Odebrecht también une a la familia venezolana

Más de 550 millones de dólares se fueron por el despeñadero en unas instalaciones de Pdvsa Agrícola, que quedaron a medio construir en cuatro provincias de Venezuela. Un nuevo legajo de documentos judiciales y depósitos bancarios de la trama de la Operación Lava Jato –filtrados para este reportaje– involucran a Egly Ramírez, tío del expresidente de la estatal petrolera y actual embajador de Venezuela ante Naciones Unidas, Rafael Ramírez, y a otros exfuncionarios en el escándalo de corrupción más grande de los últimos años que estableció un pago sistemático de sobornos a personas con responsabilidades en los gobiernos de América Latina para que la multinacional brasileña fuese adjudicada en las licitaciones

También el tío del embajador de Venezuela en la ONU, Rafael Ramírez, recibió comisiones de Odebrecht. El gigante de la construcción brasileña dio una tajada de sus sobornos a Egly Ramírez y el resto de la directiva de Pdvsa Agrícola. En Brasil calculan que desviaron más de 30 millones de dólares de los proyectos de etanol que Petróleos de Venezuela prometía en cuatro localidades del país.

Pdvsa alzó la bandera del etanol y las energías renovables hace 10 años. A tono con las tendencias del mercado, la estatal petrolera dibujaba el mapa del país con 17 plantas que aprovecharan los suelos del trópico, para convertir la caña de azúcar en combustible made in Venezuela. Prometía el futuro con energías limpias de la mano de un funcionario llamado Egly Antonio Ramírez Coronado, que no solo resultó ser el tío del entonces presidente de Pdvsa sino también uno de los tantos funcionarios de América Latina envueltos en el ya célebre escándalo de Lava Jato.

La primera vez que se supo de él fue en octubre de 2006. “Venezuela tiene grandes capacidades para producir etanol debido a las condiciones geográficas y climáticas, además de poseer excelentes relaciones con el mercado de los combustibles, situación que hace propicia la implantación de este recurso energético en los procesos de la industria”. Eso dijo Egly Ramírez en una nota de prensa que lo presentaba a la cabeza de un proyecto bandera que luego se convertiría en filial de Pdvsa. Ya no es el alquimista de entonces. Ahora destaca en los expedientes de la justicia brasileña como uno de los venezolanos tocados por la corrupción de Odebrecht.

A través de una empresa offshore registrada en Panamá con el nombre de Juston Business Corp, Egly Ramírez recibió comisiones junto a otros tres directivos de Pdvsa Agrícola: Alfonso Núñez, Miguel Ruiz y Raúl González Ciavaldini. La ficha clave en esta maraña de transferencias y negociados conduce al brasileño Osvaldo Basteri Rodrigues, que se presentaba como representante de Pdvsa Agrícola en Brasil.

Fue él quien estuvo tras la firma fantasma de Panamá; fue él quien recibió y movió los más de 30 millones de dólares, y, fue él quien negoció con Odebrecht a nombre de la plana mayor de Pdvsa Agrícola.

“Él era un representante, un interlocutor de Pdvsa Agrícola, que tenía la tarea de intermediar (…) era propietario de dos empresas llamadas Juston e Intersugar, y cuando se hizo el contrato fue autorizado el pago para ese señor, a través de esas empresas”, confesó ante los fiscales del caso Marcio Faria Da Silva, uno de los directivos de la empresa brasileña que –a cambio de beneficios procesales– ayudaron a armar el rompecabezas del caso Lava Jato.

Complot en Rubaiyat

Los de Odebrecht inflaron el monto de los cuatro complejos agroindustriales con los que Pdvsa anunciaba la premier del etanol criollo. Un nuevo legajo de documentos y depósitos bancarios –filtrados para este reportaje– ahora deja ver que las procesadoras que prometían en el estado Trujillo, en los andes venezolanos, así como en los estados llaneros de Barinas, Cojedes y Portuguesa, quedaron encarecidas por subcontratos simulados.

“Tuve conocimiento de que se realizaron pagos de coimas a la empresa de Osvaldo por medio de la celebración de contratos ficticios”, explicó el 14 de diciembre de 2016, sentado ante los fiscales, Marcio Faria Da Silva, uno de los directivos de Odebrecht que desde Sao Paulo daba el visto bueno a sus representantes en Caracas.

La empresa de papel recibió 33 millones 184 mil dólares de la firma Innovation Research Engineering and Development Ltd, una de las fachadas ahora más conocidas del llamado Departamento de Operaciones Estructuradas, que Odebrecht empleó como un eufemismo para evitar presentarla como su unidad de sobornos y comisiones. En total, fueron 23 depósitos que salieron de esa empresa, entre noviembre de 2011 y enero de 2014, desde una cuenta del Meinl Bank de Antigua y Barbuda, uno de los bancos donde los brasileños guarecieron buena parte de sus operaciones.

Todo comenzó en el restaurante Rubaiyat de Sao Paulo, uno de los más reconocidos en carnes según las guías gastronómicas de la ciudad. Entre algún corte de ternera, el brasileño Osvaldo Basteri habrá cerrado el negocio a nombre de Pdvsa Agrícola con un contrato ficticio que tiene fecha del 10 de octubre de 2011. “¿Qué resultó de esa comida? Lo que resultó fueron pagos por 32 millones de dólares”, recordó César Faría Rocha, uno de los asistentes, pero ya no desde la comodidad de un restaurante de lujo sino frente a los fiscales que el 14 de diciembre del año pasado lo interrogaron sobre su papel como ejecutivo de Odebrecht.

Faria no precisa cómo se dividieron el botín a lo interno de Pdvsa, pero igual no caben dudas de que los gerentes también estuvieron en la repartición. “Usted no va a pagar 30 millones de dólares de más sin recibir dinero a cambio”, dijo a los fiscales que preguntaban sobre los venezolanos. Quien sí mencionó con nombre y apellido al tren gerencial de la filial agrícola de Pdvsa fue su colega Marcio Faria Da Silva. “Yo aprobé los pagos”, resumió. “Lo que fui informado es que (Osvaldo Basteri) representaba al señor Alfonso Núñez, Egly Ramírez, Miguel Ruiz y Raúl González; yo no los conocí y tampoco sé cómo se dividieron entre el señor Osvaldo y ellos”.

Ni una gota de etanol

Según los propios testigos –cómplices devenidos en delatores–, “las comisiones suman alrededor de “6% de los valores recibidos y no de los valores contratados”, lo que quiere decir que más de 50 millones de dólares se fueron por el despeñadero en unas instalaciones de Pdvsa Agrícola cuyas postales advierten que quedaron a medio hacer.

La maleza hoy copa buena parte de las 22.000 hectáreas del municipio Anzoátegui del estado Cojedes, donde Pdvsa proclamaba el Complejo Agroindustrial Derivado de la Caña de Azúcar (Cadca). Las imágenes son elocuentes: el llano infinito apenas interrumpido por un esqueleto de metal que debió sentar las bases de una planta de etanol.

Hace dos años se escuchó allí por última vez el ruido de una construcción. Los trabajos están parados desde entonces, pero calcular el daño patrimonial resulta tarea complicada porque aun antes de Odebrecht, entre los años 2008 y 2011 la construcción estuvo a cargo de la cooperación cubana. Pdvsa Agrícola incluso compró una docena de fincas de los alrededores que ahora están improductivas.

Lo del etanol terminó en estafa. El presidente de la Asociación de Cañicultores de Cojedes, Luisidio Herrera, recuerda que las últimas noticias que dieron a los productores de la zona –quienes recibieron financiamiento para sembrar caña de azúcar mientras levantaban la planta– es que la obra no superó un porcentaje de 38% de avance.

El caso se repite en las otras tres localidades: que no está listo, que eso quedó en veremos, que llame después, resumieron esta semana al otro lado del teléfono en las comunidades involucradas de los estados Barinas, Portuguesa y Trujillo.

En Pdvsa, entretanto, no hay respuestas. La estatal petrolera pasó de largo de las solicitudes de información que pedían un balance para este trabajo. Tampoco dieron noticias de los funcionarios involucrados a quienes se intentó contactar mediante comunicación escrita.

Adiós Pdvsa Agrícola

En las zonas afectadas han dejado saber que Pdvsa Agrícola ahora baja la santamaría. En nombre de la Asociación de Cañicultores de Cojedes, Luisidio Herrera comenta que la coordinadora regional de ese organismo, Inés Velásquez, les informó que esa filial de la petrolera venezolana cesaría sus funciones y que el proyecto de los complejos agroindustriales de derivados de la caña de azúcar (Cadca) pasaría a manos de un nuevo organismo llamado Pdvsa Etanol.

En Venezuela ni siquiera se vieron obligados a terminar los contratos que les permitieron pagar sobornos a cambio de sobreprecios.

Pdvsa Agrícola quedará entre las filiales que la petrolera tuvo que relanzar. Tras el escándalo de los negocios con alimentos descompuestos, algo similar ocurrió en Pdval, una filial precisamente fundada y registrada por el mismo tío de Rafael Ramírez que despunta entre los venezolanos involucrados en el escándalo más grande de la historia de Brasil y América Latina.

En otros países Odebrecht al menos concluyó las obras, pero en Venezuela ni siquiera se vieron obligados a terminar los contratos que les permitieron pagar sobornos a cambio de sobreprecios. El Ministerio Público no se ha pronunciado en esta ni en otras de las construcciones paradas. Ni siquiera porque –paradojas de esta historia– el fiscal designado por la Asamblea Nacional Constituyente, Tarek William Saab, también prometía dos plantas de etanol en el estado Anzoátegui cuando era gobernador de esa entidad.

