El trueque con México se quedó chucuto

ELÍAS CAMHAJI

JAVIER LAFUENTE

ROBERTO DENIZ

Uno de los últimos expedientes que Alex Saab, ahora detenido en Cabo Verde, ensayó para burlar las sanciones internacionales contra el régimen de Maduro se realizó a través de las empresas mexicanas Libre Abordo y Schlager Business Group. Se trataba de un “intercambio humanitario” de crudo de Pdvsa por camiones cisternas y maíz.

El pasado 18 de junio el Departamento del Tesoro estadounidense desnudó el esquema y sus protagonistas. Además de Saab y las compañías mexicanas, aparecían también los ciudadanos mexicanos Joaquín Leal Jiménez, Verónica Esparza García y su hija Olga María Zepeda Esparza.

A Joaquín Leal Jiménez el Gobierno norteamericano lo señala de ser el “conducto” del esquema ideado para evadir las sanciones contra la estatal Pdvsa.

Nuevos documentos revelan que además del petróleo recibido, Libre Abordo firmó dos contratos con la estatal Corpovex. El 13 de junio de 2019 la empresa se comprometió a enviar 1.000 camiones cisternas por un poco más de 139 millones de euros. Cuatro días después, el 17 de junio, Libre Abordo se comprometió a suministrar 200 mil toneladas de maíz por 56.193.900 euros.

Los papeles de aduana del primer embarque, llegado a La Guaira el 8 de abril de este año, indican que el valor de 309 cisternas fue de poco más de 18 millones de euros, casi 61 mil euros cada una. Este valor es menos de la mitad al reflejado en el contrato donde cada cisterna se tasó en 140 mil euros.

Fuentes del gobierno de Maduro aseguran que lo estipulado en los dos contratos llegó al país. Sin embargo, además del primer embarque, sólo se pudo confirmar el arribo de otro, también al puerto de La Guaira, en el que llegaron otros 243 vehículos tipo cisterna.

Pese a las sombras del negocio, en mayo pasado el Gobierno exhibió una larga hilera de los camiones cisternas de la marca china Foton, en la autopista Caracas-La Guaira.

Hoy la Unidad de Inteligencia Financiera mexicana investiga el rastro de los casi 200 millones de euros firmados entre la compañía mexicana Libre Abordo y el régimen de Nicolás Maduro.