En Venezuela, Juan Valdez se llamaría Camilo Ibrahim

ROBERTO DENIZ

ANIBAL PEDRIQUE

El secreto de Café Páramo no está en el aroma ni en el sabor. En realidad, es un nombre: Camilo Ibrahim Issa. Se trata de un personaje no muy conocido, pero protagonista de uno de los crecimientos empresariales más espectaculares de la era del chavismo.

Sí, Camilo Ibrahim, el mismo que está detrás de Plus Ultra, la aerolínea nominalmente española pero con inversionistas venezolanos asociada recientemente a la asignación irregular de 53 millones de euros por parte del gobierno socialdemócrata del presidente Pedro Sánchez.

La prudencia de Camilo Ibrahim tiene motivos. Además de Café Páramo, ha sumado a sus haberes varias empresas como Phoenix World Trade Inc, firma con la que maneja la marca de ropa Zara, y Pentech Ingenieros 05, compañía con un largo historial de contrataciones con Pdvsa, según el Registro Nacional de Contratistas

En muchas de esas empresas se repite un mismo elenco de colaboradores y allegados. Por ejemplo, Aldo Saad Saad -uno de los dos fundadores de Café Páramo en 2016- también es parte del holding de compañías con las que Ibrahim maneja el duty free del Aeropuerto Internacional de Maiquetía. Además, Ahmed Hammoud, representante legal de Café Páramo desde 2017, es socio de los sobrinos e hijo de Ibrahim en cuatro empresas más.

Si el del verdadero dueño de la marca ya es un tema tabú en la compañía, lo mismo ocurre con el lugar donde procesan y empacan el café. Fuentes de la industria aseguran que la estatal Corporación Venezolana del Café cedió a Grupo Páramo, bajo la figura de comodato, la instalación de Café Madrid en Guacara, estado Carabobo, expropiada hace años por Chávez.

El reciente caso de Plus Ultra en España no es el único escándalo que ha puesto los focos sobre Ibrahim. En 2018 fue investigado por la Asamblea Nacional por supuestos hechos de corrupción en algunos negocios con el Gobierno, así como su posible participación en los CLAP.

También en 2013 se libró sobre supuestas irregularidades cometidas en la adquisición de divisas por varias empresas relacionadas a Phoenix World Trade Inc, que parecían parte de la misma estructura pero que solicitaban individualmente los dólares ante Cadivi.

Luego de todas esas tormentas y en medio del auge empresarial que protagoniza, las circunstancias permiten a Camilo Ibrahim degustar un café y pontificar sobre el “nuevo renacer económico” de Venezuela, tal y como lo hizo en una presentación pública, en 2020, en nombre de los emprendedores venezolanos.