Saab regresó en 2005 de una visita oficial a Cuba con la promesa de dos plantas de etanol en Anzoátegui. En comparsa con Pdvsa Agrícola, mostró las fotos de un encuentro privado con el entonces mandatario cubano, Fidel Castro, así como los planes de unas procesadoras de caña de azúcar que también se quedaron en palabras.

Más de 12 años después, el fiscal ha descartado investigar al gobernante Nicolás Maduro, y a otros de los líderes del chavismo vinculados a la trama de Lava Jato. No tardó, sin embargo, en denunciar una conspiración de sus antecesores del Ministerio Público, luego de que el fiscal Pedro Lopera –hoy en el exilio– sustanciara un expediente contra el constituyente Diosdado Cabello y dos de sus primos, por las copias de transferencias a la empresa TSE Arietis, que encontró durante el allanamiento que practicó en las oficinas que la constructora mantenía en Caracas.

(*) Esta es una publicación de la Red de Investigaciones Periodísticas Estructuradas integrada por periodistas de IDL-Reporteros (Perú), La Nación (Argentina), O´Globo (Brasil), La Prensa (Panamá), Sudestada (Uruguay), Quinto Elemento Lab (México) y Armando.Info en Venezuela.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:

Artículos Relacionados

Otras historias

Los dineros negros de Andorra se lavan en el Caribe

Un trío de venezolanos mencionados a menudo en documentos judiciales como parte del esquema de lavado de dinero de Pdvsa a través de la Banca Privada de Andorra (BPA) hicieron importantes inversiones inmobiliarias y turísticas en el Caribe más VIP: un hotel en el casco amurallado de Cartagena y villas en Casa de Campo. Se trata del exviceministro Javier Alvarado, su pareja, Cecirée Casanova, y un tercer y misterioso socio, José Luis Zabala. Desde una empresa de este último en Luxemburgo se puede seguir el rastro del dinero.

A Monómeros la ‘hackearon’ desde adentro

Más que Amparito, es esta empresa petroquímica la moza de la que todos los venezolanos se prendan en Barranquilla: filial de la estatal Pequiven, quedó en manos del gobierno interino de Juan Guaidó cuando Colombia, como otras democracias occidentales, desconoció el régimen de Maduro en 2019. Pero la medida no sirvió para protegerla, sino para dejarla a merced de las maniobras de un ingeniero con conexiones políticas y de su grupo, quienes no dudaron en pasar de gestores y contratistas de la compañía a hacerle competencia. 

24-11-21
Los amigos de la vicepresidenta dan la hora en la UCV

A pocos meses de su tercer centenario, la principal universidad del país fue tomada por el gobierno, de noche y tras muchos años de asedio. La ocupación se presenta benévola, dirigida por egresados afectuosos, y con el propósito único de restaurar el esplendor de un campus que hace más de dos décadas fue proclamado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Pero, aún si nadie conoce los alcances y criterios profesionales de la intervención, hay un contratista que ya sabe de sus beneficios: Racar Ingenieros, una empresa con relaciones de vieja data con Delcy y Jorge Rodríguez.

Expulsado y con la muerte a cuestas

Una joven pareja de los llanos centrales venezolanos intenta desde 2020 llegar a Ecuador atravesando Colombia. Pero todas las rutas los conducen a la desgracia: ya han dejado dos hijas enterradas en el camino. El destino todavía les jugó otra mala pasada este año cuando al padre lo acusaron de participar en el bloqueo de una carretera y las autoridades lo expulsaron sin miramientos.

Una redada de venezolanos en Bogotá terminó en el Orinoco

El 23 de noviembre de 2019 fue un día de cuchillos largos en el barrio de Patio Bonito. En medio de protestas en la capital colombiana, una razzia policial recogió indiscriminadamente a los migrantes que encontraba en la calle y los arrastró a centros de detención. Allí los agrupó con otros individuos hasta llegar a 59, los montaron en un avión hacia la frontera con Venezuela y, para completar la expulsión colectiva, debieron sortear la ira de las turbas xenofóbicas.

El 'delivery' que nunca regresó

Miguel Ángel Calderón, un repartidor de domicilios venezolano, fue acusado de espiar en Bogotá al presidente colombiano, Iván Duque, solo por grabar un video en la vía pública que iba a compartir con su esposa por Whatsapp. La acusación se hizo pública por los medios. Trató de defenderse con la ayuda de abogados y ganó un amparo en tribunales pero, aún así, fue expulsado y no ha logrado regresar a Colombia para estar con su familia.

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram