La gran promesa venezolana del PP en Madrid tiene un pasado que prefiere olvidar

Fue reguetonero, dice que limpió pisos en Estados Unidos, y se sabe que en distintos países montó negocios que nunca prosperaron. Ahora construye una carrera política dentro del partido español de derechas, que está a punto de llevarlo a ocupar una curul dentro del parlamento regional de la comunidad madrileña. Ocurre que en esa épica del inmigrante hecho a sí mismo que le gusta relatar a la prensa, a Gustavo Eustache se le olvida mencionar la vez que en 2015 se asoció -sabiéndolo o no- con un estafador serial venezolano, José Trinidad Márquez.

Getting your Trinity Audio player ready...

Gustavo Alain Eustache Soteldo, un venezolano de ascendencia española que es hoy un valor en alza dentro de las filas del conservador Partido Popular en Madrid -de hecho, figura en la lista de candidatos a diputados por esa comunidad en las elecciones municipales y autonómicas del próximo domingo, 28 de mayo-, en su relato autobiográfico viene acallando un tramo de su pasado que, de divulgarse, tendría el potencial para comprometer el futuro de su prometedora carrera política: estuvo vinculado a un connotado estafador, cuyos esquemas fraudulentos le han llevado a timar a grandes empresas en España, Portugal, Venezuela y Estados Unidos.

Eustache, de 41 años de edad, se destacó el reciente 25 de marzo como uno de los oradores en un acto que, bajo el lema de Europa es Hispana, el derechista PP convocó en el barrio de Simancas de San Blas-Canillejas, un distrito de clase trabajadora del Este de Madrid.

Aunque las intervenciones estelares correspondieron a Isabel Díaz Ayuso, Presidenta del Gobierno de la Comunidad de Madrid, y a José Luis Martínez-Almeida, Alcalde de la capital española, que Eustache haya sido telonero de la plana mayor del PP -también estuvo presente el presidente partidista, Alberto Núñez Feijóo-, y en el cartel de un evento que él mismo había organizado, representó un punto culminante en la carrera de este inmigrante de Venezuela.

La velada, con rasgos de verbena -había comida y números musicales-, era parte de un esfuerzo deliberado del PP por cortejar el voto de los inmigrantes latinoamericanos, cuya colectividad se ha hecho fuerte en ese distrito y en buena parte de la ciudad.

Si bien se anticipa que el perfil demográfico del electorado madrileño cambiará de manera significativa de aquí a mediados de siglo, como resultado no solo de los flujos migratorios desde América, con Venezuela en primer lugar, sino, sobre todo, del África magrebí, todavía en las elecciones regionales del próximo domingo los naturalizados representarán un segmento marginal del padrón electoral: se calcula que cerca de medio millón de inmigrantes tienen derecho a votar, no más de 20% del electorado. Sin embargo, las decenas de miles de votos de los latinoamericanos que alcance a cosechar Díaz Ayuso, la favorita para repetir en el cargo y mentora actual de Eustache, podrían hacer la diferencia entre que alcance la ansiada mayoría absoluta -lo que la eximiría de la necesidad de pactar con el partido de ultraderecha Vox-, o no.

Gustavo Eustache dirige, como su Secretario Ejecutivo, la Oficina de Nuevos Madrileños, una dependencia que Díaz Ayuso creó para esa tarea de seducción y reclutamiento. Un enfoque que ha adoptado para llevarla a cabo ha sido el de ganarse a la feligresía evangélica, que entre latinoamericanos es numerosa, y con la que Eustache dice compartir credo.

Protegido bajo el ala de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, el venezolano Gustavo Eustache tiene una carrera ascendente dentro del Partido Popular de España. Crédito: Tomada de Twitter.

El acto del 25 de marzo despertó mucho interés en el público y los medios, y no fue en balde, porque entre los oradores también estuvo una pastora evangélica de origen colombiano, Yadira Maestre, a la vez pintoresca y ultraconservadora, que prodigó bendiciones para los líderes del PP. Suspicaces, los reporteros y comentaristas de la prensa española de izquierda se preguntaron si se trataba de la importación efectiva de una estrategia que mezcla creencias religiosas y políticas, más propia de populistas de derecha como Donald Trump en Estados Unidos o Jair Bolsonaro en Brasil.

Ahora bajo el ala de Díaz Ayuso, después de surgir del entorno de Martínez-Almeida, Gustavo Eustache se apresta a conquistar un nuevo hito: ser diputado por el PP en la asamblea regional. Su puesto 56 en la plancha del partido en las elecciones del 28 de mayo prácticamente se lo garantiza, de acuerdo a las tendencias verificadas por las encuestas.

Es una parábola de éxito impresionante para un sujeto que llegó hace poco más de dos décadas a España como un don nadie. Venía de Estados Unidos, a donde primero, según suele relatar, emigró de manera ilegal, y debió limpiar edificios en Columbus, Ohio . “Cuando llego a España me tocó trabajar de todo, como todos, porque nos tenemos que levantar desde cero”, ha contado en notas de prensa. Para ganarse la vida, en España hizo de cantante de reguetón, de empleado de hostelería, vendedor de planes de pensiones, de técnico en informática y de ejecutivo de empresas de consultoría, algunas de las cuales constituyó por sí mismo.  

Pero en sus distintas crónicas de self-made man no suele incluir esa etapa en la que fue directivo de una empresa constituida en España, Petroil Energy SL, que sirvió de pantalla para las actividades de José Trinidad Márquez, quizás el más legendario estafador serial de Venezuela, activo desde hace cuatro décadas y que ha defraudado a empresas multinacionales en, al menos, cuatro países, siempre con la rutina de hacerse pasar por un experto petrolero.

Según quién cuente la historia, o bien Eustache participó bajo engaño en esa trama o, por el contrario, lo hizo a sabiendas de que acompañaba a un timador que suplantaba la identidad de un ciudadano español para cometer sus fechorías.

El socio que no se llamaba así

Según los documentos obtenidos para esta historia,  Gustavo Alain Eustache Soteldo constituyó en julio de 2015 en Madrid una consultora en el negocio petrolero, Petroil Energy SL, en la que figuraba como Administrador Solidario (o también como Presidente Ejecutivo-CEO, según el propio Eustache reporta en su ficha del servicio de Transparencia del Ayuntamiento de Madrid), a pesar de que hasta entonces nunca había tenido experiencia en ese sector tan especializado del mercado energético.

Casi de inmediato después de su constitución, la empresa otorgó un poder a un tal Domingo Galán Macías, un ciudadano español nacido en enero de 1955 en la localidad madrileña de Villamanta y que, interrogado en 2017 por el juzgado 41 de Instrucción de Madrid, aseguró trabajar “en una portería de la calle Latina” de la capital española. Pero este no era el apoderado de Petroil Energy; en la misma comparecencia, Macías juró que nunca había servido “como gestor en ningún negocio”. En su única cuenta bancaria, dijo, apenas tenía 600 euros.

Entonces, ¿quién era ese Domingo Galán Macías que se hizo de un poder de Petroil Energy?

En realidad, el venezolano José Trinidad Márquez, que le había robado al auténtico Galán Macías su pasaporte y su documentación de identidad en 2011, y desde entonces se hacía pasar por él para llevar adelante sus timos.

José Trinidad ha vivido durante 40 años de estafas a corporaciones multinacionales haciéndose pasar por experto petrolero allegado a Pdvsa (o a Pemex)

José Trinidad Márquez tuvo un cuarto de hora de celebridad en julio de 2020, cuando su nombre saltó a las primeras planas de la prensa de Portugal -y a los cables de algunas agencias internacionales- poco después de que la Fiscalía de ese país presentó su primer documento de acusación por los manejos irregulares que en 2014 llevaron a la quiebra al Banco Espirito Santo (BES), uno de los mayores y más tradicionales grupos financieros portugueses. Entre las 4.000 páginas del expediente brillaba un relato jocoso y colorido: un tal Domingo Galán Macías, haciéndose pasar como un alto ejecutivo de la petrolera estatal venezolana, Pdvsa, había defraudado al BES en complicidad con el presidente del banco, Ricardo Salgado. Ni qué decir que se trataba de José Trinidad Márquez, quien para ese momento ya acumulaba un extenso prontuario de estafas en Venezuela, Estados Unidos y España.

El propio Eustache, sobre quien hoy no pesa ninguna investigación o imputación ni en España ni en Portugal, fue interrogado en Madrid a solicitud de las autoridades portuguesas que investigan el caso del Espirito Santo. Su deposición está incluida en uno de los innumerables documentos del caso. 

¿Cómo fue que, apenas un año más tarde de un timo tan sonado y gigantesco, ese mismo Galán Macías / José Trinidad Márquez recibía un poder en Madrid de la recién constituida Petroil Energy SL?

Gustavo Eustache se negó a atender a la reportera de esta historia que hace semanas le preguntaba vía Whats App sobre su relación con Márquez. Tras escribir que "yo no sé nada (...) de ese señor", remitió la cuestión a su abogado, Juan Camps, "quien lleva ese tema". Sin embargo, consultado por teléfono al respecto, el letrado también se rehusó a brindar declaraciones, tras afirmar que no podía hablar de un asunto sobre el que aún se desarrolla un proceso en tribunales.

Con ello, el abogado Camps aludía a la demanda por estafa que a nombre de su cliente, Gustavo Eustache, radicó ante un tribunal de la plaza de Castilla, todavía contra Domingo Galán Macías, quien era en verdad José Trinidad Márquez. Márquez lo acababa de expulsar de Petroil Energy, a la que reemplazó con una nueva razón jurídica, Coral Petroleum, en julio de 2016.

Aún así, antes de esa demanda, ¿cómo llegó Eustache a confiar tanto en el falso Domingo Galán Macías, como para asociarse con él en un negocio petrolero?

Era el esposo de una prima lejana.

Un oficio de la Fiscalía portuguesa da fe de las declaraciones aportadas por Gustavo Eustache sobre la constitución de Petroil Energy.

Qué grande es la familia

En efecto, tras su lance en Portugal, y luego de cobrar al menos 4,5 millones de euros (según dice la causa en Portugal; 2,9 millones, según las investigaciones del Juzgado Central de Instrucción número 3 de la Audiencia Nacional de España) en su representación cumbre ante una junta del BES -pago que recibió en cuentas en España, Suiza y Luxemburgo de una compañía registrada en Panamá a nombre, otra vez, de Domingo Galán Macías-, José Trinidad Márquez se instaló en Madrid con su mujer, Katilin Miguelina Mijares Soteldo, también venezolana.

Katilin Mijares ha sido investigada por la justicia española en relación a su posible participación en los negocios fraudulentos de José Trinidad Márquez. En la actualidad, Mijares está separada de su exesposo, Márquez, con quien tuvo un hijo.

Mijares, prima lejana de Eustache, llevaba años sin saber ni de este último ni de esa parte de su familia. Como se sentía sola en España, decidió organizar una fiesta de reencuentro en su vivienda para reconectar con su familia lejana.

Gustavo Eustache asistió a la reunión familiar en el apartamento de Katilin en el barrio de Salamanca. Allí conoció a José Trinidad Márquez, el entonces marido de su prima. O al pretendido Domingo Galán Macías.

Gustavo Eustache se sintió atraído por el estilo de vida de Katilin y José Trinidad / Domingo, siempre adornado con un lujo ostentoso. Que la pareja viviera en la costosa calle Núñez de Balboa, en el barrio de Salamanca de Madrid, le daba verosimilitud a tanta pompa.

"Él se le metió por los ojos a José hasta que José le dio trabajo, pues", confía un familiar de Eustache en conversación telefónica con Armando.info. A cambio de su testimonio, la fuente pidió mantener su identidad en reserva por temor a represalias de Eustache, quien entre tanto se ha vuelto poderoso.

Eustache y Márquez se avinieron al momento, siempre según este relato. Además de compañeros de negocio, los dos se trataban como “compadres”. 

"Él sabía, uno, que ese era el esposo de Katilin y, dos, que era José Trinidad", el mismo pariente pone en duda la versión presentada por Eustache. "En la familia, digamos que en la intimidad, todo el mundo sabía que era José. Pero de puertas para afuera, por ejemplo, a la hora de hacer una reserva en un restaurante o contratar a una gente para una fiesta, era Domingo Galán Macías".

En este punto hay que decir que Gustavo Eustache, antes de que se dedicara a la política, siempre había dejado ver una vena de emprendedor. Sus peripecias de migrante dejaron un rastro de diferentes compañías incorporadas en Panamá, Reino Unido y Estados Unidos, además de la propia España. Su hermano, Gabriel, otro tanto: en España controla al menos nueve empresas. En una de ellas compartió directorio con Gustavo, su hermano mayor: se trataba de Ahorro 4 SL, constituida en 2011 en Madrid con 70.000 euros de capital. Otra que Gabriel Eustache constituyó, aunque esa vez -enero de 2005- en Sevilla, fue Rumbera Producciones SL, con apenas 3.010 euros de capital. Según relatan conocedores de la historia, se trató de un intento por levantar desde Andalucía una réplica del circuito radial venezolano del mismo nombre. El proyecto esperaba contar con el apoyo de la familia Taffin, la creadora de Rumbera Network en Venezuela. Pero desavenencias entre los socios y falta de capital dieron al traste con la iniciativa.

Un familiar de Eustache relata que un emprendimiento que también reunió a los hermanos Gustavo y Gabriel fue el de un dueto de reguetón que hicieron para aprovechar el auge en España de los ritmos urbanos latinos. Se presentaron en algunos pueblos e intentaron que Katilin, su prima, quien en su currículo hace gala de experiencia como representante de artistas pop en Venezuela, les ayudara a producir la grabación de un disco. Nada de eso cuajó.

Aunque Petroil Energy pareció arrancar con buen pie, con una oficina en la madrileña calle del Conde de Peñalver, en un momento dado Márquez desplazó a Eustache del negocio y constituyó Coral Petroleum en julio de 2016. Puso una oficina a todo dar en el tercer piso del número 16 del exclusivo Paseo de Recoletos.

El familiar de Eustache llegó a conocer la oficina en Recoletos, donde Márquez seguía siendo fiel a su tradicional derroche. "Era una oficina montada como sin preocuparse por el presupuesto. Se la montaron con esas paredes vegetales que estuvieron de moda, todo muy eco. Con una cantidad brutal de ordenadores de escritorio. Era todo un escenario creado como para que viniera el presidente de una gran corporación y tuviera la credibilidad para sacarle un contrato. Parecía una gran vaina y en realidad era una alcantarilla sin tapa para que cayera un negocio gordo. Pero eso ya era en Coral, no Petroil".

Si bien ese incidente sirvió para dar pie a la demanda judicial de Eustache contra Márquez, el familiar de Eustache descarta: "Gustavo no puso ni un euro para esa compañía. Solo puso su identidad. Y eso de querer sacarle dinero a José Trinidad es imposible. Estás poniendo a pelear en un tribunal a un burro contra un tigre. ¿Vas a ganarle a un tipo que logró engañar a Fernández Tapia?".

La mención de la fuente apunta al caso de estafa que más recientemente se ha sabido que perpetró José Trinidad Márquez. Según informó el diario La Razón de Madrid, Márquez siguió haciendo de las suyas en el viejo rol de allegado a la industria petrolera venezolana. Entró en contacto en 2017 con un reputado magnate español, Fernando Fernández Tapias, también vicepresidente primero del Real Madrid, quien ha hecho fortuna como transportista de petróleo. Las empresas del Grupo Tapias le hicieron pagos por casi diez millones de euros en cuentas de Suiza a Domingo Galán Macías (el suplantado por Márquez), según ha determinado la Fiscalía española. Las coimas estaban dirigidas supuestamente a conseguir contratos en Venezuela.

Con demora continúa mientras tanto el juicio contra José Trinidad Márquez por cargos de suplantación de identidad (la de Domingo Galán Macías) en el Juzgado 41 de Instrucción de Madrid. La tardanza se debe a que el venezolano nunca ha acudido a las citaciones judiciales. Desde 2020 se le había impuesto un régimen de presentación mensual en la comisaría de la Policía Nacional en el distrito madrileño de Chamartín.

Para este reportaje tampoco se ha podido localizar al elusivo Márquez. Se sabe que sigue en libertad y tramando rutinas de fraude, en las que ahora se hace pasar por ejecutivo de la petrolera mexicana Pemex. En mayo de 2020 hizo constituir en Madrid, a través de su hijo, una apócrifa Gas Pemex Global SLU, que le serviría de pantalla para sus rutinas de estafa. Sin embargo, según versiones de testigos, está atravesando acuciantes estrecheces económicas, luego de haber manejado millones.

En el caso de su antigua relación con el ahora renombrado Gustavo Eustache, conocer si este sabía (o no) de la identidad verdadera del estafador venezolano, José Trinidad Márquez, seguirá siendo un dato clave para determinar cuánto hubo de victimización por parte de una mala junta, o cuánto de irregularidad cómplice, en esa historia.

Armando.info entró en contacto por WhatsApp con María Peña, de la Oficina de Prensa del PP en la Comunidad de Madrid, de modo de obtener una reacción oficial. Pero a la hora de cerrar esta historia no se había recibido respuesta alguna.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:               

Artículos Relacionados

El aporte de campaña electoral en Florida que destapó a un banquero venezolano

Una carrera discreta pero de ascenso constante en las finanzas ha sido la de Anuar Halabi Harb, ciudadano líbano-venezolano con puesto de director en el Banco Nacional de Crédito de José María Nogueroles y cuyos negocios se originaron hace 40 años en el estado Aragua. Ese bajo perfil, al que ni siquiera una inversión en un circuito radiofónico le hizo mella, terminó hace poco, cuando apostó a una candidata perdedora en unas elecciones municipales de Miami-Dade. Tanto por su resultado como por su propósito desconocido, todavía son pocos los que le encuentran sentido a esa inusual contribución.

Un pícaro venezolano en la corte corrupta del Banco Espirito Santo

Frente al telón del colapso en 2014 del mayor grupo financiero de Portugal, el caraqueño José Trinidad Márquez ofreció la actuación cumbre de toda una carrera de estafador. Después de timar a la alta gerencia del banco, está fugitivo presumiblemente en algún lugar de España, donde la prensa lo bautizó como ‘el intermediario de oro’ o ‘el hombre de las mil caras’. Con su rutina del experto petrolero que se ofrece para arreglar negocios con Pdvsa, perfeccionada a lo largo de más de dos décadas, se ha ganado millones de dólares, así como acusaciones penales en varios países.

Otras historias

19-05-24
Dubái es un escondite para el hombre clave de los sobornos del Espirito Santo en Venezuela

Un empleado del centenario banco portugués fue elegido en 2009 para servir, desde la isla de Madeira, como contacto con los funcionarios del régimen chavista que aceptaban hacer negocios con la agonizante institución -colapsaría en 2014- pero solo a cambio de jugosas coimas. Hoy João Alexandre Silva se mantiene a salvo de cualquier acción judicial en un opulento refugio emiratí, amparado por sus inversiones, por la falta de un tratado de extradición y por la renuencia displicente de las autoridades de la nación árabe.

Así se expanden los negocios internacionales de la familia Castro 

También en Cuba tienen sus castro-burgueses que, como en el caso venezolano, gozan de conexiones privilegiadas con la familia gobernante, cuando no son directamente miembros de esta. Mediante una revisión minuciosa de registros mercantiles internacionales hecha para esta historia, el medio independiente cubano YucaByte destapa dos redes de exportación-importación que se extienden desde México y España en beneficio del clan que manda en la isla desde 1959.

05-05-24
Otro negocio de exportación picotea la biodiversidad venezolana

San Antonio Abad es el nombre de un zoocriadero privado, aliado del Ministerio de Ecosocialismo, sobre el que la Fiscalía General anunció una investigación por supuesto contrabando de fauna silvestre. Pero el procedimiento penal, de estar activo, no ha impedido que esa empresa, que forma parte de un grupo corporativo familiar, siga comercializando en el extranjero toneladas de especies criollas bajo amenaza de extinción. Tampoco lo ha hecho con las importaciones de animales foráneos, leones blancos entre ellos, que la misma compañía realiza.

Fospuca tiene a Baruta agarrado por las narices

En este distrito del sureste de Caracas se preguntan quién manda a quién: si la alcaldía local o su proveedor de recolección de basura, del que el influyente abogado José Simón Elarba es dueño. En este caso, la duda no ofende. Desde que Fospuca obtuvo la concesión en 2015, corre un historial de complacencias del gobierno de Baruta con las demandas de la empresa, aunque implique transgredir normas o perjudicar los propios ingresos del municipio. Y lo que falta, porque todo indica que en 2025 se renovará la adjudicación por una década más.

21-04-24
El dinero voló, los helicópteros no

El Ministerio de la Defensa contrató en 2014 el ‘overhaul’ de tres helicópteros del Ejército con un proveedor de Florida. Transportados por un avión Antonov, fueron a dar a Suiza. Una década y 17 millones de dólares después, las aeronaves no han regresado. En la fallida operación se combinan incumplimientos del contratista y omisiones de altos oficiales venezolanos.

14-04-24
El talentoso míster López exprimió su nombre y terminó en la cárcel

Especializado en el oficio de prestanombres como secuaz de Tareck El Aissami, con quien fue arrestado esta semana por lavado de dinero y demás cargos, el empresario Samark López ofreció una asistencia similar a otro amigo en aprietos. Según la fiscalía lusa, López abrió a su nombre una empresa en Islas Vírgenes solo para canalizar sobornos del Banco Espirito Santo de Portugal a Rafael Reiter, entonces gerente de seguridad de Pdvsa y mano derecha de Rafael Ramírez.

ELENCO DE 
PERSONAJES
Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram