Estos Shortt jamás se quedan cortos

VALENTINA LARES

Los intermediarios zulianos Gerardo y Eduardo José Pantin Shortt conectaron a Pdvsa con Petrosaudi, una empresa que en poco tiempo mostró su costado embaucador.

Las alertas recibidas por la unidad de inteligencia financiera del Departamento del Tesoro de EE.UU, y que forman parte del legajo de documentos de los FinCEN Files, muestran cómo esa relación generó pagos con toda la pinta de corresponder a comisiones, y una estructura de empresas de la que hoy no queda casi rastro.

Estos hermanos fueron la bisagra que unió a ambas petroleras. El primer y único negocio que hicieron resultó ser desastroso para Venezuela: alquilar con sobreprecio -de hasta el doble del valor del mercado- dos viejos buques de perforación. En esto Pdvsa se comprometió a pagar 1200 millones de dólares.

Petrosaudi era una empresa creada por dos personajes que aseguraban cercanía con la familia real de Arabia Saudita. Este anzuelo les permitió obtener recursos del fondo público 1MDB de Malasia, cuyo manejo resultó en un escándalo de corrupción en el que el gobierno malayo desvió 4500 millones de dólares de muchas formas, entre ellas Petrosaudi. Con parte de ese dinero se financió la película "El lobo de Wall Street".

Dos documentos obtenidos en la filración de los FinCEN Files levantan sospechas sobre transferencias directas a los hermanos Pantin Short, por $ 5,3 millones, y otros $ 13,4 millones para una de sus empresas, Offshore Services Management, registrada en Islas Vígenes Británicas.

Además, varios correos electrónicos entre los hermanos Pantin Shortt y los directores de Petrosaudi muestran cómo estos exigen el pago de hasta 15 millones de dólares por sus "servicios" de intermediación, que debían ser depositados en la cuenta de Offshore Services Management.

Aunque el sobreprecio de los buques, el fraude de Petrosaudi y los cobros de comisiones por parte de los Pantin Shortt se conocieron relativamente rápido, esto no frenó la expansión del negocio familiar original de los hermanos: Cementaciones Petroleras Venezolanas (CPVEN). CPVEN registró subsidiarias en 10 países y las relaciones de los Pantin Shortt con Pdvsa se ampliaron, tanto que llegaron a tener contratos por más de 900 millones de dólares.

Tras el negocio con Petrosaudi, Gerardo Pantin Shortt quiso transformarse en un empresario de bienes raíces en Miami y Eduardo Pantin Shortt siguió dirigiendo varias empresas petroleras y de transporte; una de ellas la fundó con otros empresarios de renombre, como Oswaldo Cisneros y Gonzalo Fernández Tinoco.