Siguieron el camino de ladrillos color onoto

Con la compra de un apartamento aterrizaron los Ayoub Ayoub en Dubai, emirato al que, en vez de Oz, los condujo el éxito en negocios de importación y distribución de especias. Pero la familia de origen árabe y base en Lara vio cambiar su suerte cuando fue señalada por el mismísimo vicepresidente de la República de conformar una trama para sobrefacturar importaciones y tener acceso irregular a divisas preferenciales, acusaciones de las que la justicia los absolvió. Esta es una entrega de la serie ‘Dubai Uncovered’ sobre venezolanos con inmuebles en el lujoso emirato.

22 enero 2023

“Es un gran laboratorio de uso de nuestras divisas, del uso fraudulento”, fue la frase, rotunda, que los periodistas recogieron ese día de diciembre de 2014, cuando cubrían, atendiendo al llamado de las autoridades, el desmantelamiento de “una red delictiva que hacía uso fraudulento de divisas” -así dijeron luego los titulares-.

El declarante no era cualquiera. Era Jorge Arreaza, el yernísimo del difunto comandante Hugo Chávez, y a la sazón, Vicepresidente Ejecutivo de la República, quien hacía la denuncia. 

Desde Barquisimeto, Arreaza describió lo que, según entendía, había sido el modus operandi de los indiciados, a los que entretanto habían puesto a la orden del Ministerio Público: para cargar sobreprecios y solicitar divisas, imprimían facturas falsas con sellos de empresas en el exterior, empresas todas -tanto la local como las foráneas- propiedad de una misma familia, de apellido Ayoub.

El hallazgo se originó tras la fiscalización y allanamiento de un galpón en la Zona Industrial II de Barquisimeto, capital del estado Lara, en el centrooccidente de Venezuela. La edificación servía de sede a la empresa GM Comercializadora C.A., que habría usado etiquetas de otras compañías, pertenecientes a los hermanos Maruan y Akram Ayoub Ayoub, junto con otros familiares y socios, para alterar la fecha de vencimiento de las especias caducadas que vendían.

Los medios oficialistas se hicieron eco de la denuncia: una familia de origen árabe se había concertado para crear un esquema de más de 20 empresas entre Venezuela, Panamá y Florida, con el que habría obtenido 4,9 millones de dólares entre 2010 y 2013.

El allanamiento al galpón resultó en la incautación de toneladas de especias vencidas. Se encontraron etiquetas de ajo en grano ya vencido que eran intercambiadas por otras de onoto con vigencia, para poder venderlo a los consumidores locales. También se encontraron carpetas con solicitudes de dólares preferenciales a la Comisión Nacional de Administración de Divisas (Cadivi). 

En parte lo recogió la prensa en su oportunidad, pero está todo en el expediente judicial que se les abrió bajo acusaciones de asociación para delinquir, legitimación de capitales, contrabando agravado, obtención fraudulenta de divisas y alteración y uso de documentos falsos.

Pero en noviembre de 2016, a dos años del allanamiento, el Tribunal de Juicio de Barquisimeto absolvió a todos los acusados. En un gesto de independencia poco frecuente en el actual poder judicial de Venezuela, el juez decidió contra el criterio de los denunciantes originales, encumbrados funcionarios de gobierno, y de la matriz de prensa. Ordenó al mismo tiempo el cese de las medidas cautelares sustitutivas a la privación de libertad, la restitución de los objetos afectados en el proceso y la devolución de muebles e inmuebles.

A pesar del fallo judicial, no todos los efectos del escándalo quedaron revertidos. “Nos acusaron y nos quebraron”, se queja amargamente Adham Ayoub Ayoub, miembro de la familia, en entrevista con Armando.info. “Acabaron con nuestros negocios, se llevaron hasta los escritorios, y luego, cuando la investigación determinó que éramos inocentes, no nos devolvieron nada y mancharon a nuestra familia”.

Pero un par de vestigios de ese esplendor quedan a nombre de un joven miembro de la familia, Lurans Ayoub -quien nunca estuvo indiciado ni en las denuncias de medios ni en tribunales.

