Amsterdam fue la estación final del dinero del Metro de Caracas

JOSEPH POLISZUK

Odebrecht construyó una autopista financiera que desvió el dinero de obras del Metro de Los Teques o el tren Caracas-Guarenas-Guatire a cuentas bancarias de Holanda. Documentos obtenidos por Armando.info revelan que la expansión del Metro de Caracas terminó en Amsterdam.

Los FinCEN Files muestran, por primera vez, la ruta del dinero que empleó la constructora brasileña para desviar el presupuesto de grandes obras, como la represa hidroélectrica de Tocoma, en el estado Bolívar.

Al menos ocho empresas holandesas sirvieron como lavadoras de Odebrecht en Venezuela. Con el ciudadano Hendrik van Wijlen al frente, el grupo desvió parte de los recursos de las más de 30 obras que Chávez y Maduro se habían comprometido a entregar.

Todo empezó en 2009. Una retahíla de errores obligó a Odebrecht a mutar en los Países Bajos una estructura similar que funcionaba entre Uruguay y Portugal.

Solo en un contrato ficticio, una empresa cobró más de $46 millones por el alquiler de unos equipos para el tren Guarenas-Guatire. Pero ni la maquinaria llegó a Venezuela ni el Metro de Caracas llegó a Guarenas. Era solo un papel para justificar el saqueo.

De Las Mercedes a Guatire. De Charallave a Los Teques. Así prometía el futuro el Metro de Caracas apenas 10 años atrás. Pero la realidad contrasta con tales promesas: solo entre 2011 y 2015 se desviaron entre $120 millones y $140 millones del Metro de Caracas.

Brasil cerró el caso Odebrecht confirmando la trama holandesa. En Países Bajos el Ministerio Público se mantiene hermético dos años después, mientras que en Venezuela no hay fiscal que tan siquiera haya abierto alguna averiguación.

En La Haya, la Corte Penal Internacional empieza a admitir pruebas de torturas y violaciones a los DDHH en Venezuela. En Amsterdam, entretanto, terminó depositada buena parte del dinero de Odebrecht Venezuela. Dos extremos interconectados de un mismo drama