratistas. Es el caso del general Carlos Alessandro Cestari Infantini, que en 2016 se convirtió en gerente general de tecnología de información y comunicaciones del Seniat, el instituto nacional de aduanas e impuestos. El alto oficial y su esposa, Mariangel Arruebarrena, son dueños de Geringtel Inversiones, una empresa de informática, construcción y publicidad que cuenta entre sus clientes al ministerio de Defensa, el Banco del Tesoro y el Saime, el organismo de identificación y migración. 

Migrantes venezolanos en el puente Simón Bolívar, que conecta a Venezuela y Colombia y es el principal punto de entrada de cientos de personas que huyen del país tras el colapso económico. 14 de agosto de 2019.Crédito: Ramón Campos Iriarte / OCCRP

La esposa de Cestari es además dueña de T.C.J. Inversiones, una empresa constructora que cuenta entre sus clientes a Mercal, al ministerio de Defensa, a la fundación de Desarrollo Nacional Aeroportuario y Portuario y al propio Seniat. 

Occrp envió correos electrónicos a todos los miembros del Club de los 35. Únicamente dos respondieron.

La información sobre las compañías vinculadas a los generales viene del Registro Nacional de Contratistas (RNC), al que las empresas se supone deben afiliarse para obtener contratos con el Estado. Hasta hace tres años, una multitud de datos estaban a disposición del público, incluyendo la dirección de las empresas, la identidad de los accionistas, de los socios y de los miembros de la junta directiva, así como detalles de los contratos públicos de dicha empresa.

Pero en agosto de 2017, el gobierno limitó severamente la información del RNC, y ya no es posible saber qué personas tienen vínculos con las empresas contratistas ni qué contratos han obtenido. De la noche a la mañana, Venezuela se volvió casi tan opaca como una jurisdicción offshore.

"La contratación del Estado es realmente una caja negra en Venezuela, no hay acceso", explicó Andrés Cañizalez, investigador de la Universidad Católica Andrés Bello y experto en temas de transparencia. 

Occrp pudo obtener una copia de la base de datos completa, tal y como estaba justo antes de ser retirada. El gobierno declaró que tomó esa medida porque la información del registro era usada por bandas criminales para extorsionar y secuestrar.

Pero Cañizalez dijo que el verdadero objetivo de la decisión es “impedir que se siguieran haciendo investigaciones donde en varios casos se habían develado los nexos familiares de contratistas del Estado con altos funcionarios”.

Crédito: Midhat Kapetanović / OCCRP

La esencia del madurismo

La incursión militar en la economía venezolana comenzó hace dos décadas, con el ascenso al poder de Hugo Chávez, un ex teniente coronel del ejército que fue elegido presidente en 1998.

Hasta ese momento, después de que terminara el gobierno militar de 1958, las fuerzas armadas cumplían con sus misiones habituales como la defensa nacional y el control del orden público. Incluso estaba prohibido que votaran.

Chávez impulsó una nueva alianza, que bautizó “cívico-militar” y lanzó el Plan Bolívar 2000 con un presupuesto de 114 millones de dólares, en el que miles de soldados participaron en obras públicas como la reconstrucción de carreteras y remodelación de escuelas. En virtud de la nueva Constitución, que se aprobó a finales de 1999, los militares fueron encargados de impulsar el desarrollo nacional y el presidente asumió la potestad de decidir sobre el ascenso de los oficiales.

Tras el fallido golpe de estado de 2002, Chávez incrementó la participación de oficiales de su confianza en el manejo de la economía. Con el tiempo, altos oficiales militares tomaron el control de los puertos, así como de la estatal Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), la principal fuente de divisas del país.

En 2005 entró en vigor la ley orgánica de las fuerzas armadas destinada a "fortalecer la integración cívico-militar". Incluso se empezó a reclutar civiles en un nuevo cuerpo militar híbrido: las Milicias Bolivarianas.

En paralelo, altos oficiales empezaron a ganar protagonismo en el mundo de los negocios. En 2005, según muestran los registros, los miembros del Club de los 35 inscribieron siete empresas, más que en cualquier año anterior o posterior.

Cuando el presidente Maduro asumió su cargo en 2013, tras la muerte de Chávez, amplió aún más el papel de los militares en la vida civil. En 2018, siete de los 23 gobernadores de Venezuela son oficiales, activos o retirados. Además, nueve militares eran parte de su gabinete. Los militares también dirigían por lo menos 60 empresas públicas.

Los oficiales con intereses económicos constituyen la “esencia del madurismo”, según Javier Corrales, catedrático de ciencia política y experto en Latinoamérica en el Amherst College de Estados Unidos.

“Eso es más importante hoy que en cualquier momento bajo Chávez, y eso que Chávez fue el inventor de aquello de la alianza cívico-militar de los 2000”, dijo en un correo electrónico.

Para Corrales, hay tres tipos de “mili-empresarios”: los que dirigen empresas estatales; los oficiales en servicio y retirados que tienen empresas privadas que hacen negocios con el Estado; y militares involucrados en negocios ilegales. “A ninguno de estos grupos les parece bien una transición hacia un régimen no chavista”, señala Corrales.

Debido a severas restricciones para realizar investigaciones periodísticas en Venezuela, es difícil determinar si miembros del Club de los 35 estuvieron involucrados en prácticas corruptas. Sin embargo, oficiales disidentes que huyeron del país, han contado cómo empresas de generales venezolanos se aprovechan de los fondos públicos.

Lealtad condicionada

Antes de que Harry Solano cruzara la frontera con Colombia, era sargento de la Guardia Nacional Bolivariana. Pero lo que calificó de corrupción endémica, que le tocó ver de primera mano cuando trabajaba en empresas dirigidas por militares o en programas gubernamentales, lo llevó a organizar el efímero levantamiento armado de Cotiza en enero de 2019.

Cuenta que en Sidor, el principal complejo siderúrgico del país, le ordenaron cargar varillas de acero corrugado (cabillas) a camiones que eran de un general.  “La mafia que había con las cabillas, era impresionante”, le dijo Solano a Occrp, hoy residente en el exterior. Huyó después de que el alzamiento fracasara. Explicó que él sacaba las cabillas y el alto oficial las metía en su empresa y luego las vendía y exportaba.

Fue testigo de esquemas similares cuando era inspector de la Gran Misión Vivienda Venezuela, un proyecto del gobierno para construir casas de interés social, donde vio cómo se saquearon materiales de construcción importados de China. “Empiezo a ver en la Misión Vivienda cómo se robaban los recursos, las cabillas, las puertas, el cemento, se los robaban para bachaqueárselo (revenderlo) a las empresas privadas. Llegaban cabillas de China, puertas principales de China para las casas”, señaló.

“Te digo, de 100 toneladas de cabilla que en un momento llegaron, una tonelada solamente fue para la Misión Vivienda en el estado Anzoátegui. Las 99 toneladas que faltaron, se perdieron”, dijo el exsargento.

Según Solano, que fue escolta de varios generales, este tipo de corrupción explica por qué los oficiales de alto rango todavía apoyan al gobierno. “Si el régimen cae, los oficiales dejan de percibir dinero...No hay nada ideológico, todo es interés del dinero”.

Otro exteniente que huyó a Colombia, y que pidió no ser identificado por temor a represalias contra sus familiares que viven en Venezuela, dijo que algunos generales que dirigen programas de vivienda crean empresas que luego se ganan contratos públicos con las diferentes “misiones” sociales.

"La lealtad hacia el régimen de Maduro es obtener algún beneficio. Yo obtengo beneficios del régimen y yo estoy con el régimen”, indicó. “Eso es la lealtad, por eso es que no se voltean”.  


*Puedes leer el perfil de los 35 generales en el portal de Occrp.


***Esta investigación fue realizada por el Occrp (Organized Crime and Corruption Reporting Project) y fue publicada en conjunto por varios medios de comunicación venezolanos, incluido Armando.Info, como parte de una alianza periodística para develar la corrupción.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:                                   

Artículos Relacionados

10-04-20
El general y su laberinto corporativo

En franca contradicción con los postulados socialistas que dice defender la Revolución Bolivariana, el eterno ministro de defensa del régimen de Nicolás Maduro, general Vladimir Padrino López, ha tejido una red de propiedades y empresas en pleno territorio estadounidense, algunas de un talante tan exótico como asesoría a venezolanos que tramitan solicitudes de refugio y asilo político en ese país. La siguiente investigación fue realizada por el Occrp (Organized Crime and Corruption Reporting Project), organización global de periodismo de investigación y publicada por varios medios de comunicación venezolanos, entre los que se incluye Armando.info como parte de una alianza periodística para develar la corrupción.

El oficial que ordenó hacer filas en un periódico

El principal diario del centro de Venezuela y segundo del país, ‘Notitarde’, sirve de escenario para un experimento, singular hasta para la era chavista, de clara impronta militar: un coronel del Ejército se puso al frente de la empresa. Fue parte de la racha de compras de medios que capitales cercanos a la revolución hicieron de manera nerviosa de 2013 a 2015. Los resultados, periodísticos y de negocio, dejan que desear. Pero el compañero de promoción de Carlos Osorio y Pedro Carreño sigue deseando aprender de los reporteros a su servicio.

13-08-17
El Ejército venezolano ganó la batalla del atún

La flota pesquera venezolana y la industria procesadora de productos del mar se fueron a pique por las importaciones masivas aupadas desde el Gobierno. Por ironía, el tiro bajo la línea de flotación se lo dieron oficiales militares encargados de velar por la soberanía nacional. Una empresa subsidiaria de la caja de ahorros del Ejército importó atún y otros bienes. El negocio se blindó con acceso garantizado a divisas del Estado a tasas preferenciales y alianzas con la nueva clase empresarial.

Este es el militar que más contrató con el Ministerio de Salud

José Gregorio Vicari Méndez, un médico asimilado del Ejército Bolivariano, era el exitoso dueño de Proveeduría Médica VDS, la empresa que firmó un centenar de contratos con el despacho de salud en la época de la bonanza petrolera. El hallazgo forma parte de una base de datos elaborada por Armando.info con la información pública contenida en el Registro Nacional de Contratistas. Aunque la Ley Orgánica de la Contraloría señala que un funcionario activo podría tener responsabilidad administrativa si celebra contratos con el Estado, Vicari Méndez, que ya no pertenece a la empresa, esgrime en su defensa una razón que repasa la tragedia del desabastecimiento en Venezuela. “Si tengo un paciente con un requerimiento, si no hay el material, pero yo sé dónde sí lo hay, lo busco. ¿Qué hago? ¿No lo opero?

La puerta giratoria de los militares es de cemento

En la Revolución Bolivariana de Venezuela, con un fuerte componente castrense, los oficiales militares pueden figurar, aún contraviniendo la ley, en simultáneo o progresivamente, como líderes de tropas, gerentes gubernamentales y hasta contratistas del Estado. Uno de cada tres de los 785 militares activos en su momento que, como privados, contrataron con la administración pública durante los últimos diez años, lo hicieron desde empresas que tienen por objeto social el área de la construcción. Un caso destaca: el general de división Frank Herbert Lynch Dávila. La compañía familiar de la que forma parte ha recibido por años contratos para la realización de obras mientras el oficial escalaba posiciones hasta quedar a cargo del suministro del cemento en todo el país.

Otras historias

El Capriles del flow

 El reguetón boricua y hasta la guaracha cubana han marcado el paso de sus negocios, que lo llevaron desde la provinciana Maracay a codearse con luminarias del espectáculo y el deporte mundiales. Incluso se aventuró a ser representante de El Duke, un artista urbano, hijo del Contralor General del chavismo. Pero a la hora de abrir empresas offshore, Moisés Capriles Monque suele abandonar las islas del Caribe por preferir jurisdicciones más exóticas como Hong Kong. 

24-10-21
Las Luque, esas celebridades poco conocidas

Quien durante la última década haya querido mantenerse al día con el patrimonio inmobiliario de estas venezolanas, madre y tres hijas que gustan de hacerse pasar por las Kardashian, lo tuvo difícil: en un abrir y cerrar de ojos pasaron de una vivienda familiar en un suburbio de Caracas a apartamentos en Miami y París. Una oficina de servicios offshore en Panamá le pidió en 2016 a Norka Luque que actualizara sus fuentes de ingreso, entre las que reportó hasta una franquicia de tintorerías, pero se reservó parte de su imperio de bienes raíces y sus vínculos especiales con jerarcas del régimen chavista como la almiranta Carmen Meléndez o la extesorera Claudia Díaz.

20-10-21
El exministro que se ponchó sin hacer swing

La puerta giratoria del chavismo trajo a la gerencia pública al ingeniero Rafael Gruszka y casi de inmediato lo devolvió a la actividad privada, pero con renovados contactos con el Estado y apetencias por negocios inéditos. Uno de ellos, con éxito reconocido, fue el béisbol profesional, donde convirtió a Caribes de Anzoátegui en una potencia. Pero casi al mismo tiempo se embarcó en la constitución de una offshore en Islas Vírgenes Británicas que despertó suspicacias en un despacho de abogados panameño y nunca cumplió su cometido.

17-10-21
Su nombre lo prestaba, pero su mansión la vendió a Luka Modric

El abogado venezolano Gustavo Mirabal Castro, señalado por distintas versiones como presunto testaferro del extesorero nacional, Alejandro Andrade, se apresuró a mudarse a Dubai desde Madrid apenas se enteró de la disposición del también exmilitar a someterse a las autoridades de Estados Unidos. Para esa peregrinación, Mirabal debió soltar lastre, así que hizo cambiar de manos un superyate que en 2016 se había comprado a través de una offshore, y pasó su residencia en el suntuoso barrio de La Moraleja al crack del Real Madrid.

Un caballo de Troya ‘venezolano’ en el Novo Banco

Según investigaciones de la fiscalía de Portugal, Clippon Finance, una empresa constituida en Panamá por el despacho de abogados Alcogal, fue usada entre 2011 y 2014 por el Banco Espírito Santo como canal para enviar pagos irregulares por 29 millones de dólares a un alto ejecutivo de Pdvsa a través de su testaferro, ambos de Barinas. Pero los Pandora Papers revelan que, años después, una compañía inglesa se presentó en Panamá con el único interés de adquirir a Clippon, apenas poco antes de que los mismos inversionistas de Londres trataran de comprar el Novo Banco, sucesor “sano” del Espírito Santo.

Cuando China despertó, José Simón Elarba todavía estaba allí

El gigante asiático, potencia mundial emergente, tiene años haciendo negocios con una Venezuela gobernada por sus aliados políticos y comerciales del chavismo. Pero en 2014, por alguna razón, dos de sus empresas emblemáticas del sector de tecnología, ZTE y Ceiec, precisaron de la intermediación de este abogado venezolano, dueño de la empresa de recolección de desechos Fospuca, para acceder a información privilegiada del mercado criollo y, en última instancia, conseguir contratos con las telefónicas locales Cantv y Movistar. A cambio, este recibió 28 millones de dólares.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram