Con este café lavan las culpas del pasado

Justo en 1999, año de la inauguración de la presidencia de Hugo Chávez, Venezuela alcanzó su récord histórico de producción cafetalera: 95.000 toneladas. Algo más de una década después, el rubro había desaparecido de los mercados y marcas tradicionales dejaron de existir, por quiebra o por estatización, que vino a ser lo mismo. Ahora una cierta reactivación del sector genera exportaciones que, antes que las de petróleo, sortean las sanciones de Estados Unidos, pero solo beneficia a emprendimientos como Grupo Botalón, una iniciativa privada con aroma a negocio favorecido.

12 junio 2022

Con delantal, gorra, guantes y tapabocas negros, a Kleiver se le podía ver a través de las cámaras de Venezolana de Televisión moviéndose con gestos nerviosos. Era la emisión del 21 de julio de 2021 de Miércoles productivos, el programa vespertino que Nicolás Maduro conduce cada semana desde el principal canal del Estado para alardear de los logros económicos, reales o solo percibidos, de su régimen. 

En la ocasión se conmemoraba el 25 aniversario de la fundación del Banco de Comercio Exterior (Bancoex). El presidente actual de la institución, Guillermo Gabriel Lara Toro, se esmeraba en exponer ejemplos del impulso que el banco estaría dando a las exportaciones del sector privado. Y allí fue cuando Kleiver entró a escena

“Aquí tenemos el representante más grande de los cafetaleros de Venezuela, Café Botalón”, introdujo Lara Toro antes de presentar, sin apellidos y simplemente como un representante de la marca, a Kleiver, quien de seguidas asintió: “Conformamos la empresa más grande del café aquí en Venezuela. Trabajamos con todos los productores, desde Caripe hasta Boconó”. 

El programa terminó semejando la presentación en sociedad de un emprendimiento que, en poco tiempo, ha acaparado buena parte de la producción cafetera en el país y que también se adueña de las exportaciones, aunque bajo otra denominación.

En más de una ocasión, Maduro ha alabado públicamente los productos de Grupo Botalón. Crédito: MInisterio de Economía y Finanzas

El café fue un rubro que llegó a faltar en los anaqueles de mercados venezolanos durante los peores tramos de la crisis económica de inicios del gobierno de Maduro. La producción nacional había desaparecido y se favorecieron las importaciones de países aliados al régimen de Caracas, como Nicaragua. Pero no siempre fue así. Durante el s. XIX y buena parte del XX, el café había sido un producto de exportación, con volúmenes importantes y prestigio reconocido.

El giro hacia el pragmatismo que en materia económica ha dado Maduro, una rectificación que beneficia a una claque de empresarios amigos y aliados, parece retomar esos antecedentes.

De ese modo, en 2018, en el apogeo de las sanciones impuestas a Caracas desde Washington por la administración de Donald Trump, Venezuela no solo volvía a exportar café, sino que la mayoría de esos despachos, 98,1%, se destinaban a Estados Unidos, según datos del Observatorio de Complejidad Económica (OEC, por sus siglas en inglés). Eso sí, las cifras aún eran modestas: los ingresos fueron de apenas 5,53 millones de dólares.  

Un despachador recurrente de café desde Venezuela en ese período fue Procafé Lara, C.A. Su destinatario invariable: Procoffee LLC. El director de esta última, constituida en enero de 2018 en Doral, Florida -la ciudad-suburbio en el oeste de Miami donde abundan inmigrantes venezolanos-, es Antonio José Villegas Rivas. Más de un año después, en noviembre de 2019 y con los mismos directivos, se constituyó una réplica panameña, Procoffee Corp, a fin de circunvalar las sanciones internacionales. 

De hecho, Antonio José Villegas Rivas y su padre, Ramón Antonio Villegas, han conformado desde los estados Lara y Portuguesa, en el centrooccidente venezolano, lo que fuentes del sector agropecuario no dudan en calificar como un “emporio” cafetero. Agropecuaria Botalón 85, Ganadería Cacho e Venao (sic), Procafé Lara, C.A. y Alimentos Botalón, C.A son las piezas del holding. El grupo ha multiplicado su presencia en los anaqueles venezolanos con tres marcas de café: San Salvador, Arauca y Flor de Arauca.

En 2018, el esquema para la exportación era sencillo para los Villegas: de Puerto Cabello, Carabobo, directamente a Port Everglades, Florida. Entre el primero de marzo y el 13 de septiembre de 2018, Procafé envió a Procoffee LLC al menos 4.000 toneladas de café verde.

El esquema de exportación del café verde se ha logrado con las empresas en Panamá y Estados Unidos.  Crédito: Ministerio de Agricultura 

En su sitio web, la Organización Internacional del Café (fundada en 1963 con el apoyo de la Organización de Naciones Unidas y con sede en Londres, Inglaterra) detalla la cifra de exportación, desglosada en sacos de 60 kilogramos. De acuerdo con este organismo, en 2018 Venezuela exportó 72.000 sacos de 60 kilos: 4.320 toneladas. Considerando estos datos y comparándolos con los de Panjiva, una base de datos aduaneros internacionales, y con los de Import Genius, proveedor de datos de importaciones y exportaciones, quiere decir que Grupo Botalón por sí solo representó alrededor de 92,59 % de las exportaciones de café venezolano a Estados Unidos en aquel año. 

Luego, en 2019, Procoffee Corp se convirtió en una escala propiciatoria y necesaria de las exportaciones de café de los Villegas a Estados Unidos. En total se enviaron desde los puertos istmeños 3.000 toneladas de café que provenían de Puerto Cabello.

Ese año, de acuerdo nuevamente con cifras de la Organización Internacional del Café, Venezuela exportó 3.180 toneladas, de las cuales, según los datos de fuente abierta obtenidos en Panjiva y en Import Genius, Grupo Botalón exportó 3.000 toneladas, lo que quiere decir que exportó 94% del café enviado de Venezuela. En ese porcentaje también coinciden los números del Observatorio de Complejidad Económica, que detallan el envío de 94,65% de las exportaciones venezolanas de café a Estados Unidos, con ingresos por 3,23 millones de dólares.

Una fuente del sector industrial cafetalero, cuyo nombre se omite a petición, explica que, al menos desde 2013, Venezuela no declara sus cifras de producción, importación y exportación a la Organización Internacional del Café. ¿Esto vuelve endebles sus datos? Al respecto, responde: “No. Aunque las fuentes principales son los gobiernos, en casos de países en crisis o con dictaduras, hay fuentes claves e informantes dentro de los gobiernos. Los métodos de obtención de datos dejan un margen mínimo de error”. 

La pandemia por la Covid-19, decretada a comienzos de 2020, detuvo las exportaciones de café verde hacia Estados Unidos por parte de Grupo Botalón. En octubre de 2021 se reanudaron los envíos y Procafé Lara exportó 1.300 toneladas de café verde con escala en Panamá. Durante los primeros cinco meses de 2022, la empresa ha llevado 3.300 toneladas de café verde a Estados Unidos. La novedad es que este año ha utilizado puertos alternativos a los de Panamá, como los de Bahamas y República Dominicana.

El uso de las rutas como Panamá, Bahamas y República Dominicana es atribuido por el presidente de Grupo Botalón, Villegas Rivas, en entrevista con Armando.info por Whatsapp, a los itinerarios de las empresas navieras. “Solo sacamos café desde Puerto Cabello, Venezuela. El tránsito es de las navieras. No tenemos que ver con sanciones porque no somos empresa del Estado. Todo nuestro proceso es legal”, sostiene.

Desde 2019, la Organización Internacional del Café no registra exportaciones. En agosto de 2021, la prensa oficialista venezolana reproducía una cifra de exportación de café que precisó Wilmar Castro Soteldo: 35.000 toneladas desde 2017 hasta entonces, principalmente hacia “Alemania, Bélgica, Chile, Cuba, Escocia, España, Italia, Líbano, México, Siria, Turquía y Estados Unidos”.

Según los datos cotejados por Armando.info, han sido al menos 11.000 toneladas que Grupo Botalón ha puesto en suelo estadounidense en cuatro años. Entonces, de esas 35.000 toneladas que exportó Venezuela, según los datos del ministro, Botalón ha tenido a su cargo 31,42% del total, una porción importante, aún si proyectada, y solo considerando a Estados Unidos como destino. 

Al consultarle sobre estas 11.000 toneladas de café, Villegas es enfático: “Sí, confirmada esa cifra”. Respecto del porqué de la persistente exportación de café verde a Estados Unidos, refiere: “Estados Unidos es el mayor consumidor del café del mundo, y aún antes de que Grupo Botalón comenzara a exportar, ha sido el comprador del café venezolano por tradición”.

Enchufe y al grano

Hasta aquí, las cifras parecen contar la historia de unos emprendedores que se habrían sobrepuesto a las dificultades del catastrófico entorno venezolano hasta reanudar, casi de manera exclusiva, las exportaciones de café.

Es una narrativa que Villegas ratifica: Este negocio viene desde hace más de tres generaciones. A los 13 años me encargué del sembradío de café de mis padres en el caserío Las Quebraditas, estado Lara. Antes solo nos dedicábamos al café verde y a la comercialización y vendíamos a intermediarios. A partir de enero de 2018 salimos con nuestra marca café Flor de Arauca (...) siempre hemos tenido ganancias. Nos hemos comido las verdes, las maduras y las pintonas”, señala.

Pero es solo parte de la historia.

Los Villegas y su Grupo Botalón forman parte del cambio de guardia en la clase empresarial que las políticas pragmáticas del gobierno han propiciado. Nuevas figuras desplazan a los capitanes de industria y marcas tradicionales en diversos negocios y mercados, arrasadas estas últimas por las estatizaciones compulsivas y las inquinas de los primeros tres o cuatro lustros de la autodenominada Revolución Bolivariana. 

Ya en 2019 se los mencionaba con suspicacia. Al término de una reunión en febrero de ese año con Juan Guaidó, quien apenas semanas antes se había juramentado consecutivamente como presidente de la Asamblea Nacional de mayoría opositora y presidente interino de la República, Yoleidy Páez, entonces representante de los caficultores en la Confederación de Asociaciones de Productores Agropecuarios de Venezuela (Fedeagro) -pero fallecida recientemente, en febrero de 2022-, denunció: “Hay dos empresas importantes en el sector que son de enchufados: Páramo Café y Café Botalón. Son las que rigen la política y los precios del café actualmente”, 

Al respecto, Villegas Rivas también tiene una respuesta: “Son especulaciones lo que pueden decir esas personas y serían de la competencia las que dicen esas cosas, porque si hablas con productores de verdad te van a decir que Grupo Botalón es donde se les paga mejor. De Bancoex, por ejemplo, no hemos recibido financiamiento. Recibimos apoyo por la permisología para la exportación, pero no apoyo monetario”. 

En la tarea de desmarcarse, Antonio Villegas Rivas niega cualquier vinculación con cualquier funcionario o ente gubernamental, amén de las loas públicas que ha recibido su empresa por parte de Maduro y Castro Soteldo, principalmente.

“No lo llamaría favoritismo, sino que hemos estado en todos los actos corporativos de la Corporación Venezolana del Café, y así como nos han felicitado a nosotros, han felicitado a otras marcas que lo están haciendo bien”. 

En cualquier caso, la presunta posición dominante en el mercado que le atribuyen a Botalón, debida -según esas versiones- al favoritismo oficial, no le evitaron un sinsabor a Botalón unos meses antes de las declaraciones de Pérez, en julio de 2018. Entonces, una comisión de la Superintendencia Nacional para la Defensa para los Derechos Socioeconómicos (Sundde) allanó los galpones de la empresa en Araure, Portuguesa, por orden del superintendente William Contreras. Se la acusaba de acaparar 138 toneladas de café molido y de presentar “indicios de incumplimiento de las obligaciones previstas en la Ley Orgánica de Precios Justos”, como señaló una nota de prensa de la superintendencia. La mercancía fue inmovilizada y pronto liberada.

En la versión de Villegas, la legalidad los amparó. “Demostramos que todo estaba en regla por un tribunal, solicitamos un amparo y hubo decisión firme. Por eso nos devolvieron el café”.

Desde entonces, se hicieron más frecuentes las loas, públicas y compensatorias, por parte de funcionarios gubernamentales hacia Botalón, principalmente del ministro de Agricultura y Tierras, Wilmar Castro Soteldo.

Arauca, Flor de Arauca y San Salvador son las marcas de café de Grupo Botalón. Crédito: Armando.info

Flor de mayo

La irrupción del Grupo Botalón tiene mucho que ver con la extinción de las principales empresas tradicionales productoras de café, como Fama de América y Madrid, luego de la ocupación de ambas por el Estado en 2009, diez años después de la llegada de Chávez al poder y de que Venezuela alcanzara su pico productivo del producto: más de 95.820 toneladas, según cifras de la Organización Internacional del Café.

Fue un ascenso a contracorriente en la etapa de mayor flacidez productiva para esta industria, laxitud cobijada por la Corporación Venezolana del Café (CVC), que Hugo Chávez creó en mayo de 2012 para “administrar, desarrollar, coordinar y supervisar las actividades del Estado en el sector cafetalero, incluyendo la producción, procesamiento y distribución de sus productos derivados”.

El control de precios, añade la fuente del sector industrial cafetalero, fue el tiro de gracia para el sector cafetalero. “Nos obligaron a vender a precio regulado. El kilo de café verde costaba 386 bolívares y tenías que venderlo obligatoriamente a 45 bolívares. ¿Cómo ibas a perder 341 bolívares? Pues eso fue lo que pasó”, concluye.

La marca Flor de Arauca tuvo un papel preponderante en el Eicev, en mayo de 2022. Crédito: Armando.info

En medio de su tímido renacimiento, la producción nacional de café sigue en desventaja. “No hay quien compre café, y quien compra es demasiado barato. La gente de Botalón nos ofrece de 280 a 300 dólares por sacos de 46 kilos [la medida de un quintal de café en Venezuela]. Sigue siendo regalado y tiene muchos costos detrás. Un saco de abono nos cuesta 50 dólares. Es algo que no nos compensa”, detalla José Gregorio Pérez, durante cuatro décadas productor de café de Quebrada Honda, Yaracuy. “Estamos solos y peor que antes. La Corporación Venezolana del Café quiere que se produzcan de 50 a 60 quintales por hectárea, pero tenemos más de 12 años sin financiamiento del gobierno. Todo es por esfuerzo propio”.

Pero poco antes Flor de Arauca y el Grupo Botalón habían vuelto a ocupar un puesto de protagonista en un evento oficial. Fue el llamado Encuentro Internacional de Cafés de Especialidad Venezolano (Eicev), que tuvo lugar en el Círculo Militar de Caracas entre los recientes 5 y 7 de mayo.

Grupo Botalón contó con dos quioscos: una cafetería y un mostrador adornado con una pared de paquetes de Flor de Arauca. La mayoría de las marcas solo tenían un quiosco. En la inauguración oficial, el 4 de mayo, un día antes del acceso al público, el propio Maduro presentó a los ponentes más importantes de la feria: Grupo Botalón estuvo entre los primeros.

“Estos compañeros que vamos a visitar ahora, presidente, son exportadores de materia prima y transformadores de esa materia prima (…) la marca Flor de Arauca, que produce y comercializa y tiene alianzas en Portuguesa, Lara, Trujillo y Mérida”, contextualizó el ministro del área y ex teniente coronel de la Aviación, Castro Soteldo.

Según se vio en la transmisión de televisión, Maduro se detuvo en el quiosco y expresó sus simpatías hacia la marca como si improvisara versos que, en realidad, repetían el texto de la promoción publicitaria: “Yo disfruto en mis mañanas Flor de Arauca, gran sabor. Me lo tomo con espuma, sea con leche o sea marrón. Ni hablar del guayoyito, con aroma inconfundible. Qué café, qué gran sabor, Flor de Arauca”.

En el lugar Maduro también fue objeto de las atenciones de Dayanara Gallegos, representante de la marca, quien ante las cámaras y viéndolo a los ojos, dijo, pasando de anfitriona a porrista: “Cuente con productores patriotas que luchan día a día por llevar esa taza del mejor café del mundo a cada familia venezolana”. Remató la frase con un guiño a la vocación comercial del grupo: “Y también para exportar”.

El intercambio de gentilezas y consignas debía reflejar una atmósfera distendida en el Círculo Militar. Pero, entre cuchicheos, las quejas se asomaron en el evento. Algunos protestaron por los mil dólares que debían pagar a los organizadores, es decir, la Corporación Venezolana del Café (CVC) y el Ministerio de Agricultura y Tierras, para participar. Otros, como los integrantes del Movimiento Nacional Campesino, achacaban que “esta no es la realidad. A los pequeños caficultores nos tienen olvidados”. Entretanto, un representante de la Asociación Venezolana de Productores de Café Orgánico alzaba la voz para dibujar la situación de “asfixia” que padecen y la falta de “satisfacción por la poca asistencia que recibimos y la falta de compromiso de los entes nacionales”.

Antonio Villegas opina, en cambio, que el viraje del gobierno de Maduro es real, al menos en lo que respecta a la industria cafetalera. “Ha habido una recuperación en el sector café bastante interesante, y decir que estamos en crisis sería algo irresponsable, porque si vas a un anaquel de cualquiera de las cadenas del país ves muchas marcas”. 

Ventila como ejemplo las 378 marcas de café que, según aseguró Maduro en el Eicev, están registradas en Venezuela. “Ha habido una recuperación a raíz de que abrieron las exportaciones y esto ha motivado mucho a los productores”.

¿Pueden estas cifras estar infladas por el gobierno de Venezuela para efectos de propaganda? “No sabría decirte si mueven las cifras o no, pero sí te puedo garantizar que se está produciendo mucho café en el país”, insiste el representante de Grupo Botalón

Sin embargo, el volumen de la celebración era más alto que las quejas. Y así, con la venia de Nicolás Maduro, de Wilmar Castro Soteldo, de Alfredo Mora, presidente de la CVC, y de Héctor Rodríguez, gobernador del estado Miranda, quedó inaugurada la fiesta cafetalera que tuvo un amplio despliegue mediático y al Grupo Botalón como número estelar. 

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:                                   

Artículos Relacionados

20-03-22
Con palanca consiguieron el Carnet de la Patria

La Patria Grande está en los contratos, pueden afirmar unos proveedores panameños señalados en su país por irregularidades pero favorecidos por los regímenes de La Habana, primero, y de Caracas, después. El clan de los hermanos Carretero Napolitano obtuvo la construcción del estadio de béisbol de Caracas, y aunque no concluyó la obra, el Estado chavista lo siguió premiando con contratos más grandes y jugosos, que incluyen el suministro de equipos informáticos para el carnet de afiliación a programas del gobierno y de control clientelar, así como negocios petroleros. Los avales del castrismo y del sobrino predilecto de Cilia Flores lo pueden explicar. 

Coposa: La toma hostil que pasa por amistosa

De nuevo los hermanos Khaled y Majed Khalil aparecen en una maniobra para controlar una agroindustria, con el auspicio del gobierno del que son contratistas, pero esta vez no como beneficiarios de una reprivatización. Ahora, por una artimaña jurídica, buscan tomar posesión por tan solo diez millones de dólares de una de las principales productoras de grasas comestibles del país, cuyos activos fueron tasados en más de 200 millones de dólares. Si la ganga se completa, convertiría a Coposa en un suplidor cautivo de las cajas CLAP.   

Corpovex le dio contratos siameses a los hermanos Khalil

Llegaron desde Turquía: por un lado, un cargamento con lápices de colores, borradores, cuadernos y demás implementos para las clases escolares; por el otro, un despacho de pasta, arroz, atún y otros productos de la cesta básica.  Pero el consignatario de ambos era una misma empresa en Panamá, hasta entonces desconocida, y con unos empresarios líbano-venezolanos, muy poderosos y amigos del chavismo de vieja data, por detrás.  

La almiranta Meléndez también tiene su tribu

La hoy ministra del Interior es oriunda de Barinas, en la llanura profunda, lo que hace lucir como paradójicos dos aspectos de su carrera: se enlistó en la naval y hace sentir su influencia política en otro estado, Lara, donde fue gobernadora. En un rico distrito de esa entidad, Meléndez bendijo con gestos y prebendas el liderazgo de una ahijada política, la alcaldesa de El Tocuyo, quien sin pudor instaló en ese microcosmos una maraña de complicidades sellada por el nexo único de la lealtad familiar.

25-07-21
Bajo el socialismo surgió un mercado de bienes raíces en Los Roques

Ya hay ganadores en la carrera por privatizar una de las joyas turísticas y ambientales de Venezuela. Los mejores postores en la subasta del paraíso -que además es Parque Nacional- han resultado ser José Llavaneras y Victor Martins, empresarios de bajo perfil que prácticamente tienen el control de las construcciones en los principales cayos del archipiélago, a partir de la compra y remodelación de rancherías, pero también se asoman en las concesiones de hospedaje de lujo que el gobierno licencia por doquier para apagar su sed de divisas.

Ofrecían reanimar la producción venezolana de aluminio pero rescataban un consorcio mexicano

A través de una empresa registrada en México, Consorcio Panamericano de Exportación, sin trayectoria o experiencia conocida, Joaquín Leal hizo una atrevida propuesta a la Corporación Venezolana de Guayana para “reactivar” la industria del aluminio, paralizada tras el apagón de marzo de 2019. El negocio planteaba pagar el suministro de electricidad a las empresas estatales a cambio de pagos en especie con el metal.

Otras historias

26-06-22
“Coincoin”, gruñen en la granja de criptomonedas de Maracay

Ese es el nombre del grupo que mantiene las más grandes instalaciones en América Latina para la minería de criptomonedas, según su publicidad. Es parte de un auge del negocio en Venezuela, en el que algunos, no obstante, son más iguales que otros. Es el caso de esta granja, que tras una fachada de innovación y emprendimiento esconde fuertes lazos con el gobierno regional del estado Aragua.

Un monopolio atraca en Puerto Cabello

Bolipuertos cedió las operaciones de “ejecución y seguridad” de la descarga de buques graneleros en el puerto más importante del país a Servicios Colonial. Además de haber sido favorecida a dedo, la empresa está relacionada con una de las almacenadoras involucradas en el caso “Pudreval”, donde se pudrieron toneladas de comida adquirida por el Estado, y su dueño y cara visible ha sido socio del cuestionado excomandante de la Armada, Carlos Aniasi Turchio.

05-06-22
Mayday, negocios dudosos a bordo

Si la llegada de Turkish Airlines a Venezuela, en 2016, fue parte del acercamiento de los regímenes de Nicolás Maduro y Recep Erdogan, en realidad se concretó gracias a la sociedad de un intermediario turco, Saffet Calarkan, con dos leales contratistas del chavismo, los hermanos Khalil. Desde entonces la ruta Caracas-Estambul no solo se desarrolló como un virtual puente aéreo por el que discurren misterios diversos, sino como punta de lanza de nuevos negocios entre los mismos socios.  

27-05-22
Dos sobornados, sus dos esposas y las visas de oro

Se revela que las únicas visas doradas concedidas por Portugal a venezolanos hasta 2014 -destinadas a inversionistas en inmuebles- fueron compradas con dinero de sobornos del Banco Espirito Santo y Odebrecht para dos altos funcionarios, el ex ministro Haiman El Troudi y un ejecutivo de Pdvsa, Abraham Ortega. En realidad, fueron a dar a venezolanas: las esposas de cada uno de ellos. Desde entonces el banco y Odebrecht cerraron sus puertas; Ortega fue sentenciado en Florida; pero El Troudi se hizo diputado y bloguero.

Alex Saab cobró caro para construir estas ruinas

El primer gran negocio del empresario colombiano en Venezuela no solo dejó muestras de las que serían sus prácticas irregulares del futuro -amaños cambiarios, precios inflados, palancas en el gobierno-, sino que quedó inconcluso. Entregó menos de cuatro de cada 100 viviendas de un proyecto habitacional en el estado Carabobo, que había facturado a precio de oro. El monte, los invasores y el olvido ahora amenazan la obra, iniciada hace una década y abandonada a medio hacer.

15-05-22
Píntamela enterita para poderla demandar

El potencial caso de evasión de impuestos en la compra de obras de arte por 27 millones de dólares por parte de Isaac Sultán Cohén, empresario que hizo fortuna al controlar los almacenes de los principales puertos venezolanos en la primera década del chavismo, no desembocó en una acusación contra el magnate criollo. Por el contrario, su testimonio es la base para una demanda del Estado de Nueva York contra la famosa casa de subastas Sotheby´s, que también expone la actuación presuntamente irregular de una especialista venezolana en el mercado artístico.

ELENCO DE 
PERSONAJES
Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram