El gobierno bolivariano subcontrata a los caudillos de la Fuerza Armada

Aun contraviniendo la ley, el Estado venezolano encarga obras de construcción, servicios de seguridad y hasta las apetecidas importaciones de alimentos y medicinas a al menos 785 oficiales activos. Durante meses, Armando.Info digitalizó los contratos públicos del Registro Nacional de Contratistas que el gobierno venezolano acaba de sacar de sus plataformas y, tras un cruce de minería de datos de más de 450.000 archivos, deja de manifiesto la casta de un sistema económico que sostiene el sistema político.

Cuatro entregas de esta investigación muestran ejemplos de cómo la militar se ha vuelto una logia de oficiales activos y jubilados, que copan las esferas de la burguesía criolla. Los “grandes cacaos” ahora usan botas, se visten con uniforme verde oliva y se reservan desde contratos para empresas personales hasta una buena tajada del mercado de la industria de la construcción. Ni hablar del caso de la caja de ahorros del Ejército, que fue empleada para importar hasta atún con dólares preferenciales o el de un experimento inédito en la historia de la República Bolivariana: un coronel al frente de un periódico. Así son los nuevos Amos del Valle…

Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram