La trama de los Clap alcanzó hasta el Mar Negro

ROBERTO DENIZ

Alex Saab buscó en el banco búlgaro Investbank un escape a la vigilancia financiera de varios países, pero la jugada, en vez de esconderlo, resultó reveladora. En tribunales de Sofía, la capital de Bulgaria reposan documentos con más pistas sobre el negocio de Saab con el régimen de Nicolás Maduro.

Los pagos realizados desde Caracas a las empresas con las que Saab y su socio Álvaro Pulido manejaron el negocio de los CLAP, terminaron en cuentas del Investbank, banco con fama de “manzana podrida” en Bulgaria por canalizar dinero proveniente del crimen organizado. Las cuentas eran controladas por Tsvetan Tsanev, un turbio abogado involucrado en varios escándalos en ese país.

Hasta 158 millones de dólares fueron congelados el año pasado por las autoridades búlgaras. Además de los fondos vinculados a compañías de Saab y Pulido en el negocio de los CLAP, como Asasi Food Fzc, Mulberry Proje Yatirim y Adon Trading Fze, también hay recursos de Pdvsa, igualmente manejados por Tsvetan Tsanev.

Poco después de que las autoridades búlgaras siguieran el rastro a los negocios de Saab, en abril de 2019 diputados venezolanos, entonces opositores y encabezados por Luis Parra, hicieron un viaje en secreto a Europa para abogar en varios países por los negocios y compañías de los empresarios colombianos. Una de las ciudades visitadas fue, precisamente, Sofía.

Además de Luis Parra, en la capital de Bulgaria estuvieron Richard Arteaga y Conrado Pérez. El objetivo de los viajeros era pedir el desbloqueo de las cuentas y fondos asociados a las compañías de Saab y Pulido, quienes para ese momento eran vigilados por varias unidades de inteligencia financiera del mundo.

Los diputados consignaron ante un funcionario de la Cancillería escritos dirigidos al primer ministro Boyko Borisov, alegando haber investigado las empresas de Saab y Pulido sin encontrar irregularidades. Además de los papeles firmados por los siete parlamentarios que viajaron a Europa, habrían entregado una carta con la rúbrica de Freddy Superlano -presidente de la Comisión de Contraloría de la Asamblea Nacional en ese momento-, quien no participó en la gira y ha denunciado la falsificación de su firma.

El abogado Tsvetan Tsanev rechaza tener a Alex Saab y a Pdvsa entre sus clientes. Sí reconoce, en cambio, su relación clientelar con Lorenzo Antonelli, el joven cuñado de la esposa de Alex Saab y responsable de la empresa Adon Trading Fze, registrada en Emiratos Árabes Unidos y con una homónima en Hong Kong. En Venezuela Adon Trading Fze ha sido representada por Ronald Ramírez Mendoza, a quien Nicolás Madudo designó presidente de Monómeros Colombo Venezolanos en diciembre de 2018, pero que nunca asumió el cargo al ser “inadmitido” por Migración Colombia en enero de 2019.

Los documentos judiciales revelan que Adon Trading Fze recibió algunos pagos correspondientes al contrato firmado entre Asasi Food Fzc y Corpovex por 345 millones de euros para el suministro de alimentos para los CLAP. El dinero debió llegar a una cuenta en el Investbank de Bulgaria, siendo el banco intermediario el Aktif Yatirim Bankasi de Turquía. La operación fue detectada y los fondos quedaron congelados en Bulgaria.