Uno de ellos es un apartamento en Dubai, el emirato de las Mil y una Noches que ha pasado a ser no solo un parque temático de la plutocracia mundial, sino su centro financiero. 

De ese apartamento tuvo noticia Armando.info después de acceder al registro inmobiliario de Dubai como participante de la serie Dubai Uncovered (Dubai al descubierto). Se trata de un proyecto conjunto de periodismo investigativo transfronterizo a partir de la obtención de una base de datos, actualizada hasta 2020, que consiguió el Centro para los Estudios Avanzados de Defensa (C4ADS, por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro con base en Washington D.C, que investiga conflictos y el crimen internacional. Luego esa data fue compartida con la publicación financiera noruega E24, que coordinó la investigación periodística sobre las propiedades.

Tener una propiedad en Dubai no constituye indicio alguno de haber cometido irregularidades. Entre los extranjeros que pueden permitirse la propiedad de bienes raíces en Dubai se encuentran inversionistas, empresarios y profesionales con actividades perfectamente legítimas.  Pero es sabido que al emirato, conocido por la laxitud de sus procedimientos y autoridades de cumplimiento, así como por las ansias de convertirse en un centro financiero alternativo, llegan dineros marcados por su vínculo con corrupción y tráficos ilícitos

En la base de datos se registran 75 nombres de propietarios que se identificaron como ciudadanos venezolanos (la investigación sólo comprendió personas naturales y dejó de lado las empresas que figuran como dueños). Si bien no aparecen figuras de renombre, algunas de las personalidades en la lista tienen conexiones con llamativas historias de color en Venezuela, algunas de las cuales vale la pena contar. La de los Ayoub Ayoub -acusados por el Estado y luego absueltos- es la primera.

Historia de dos ciudades

Las calles angostas y llenas de gente y vehículos del centro de Los Teques, la capital del estado Miranda, hacen que el clima fresco de los Altos Mirandinos -hoy una enorme ciudad-dormitorio al servicio de la cercana Caracas- se torne caluroso. Sus avenidas están repletas de decenas de locales de todo tipo y vendedores ambulantes. Entre ellos, un negocio es reconocido y frecuentado por los transeúntes: la panadería Bermúdez, sobre la avenida del mismo nombre. Adentro, hay panes y dulces de todo tipo. Afuera, hay también un tarantín donde venden pan árabe, que entrevé el origen de los dueños del lugar. 

Lurans Ayoub, y su padre, Akram Ayoub Ayoub -uno de los hermanos denunciados en Lara por el exvicepresidente Arreaza- aparecen en los registros como propietarios de la Panadería, Pastelería y Charcutería Bermúdez 2018 C.A. y del que fuera un negocio contiguo, la Frutería y Víveres Bermúdez 2018 C.A. Ambos fueron abiertos en noviembre de 2018, dos años después del cierre del proceso penal en contra de su familia.

Esta panadería, ubicada en el centro de Los Teques, es el negocio que registra Lurans Ayoub en sociedad con su padre. Crédito: Armando.info

Lurans Ayoub, a punto de cumplir 31 años de edad, es a su vez el propietario de un apartamento de una habitación, con 112,33 metros cuadrados de superficie, en el edificio Al Badia Hillside 1 del distrito de Al Kheeran de Dubai. Así se ve en el registro inmobiliario de Dubai y lo confirmó en entrevista con Armando.info Adham Ayoub Ayoub, tío de Lurans.

De acuerdo con Adham Ayoub, la frutería quebró y fue cerrada hace algún tiempo. Defiende el origen legítimo de los fondos con los que fue adquirida la propiedad y asegura que el costo no superó los 100.000 dólares. 

“Mi sobrino vive y estudia allá; viene a ver el negocio como tres veces al año. Primero estuvo alquilado y luego se compró ese apartamento de estudiante para estar tranquilo”, dice. Afirma que para una familia de comerciantes como la suya, se trata de una inversión asequible. 

Adham Ayoub Ayoub admite que la mayoría de las empresas mencionadas en las denuncias de prensa y judiciales pertenecían a distintos miembros de su familia y que, en efecto, recibieron 4,9 millones de dólares de Cadivi, entre 2010 y 2013. Sin embargo, fue enfático en afirmar la inexistencia de un vínculo entre las empresas y la incautación de los alimentos vencidos, ni con cualquier otro ilícito.

Indica, también, que el desenlace positivo en la justicia no les ha ahorrado inconvenientes de reputación. De hecho, asegura que han emprendido una iniciativa legal para que se borre de la web toda información que mencione la investigación y proceso legal que la familia Ayoub Ayoub debió enfrentar después de la razzia gubernamental de 2014.

Éxtasis de importaciones

El modus operandi descrito en la acusación contra los Ayoub Ayoub señalaba a Eduardo Luis Crespo Barco, trabajador de dos empresas de la familia, como quien elaboraba en su computadora las facturas de compra de especias para empresas panameñas y estadounidenses; en los galpones de la Zona Industrial II de Barquisimeto tenían los sellos húmedos de estas compañías, y el propio Crespo firmaba los recibos, que contemplaban un sobreprecio. Estos documentos se presentaban ante el Estado para la solicitud de divisas. Las facturas falsas servían ante la aduana para el cálculo de la base imponible de las importaciones. 

El expediente señala a más de una decena de compañías entre Venezuela, Panamá y Florida, todas relacionadas con el rubro de los alimentos: Vene Siria, Granos y Condimentos Occidente, Asociación de Granos 2021, Granos del Sur, Merca Granos Continental, Cooperativa Alimentos Nuestro Pueblo 2013, Multi Merca La Popular y Los Girasoles, en Venezuela; y las extranjeras Bartamp LLC, Agro Group Corp, MG Trading Corporation, Byrum Holdings Ltd, Ursula Import&Export, S.A, Falcon Trading Groups Inc, Latin Export Grand Corp y Laganum Corporation. Seis de las empresas aún aparecen activas en el Registro de Panamá.

En todas estas compañías figuraba como socio algún Ayoub Ayoub o algunos de los dueños de las empresas venezolanas que compró la familia, como Mounir Kaoaas.

Ese de 2014 ya era un año de vacas flacas de la autodenominada Revolución Bolivariana, prolegómeno de lo que terminaría por ser la más espectacular crisis socioeconómica y humanitaria del hemisferio occidental. Pero antes de que Venezuela se hundiera, el colapso de la industria local y la disponibilidad de petrodólares detonó un festival de importaciones de alimentos. El entorno fue propicio para el exceso y la corruptela.

La acusación contra los Ayoub Ayoub ocurrió en medio de dos casos sonados de corrupción en importación de alimentos: Pdval y los CLAP. 

Conocido mediáticamente como “Pudreval”, el primer escándalo de este tipo ocurrió entre 2007 y 2008, cuando se descubrieron 65 contenedores con alimentos vencidos: caraotas, pollo, leche líquida, leche en polvo y carne, importados con dólares preferenciales por la Corporación de Abastecimiento y Servicios Agrícolas (CASA) y Bariven, filial de Petróleos de Venezuela. 

Entre noviembre de 2007 y julio del año siguiente, se pagaron más de un millón de toneladas de alimentos por un precio de 2.248 millones de dólares. Pero solo 25% de estos alimentos habían llegado a Venezuela en octubre de 2008, de los que, al final, solo se distribuyó 14 %. El resto, con fechas de caducidad muy cercanas a su importación, se perdió durante su almacenamiento previo a la venta.

Casi diez años más tarde, a partir de 2016 y también bajo el esquema de importación de alimentos, comenzaría la cosecha de los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP). Con empresas intermediarias, locales e internacionales, los empresarios colombianos Alex Nain Saab Morán y Álvaro Enrique Pulido Vargas se enriquecieron con la venta de alimentos de muy baja calidad, distribuidos tanto por el programa estatal de los CLAP como en las tiendas del mismo nombre —pero de origen privado— que ocuparon los espacios de los Abastos Bicentenarios.

El festín de las importaciones y de las solicitudes irregulares de acceso a divisas preferenciales -que, en una cuenta del exministro de Planificación y mentor de Chávez, Jorge Giordani, totalizaron unos 25 millardos de dólares—, fue el factor decisivo para la conformación de nuevas fortunas en la Venezuela chavista. Los aspavientos de Jorge Arreaza y los organismos de gobierno que tomaron el galpón de los Ayoub Ayoub en Barquisimeto terminaron siendo inefectivos, acaso otra arbitrariedad que apenas buscaba mostrar que algo se estaba haciendo para frenar la hemorragia de divisas. Y también falló en el intento.

¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.


A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia. 

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

ETIQUETAS:                                        

Artículos Relacionados

Aquí sí hay quien viva: los venezolanos del edificio más caro de Madrid

Ricos pero no necesariamente famosos, tienen en común un gentilicio y una morada: Lagasca 99, en el barrio de Salamanca de la capital española. Este condominio de lujo lo comparten con otros magnates latinoamericanos, y se destacan por ser empresarios del sector de la moda, construcción, servicios financieros e inmobiliarios. Sus nombres y opulencia han dejado rastro dentro y fuera del país.

Unos contratistas del chavismo se pasteurizan

A finales del año pasado, los rumores en las redes insistían en que "unos iraníes" habían tomado control de Lácteos Los Andes, la productora expropiada por Chávez en 2008. Pero la realidad tenía sus matices: sí eran musulmanes y con presuntas conexiones en Teherán, pero venezolanos de origen libanés, quienes a través de terceros se apoderaron de la compañía en 2020, como parte de la ola de reprivatizaciones camuflada por la figura de la "alianza estratégica". Se trata de los hermanos Khalil, viejos aliados oficialistas como tempranos sancionados por Washington. Aunque con fines de convertirse en proveedores de los Clap, esta es la segunda incursión en mercados de consumo masivo que se les conoce desde la compra de Eveba en 2003.

Unos Rangel zulianos consiguieron un segundo aire para sus negocios en Panamá

Sin contar con experiencia previa en la venta de equipos médicos, una empresa dirigida por tres hermanos venezolanos que tenían trayectoria en el sector automotriz, logró colarse como proveedora de la Presidencia de Panamá y firmar un contrato para suministrar respiradores, los equipos más buscados en tiempos de Covid-19. Pero los equipos resultaron estar en mal estado. Esta historia se remonta hasta unos antecedentes en el estado Zulia, relacionados con una familia ya célebre por haber sido favorecida con jugosos contratos del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

Un Mayor del Ejército entre los mayores contratistas

Una red de empresas propias y de familiares convirtió al Mayor del Ejército William Hernández Cova en uno de los principales contratistas del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (IVSS). Más de 250 contratos cayeron de su lado durante la década en que esa institución estuvo dirigida por otro colega militar, el General Carlos Rotondaro Cova. Aquello fue el inicio de una expansión que no cesa, a contravía del desplome económico del país, y que ha colocado al grupo empresarial a la cabeza de una compañía petrolera en Colombia, de una clínica privada y hasta de bodegones en el este de Caracas, entre otros negocios.

09-06-19
Las apuestas arregladas para llevarse los dólares baratos de Venezuela

Sin utilizar sus nombres directamente los colombianos Álvaro Pulido y Alex Saab se las ingeniaron para llevarse una buena tajada de los dólares preferenciales repartidos por el régimen de Nicolás Maduro en 2014 a través del denominado Sistema Complementario de Administración de Divisas (Sicad). Gracias a cuatro sociedades registradas en Hong Kong hicieron de vendedores de mercancía para varias de las compañías previamente adjudicadas en las subastas, lo que dejó en sus cuentas bancarias de Panamá unos 120 millones de dólares. Todo antes de convertirse en los grandes proveedores de los alimentos subsidiados para el programa estatal de los CLAP

19-05-19
El monstruo que se tragó las importaciones venezolanas se llama Corpovex

Desde puertas hasta pollos, a través de la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex) el gobierno de Nicolás Maduro acaparó las importaciones a Venezuela bajo la clásica impronta “revolucionaria”: dándole poder casi absoluto a un militar que cosechó negocios con dinero del Estado, sin ningún tipo de control y fomentando una copiosa red de intermediarios. La sistematización de los registros de importaciones de Puerto Cabello muestra que esa estatal se convirtió en una enorme caja negra que defenestró la importación privada

Otras historias

29-01-23
Los pleitos del ‘Altum’ dan vértigo

Como no deja de ser habitual, el último grito del estilo de vida en la burbuja caraqueña llega entre controversias. El nuevo restaurante aéreo en Altamira, así como su gemelo contiguo, ‘Buono’, se alzan sobre dos valiosas parcelas cuyo inquilino -el dueño de ambos comedores- se convirtió en propietario mediante una maniobra en tribunales.Sus anteriores caseros siguen reclamando infructuosamente los inmuebles, un litigio que se suma a los comentarios de inconformidad provenientes de la cadena internacional que ve calcado su concepto original.

15-01-23
Meritocracia militar: el más aventajado a la cárcel, el menos a Pdvsa

La promoción ‘Coronel Miguel Antonio Vásquez’ de la Academia Militar es un espejo que refleja la encrucijada que depara la llamada Revolución Bolivariana. A la primera cohorte de oficiales del Ejército graduada bajo el chavismo, que tuvo como padrino al propio Hugo Chávez, el fallecido mandatario le asignó un destino privilegiado que solo a medias se ha cumplido: mientras una parte, comandada por el coronel Antonio Pérez Suárez, número 114 del escalafón, ocupó hasta hace poco cargos clave en la petrolera estatal, otra, simbolizada en el teniente coronel Igbert Marín, número uno de la promoción, vive la cárcel y el exilio.

Llega Forum, se van las tiendas de Alex Saab

Una tercera metamorfosis en apenas diez años es lo que experimenta lo que alguna vez fue la red de supermercados del Grupo Casino. Nacionalizada para dar lugar a los Abastos Bicentenario y vuelta a privatizar de manera disimulada por el gobierno de Nicolás Maduro, ahora se asigna a un nuevo grupo económico en alza. El arribo de los que han quedado a cargo certifica la retirada de Saab, preso en Miami, y de su marca, la de las llamadas Tiendas CLAP.

En Washington es un ‘hacedor de lluvia’,  en Madrid ¿un cazador cazado?

En el submundo de las operaciones encubiertas, el venezolano Martín Rodil se hizo una carrera y fama de agente con poderes casi mágicos para identificar y ayudar a entregar a informantes, corruptos del chavismo y narcotraficantes ante la justicia estadounidense. Sus logros podrían convertirlo en un héroe de la democracia, si acaso no fuera suficiente su éxito como consultor privado. Pero ahora en España se inicia un proceso judicial en el que se le investiga bajo sospecha de que extorsiona a los mismos fugitivos a los que debe entregar.

16-12-22
Cuando el esbirro se vuelve jefe

De un cuerpo especializado para afrontar a potenciales enemigos externos a una banda que secuestra y martiriza a opositores políticos: la conversión de la Dirección de Contrainteligencia Militar ha coincidido con la gestión de Alexander Granko Arteaga en un cargo clave. Su responsabilidad en el régimen de torturas no es solo intelectual; numerosos testimonios le muestran ordenando en persona, e incluso infligiendo, castigos físicos. Eso sí, la fama que tiene no la ganó de modo espontáneo: sigue órdenes del general Hernández Dala, director de la Dgcim, de quien ha pasado a ser su ‘mano negra’.

14-12-22
El viacrucis de los desaparecidos (y de quienes los buscan)

No es gratuito que los tormentos a los que la contrainteligencia militar y otros cuerpos de seguridad someten a sus detenidos suelen ocurrir en sitios informales y en medio del trasiego de rehenes entre esos sitios: se trata de una dimensión invisible donde no hay institucionalidad y nadie rinde cuentas ante la ley. Las desapariciones transitorias, a veces de horas y otras de semanas, mortifican a los familiares de los detenidos y se han vuelto un preámbulo casi obligatorio para las causas de índole política en la justicia chavista.

ELENCO DE 
PERSONAJES
Sitio espejo
usermagnifierchevron-down linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram