A estos consentidos de Rangel Gómez no los tocó la pandemia

Van sin pausas pero, contrariamente a lo que establece el refrán, con mucha prisa. La familia Mussa, en el estado Bolívar ha logrado desde finales de 2020 y en plena pandemia de coronavirus multiplicar una red de farmacias tras una fulgurante carrera empresarial a la sombra del antiguo gobernador y críticas por llevar a cabo prácticas reñidas con la ética empresarial y farmacéutica

26 mayo 2021
Getting your Trinity Audio player ready...

El Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española sintetiza como “rápido y a presión” el significado de exprés en su primera acepción. Así ha sido el surgimiento de una cadena de farmacias que lleva adosado este adjetivo aunque en su versión anglosajona, Farmacia Insumos Express, en Ciudad Bolívar, capital del estado Bolívar al sur de Venezuela.

La agricultura, la ganadería, la pesca y, en menor medida, el turismo, las principales potencialidades de esta localidad, no han podido recuperar la deprimida economía de la región, menoscabada definitivamente con la parálisis comercial que impuso la pandemia de la Covid-19. En ese contexto, la multiplicación de locales de este grupo farmacéutico ha despertado no solo suspicacias entre sus colegas sino también, en varios casos, flamígeras protestas ante varias autoridades.

Entre noviembre de 2020 y mayo de 2021, lo que tuvo como génesis una pequeña sede y luego una droguería, de pronto y sin remedio brotó en la capital bolivarense y mutó a la cadena de farmacias, cinco en total y una en proceso de apertura, levantando protestas del sector comercial bolivarense que señala prácticas de competencia desleal y faltas al Reglamento de Establecimientos Farmacéuticos, irregularidades en las importaciones de medicinas e inconsistencias numéricas en los registros mercantiles de la empresa.

Se trata de un destello de actualidad que en la economía local trajo al recuerdo el origen del encumbramiento patrimonial de los dueños de la cadena, la familia Mussa,  de la mano de Francisco Rangel Gómez, exgobernador de la región cercano a Hugo Chávez, hoy desaparecido de la vida pública y sancionado por Canadá y Estados Unidos.

La red de farmacias cuenta con al menos cinco sedes y una droguería. Foto: Instagram @farmaciainsumosexpress

Integración y contratos

Empero, no fue exclusivamente con la gestión de la Gobernación de Bolívar que entre 2004 y 2017, y ensalzada en la propaganda oficial con el lema “Integración y progreso”, dirigió Rangel Gómez, que Omar (1960), Yamila (1965) y Amir (1976), los hermanos Mussa Salim, se volvieron una firma fija como contratistas. También con quien es alcalde de Ciudad Bolívar desde diciembre de 2013, Sergio Hernández, el clan ha sido favorecido con adjudicaciones de varias obras.

De una vida empresarial relativamente modesta y prácticamente desconocida en la que el patriarca de la familia era propietario de una pequeña joyería en el área comercial del Casco Histórico de Ciudad Bolívar, y en cuya sede, por cierto, funcionó la primera de las farmacias, con la gestión de Rangel Gómez los hermanos encontraron el impulso para sus finanzas.

Desde 2008, la gallina de los huevos de oro de los Mussa fue una asociación cooperativa registrada como sociedad de responsabilidad limitada cuyo nombre es El Rendidor 2021, dedicada a la “construcción civil en general”.

Entre 2009 y 2016 hubo al menos 113 contratos a nombre de esta empresa con la Gobernación. Los servicios que prestaron fueron amplios, a juzgar por las descripciones de los expedientes, en los que están registrados asuntos tan básicos como desmalezamientos y refacciones en escuelas, hasta otros de mayor calado, como asfaltado en varias ciudades del estado y reparaciones sanitarias en el Hospital Universitario Ruiz y Páez.

Rangel Gómez gobernó la región entre 2004 y 2017, lapso que coincide con el surgimiento económico de los Mussa. Foto: Gobernación del estado Bolívar.

En menor medida, esto en cuanto a la cantidad de contratos, está Rimar, C.A. Aunque registrada en Puerto Ayacucho, estado Amazonas, y dedicada a “lo relativo a la compra y venta de comercio en general al mayor y al detal de víveres, hotel, restaurante, tasca, bar, licorería, importación y exportación de licores nacionales e importados”, con esta empresa, fundada en 2006, a partir de 2007 los Mussa comenzaron las contrataciones con el Estado venezolano, específicamente en el Tribunal Supremo de Justicia, el Instituto Nacional del Deporte y el Ministerio de Infraestructura.

Al menos 52 contratos sustentan el carácter utilitario de esta compañía: de la instalación del sistema de alumbrado del estacionamiento del Palacio de Justicia, en 2007, pasaron a la construcción de la pista de atletismo del Polideportivo La Paragua, en el año 2010, y a la emisión de 22 “servicios de boletos aéreos” para el equipo de voleibol Huracanes de Bolívar entre 2012 y 2013.

Además de la Gobernación de Bolívar, la mayoría de los contratos de Rimar estuvieron adjudicados en 2015 por la Alcaldía de Heres. La misma de Sergio Hernández, primera autoridad municipal aún en 2021.

Otras empresas, como Transporte Orinokia 2020, Multiservicios y Construcciones Valescar, Asfaltos Orinokia y Concretos y Pavimentos Orinokia, aunque no hay especificaciones de contratos, estuvieron inscritas en el Registro Nacional de Contratistas.

Todas estas tuvieron su auge hasta 2017, año en el que Rangel Gómez entregó el poder a otro militar y aliado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Justo Noguera Pietri, luego de un fraude electoral perpetrado en Bolívar por el Gobierno nacional en detrimento del opositor y también exgobernador de esa región, Andrés Velásquez.

La gestión de Sergio Hernández (de franela verde) también ha sido dadivosa con el clan Mussa. Foto: Alcaldía de Heres.

De todo, como en botica

Mientras las empresas de los hermanos Mussa crecían por los contratos, también durante los años de Rangel Gómez se constituyó el germen de Farmacia Insumos Express. Fue en 2012 y con el nombre sintetizado Insumos Express, C.A., cuyo registro de información fiscal sigue siendo el mismo que hoy conserva la red de tiendas.

En esta empresa inicial, según el documento fundacional, de mayo de 2012, en cuyas especificaciones comerciales están la importación y la exportación de equipos médicos, quirúrgicos y farmacológicos, no figuran los Mussa como socios. Están, sí, el esposo de Yamila Mussa, Gaetano Giampaolo Torres, y Lourdes Chacín Cordero.

Esta última es accionista de Droguería Clínica Médica, C.A., en cuyo historial de clientes figura principalmente la Gobernación de Delta Amacuro, estado gobernado por el chavismo desde hace 21 años:, primero por Yelitze Santaella, entre 2000 y 2008, y desde entonces hasta ahora, por Lizeta Hernández.

Aunque en 2019 había una sede de farmacia y una droguería, la expansión se hizo sentir desde finales de 2020. Foto: Instagram @farmaciainsumosexpress

Desde la salida de Rangel Gómez del poder las empresas de los Mussa, al menos las creadas para servir al Estado, no registraron más movilidad. Pero ya estaba en marcha la conversión de Insumos Express en droguería y, luego, la expansión de las farmacias, lo que ocurrió a partir de octubre de 2020, cuando ya la Covid-19 se había esparcido por todo el mundo.

Inconsistencias sin remedio

“Cuando todo el mundo cerró puertas”, dice un farmacéutico de Ciudad Bolívar, “ellos (la familia Mussa) comenzaron a abrir estas farmacias”. A partir de los documentos constitutivos de las mismas, en esta nueva etapa, a nombre de Gaetano Giampaolo Torres y de Yamila Mussa, se fundamentaron las primeras denuncias de otros dueños de farmacias que sospechaban, al menos, de tráfico de influencia en los registros mercantiles de Ciudad Bolívar. 

Consideran como una inconsistencia mayúscula el monto del capital declarado para iniciar la empresa pues en enero de 2020, con la apertura de la tercera sede de la farmacia, se declaró que el capital social era de 50.000 bolívares soberanos. Tomando en cuenta la tasa no oficial de ese momento, 1.733.000 bolívares soberanos por dólar, este monto eran, aproximadamente, 28 centavos de dólar.

“En estas condiciones de Venezuela se necesitan al menos 50.000 dólares para abrir una farmacia. Y 50.000 bolívares no es ni un dólar. Ese error garrafal del registrador nunca se corrigió y muestra la influencia de ellos”, dice esta misma fuente.

Otra muestra de la influencia del clan Mussa, al menos en la Alcaldía de Ciudad Bolívar y según lo que explican los declarantes, fue la celeridad de los permisos municipales de operación comercial, conformidad de uso y carta patente. Lo que en una circunstancia normal, fuera del contexto de la pandemia, demora al menos un trimestre en completarse, para los Mussa estuvo listo en cuestión de un par de semanas.

A ello se suman las suspicacias sobre los permisos de importación que les permitió llenar los anaqueles de las farmacias Insumos Express, pues los farmaceutas de la región todavía desconocen cómo lograron apertrecharse.

“En un momento trajeron varios contenedores de medicamentos, especialmente de Colombia. Pero, ¿quién autorizó eso? ¿Dónde están los permisos de importación, como debe presentar una droguería?”, cuestiona un representante del gremio empresarial local. Este, como cliente inicial de la droguería, señala que se distribuían medicinas de Brasil, India y República Dominicana.

Esta versión no pudo ser contrastada. Armando.info contactó tanto a Amir como a Yamila Mussa, quien, junto con su esposo, es accionista de las farmacias. Sus hermanos no están registrados como socios. Amir Mussa fue el único que respondió explicando que su hermana no podría contestar las preguntas porque estaba de viaje.

De este modo tampoco explicaron otra denuncia del gremio, el incumplimiento del Reglamento de Establecimientos Farmacéuticos, en donde se detalla que toda farmacia que entre en funcionamiento comercial debe tener el aval de un farmacéutico regente.

“En esto hubo deslealtad, pues para la apertura de algunas sedes llamaron a los regentes de otras farmacias para ofrecerles sueldos de 500 dólares. Y ahorita nadie gana 500 dólares como sueldo. De muchas farmacias se llevaron a los regentes”, relata el dueño de una farmacia bolivarense.

Debido a la escasez de regentes, siete farmacias fueron sancionadas en marzo de 2021 con medidas de cierres impuestas por el Servicio Autónomo de Contraloría Sanitaria, dependiente del Ministerio de Salud. Cerca de al menos dos de esos negocios sancionados se inauguraron sedes de Farmacia Insumos Express.

En marzo, siete farmacias de Ciudad Bolívar fueron sancionadas con medidas de cierre por no tener farmacéuticos regentes.

Cuando en una de estas sedes se organizó y se concretó una jornada social de atención médica gratuita, los farmacéuticos de Ciudad Bolívar decidieron convocar una reunión con la Cámara de Comercio y la Alcaldía de Ciudad Bolívar para poner coto a lo que consideran competencia desleal. No hubo mucho por hacer: la postura del ente fue la permisividad de la apertura de las farmacias con el pretexto de la generación de empleos y de la ganancia de los impuestos para el municipio.

“Dieron cierto nivel de permisividad a muchos de las farmacias que se quedaron sin regente para que laboren mientras buscan sustitutos. Eso es algo que nos puede afectar”, refiere un representante de la Cámara de Comercio.

En noviembre de 2020, el presidente de la Federación Farmacéutica de Venezuela (Fefarven), Freddy Ceballos, quien falleció a comienzos de abril de 2021 por Covid-19, alertaba sobre el declive del negocio farmacéutico en Venezuela e ilustraba la situación con un número: desde 2014, al menos 400 farmacias habían cerrado en Venezuela.

“Más del 95% de los insumos que utiliza la industria son importados y evidentemente son afectadas por el precio del dólar y el gobierno no ha logrado establecer políticas económicas”, dijo entonces. No es una crisis que haya tocado a la familia que esta historia protagoniza.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:none

Artículos Relacionados

Otras historias

07-04-24
Así quiso el chavismo acabar con la ‘tiradera’ por el legado de Canserbero

Un grupo de raperos afines al gobierno lleva casi un lustro buscando hacerse de los derechos de la música de su ilustre colega, fallecido en 2015 y calificado como el rapero más influyente de Hispanoamérica. Mientras voceros del oficialismo se suman al litigio, atacando al productor fonográfico de la obra de Canserbero, sus canciones, con letras de protesta contra el poder, se escuchan hasta en Miraflores.

31-03-24
Las alarmas de humo no suenan para Mundo Factory

La retención en Buenos Aires de un avión de carga de una aerolínea filial de Conviasa, así como su decomiso final, pusieron en la palestra las relaciones de la comercializadora venezolana Mundo Factory con empresas del Grupo Cartes, un conglomerado que ha sido señalado de inundar el mercado latinoamericano de tabaco ilegal y es propiedad de un expresidente paraguayo, sobre quien pesan sanciones de Washington. Tras esta maraña de relaciones, se asoma la familia de la primera dama, Cilia Flores.

Gradúame pa’que te ayude 

Una disputa familiar por el control de la Universidad Arturo Michelena, en el estado Carabobo, está en el origen de una profusa madeja de corrupción educativa. Desde que se hizo del rectorado, Giovanni Nani Lozada, uno de los herederos, ha entregado decenas de títulos de diversos grados a amigos y relacionados que no habrían cumplido con los requisitos para obtenerlos. A cambio, el Rector ha ganado acceso a funcionarios públicos, jefes de cuerpos de seguridad y otras figuras de poder.

17-03-24
Los operadores (no tan) ocultos bajo el manto del último glaciar

La participación de ProBiodiversa, una poco conocida organización ambientalista, fue una de las sorpresas en la operación de rescate del agonizante glaciar del pico Humboldt en Mérida, con la que Nicolás Maduro se apunta en la lucha contra el cambio climático. La relación de ese ente privado con las instituciones del Estado luce inusual, en tanto aparece, en vez del gobierno, como comprador en España del manto geotextil con el que se intenta, quizás inútilmente, detener el deshielo.

A Morejón las sanciones no lo bajan de las tarimas 

De los templetes de campaña electoral a grandes conciertos pop, Pedro Morejón se ha abierto camino como el empresario dominante en la industria del espectáculo en Venezuela. Para ello usa valiosas conexiones y el padrinazgo de jerarcas como Diosdado Cabello. Pero así será el sigilo con que actúa que, pese a esos lazos con el régimen del que fue ministro, a través de terceros sigue manejando en Estados Unidos varias empresas, entre ellas, MiTickera, a la que fluyen sus ingresos por boletos.

03-03-24
El nuevo ‘crack’ del chavismo: Jorge Giménez golea a Alex Saab en los CLAP y Pdvsa

El joven presidente de la Federación Venezolana de Fútbol es un astro en ascenso que ha sabido escalar posiciones en la órbita de los negocios con el régimen bajo el ala protectora de la vicepresidenta Delcy Rodríguez. Sus vuelos en comitivas oficiales lo llevan por el mundo no solo para promover a La Vinotinto, sino en beneficio propio a través de una estructura empresarial que lo mismo intermedia alimentos para los CLAP que petróleo para Pdvsa. Ya hay quien lo ve como el sucesor (y rival) del comerciante favorito de Nicolás Maduro.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram