La gerencia de Monómeros que se contrató a sí misma

ROBERTO DENIZ

Monómeros, el segundo activo más importante de Venezuela en el exterior después de Citgo, esconde una historia reciente: poco antes de dejar las riendas de la estatal venezolana, sus ejecutivos firmaron un contrato con una empresa privada que a la postre comprarían.

Pedro José Lugo Gómez dirigía a Monómeros desde finales de 2013. A punto de dejar la gerencia general de la compañía tomó decisiones. El 10 de diciembre de 2018, Lugo firmó un contrato por tres años para la “maquila de yeso agrícola” con Insapro S.A.S. Casi un año después, Lugo y otros exdirectivos de la estatal venezolana se convirtieron en dueños de Insapro.

Al momento de firmar el contrato, los rumores sobre la salida de Pedro Lugo eran incesantes. Ya el 20 de diciembre de 2018 un decreto de Nicolás Maduro, publicado en la Gaceta Oficial 41.550, confirmaba la designación de Ronald Alexander Ramírez Mendoza como presidente de Monómeros.

Ronald Ramírez, quien posee vínculos comerciales con Alex Saab -el principal contratista de Maduro- por su participación en la sociedad Adon Trading FZE, nunca asumió el cargo al ser “inadmitido” el 30 de enero de 2019 por las autoridades migratorias colombianas.

La estadía de Pedro Lugo en la productora y comercializadora de fertilizantes en Barranquilla se prolongó unos meses más, pese a haber firmado el “acta de entrega” de su cargo el 8 de enero de 2019. Terminó renunciando meses después, al poco tiempo de asumir la junta administradora ad hoc, designada por Juan Guaidó.

Con su renuncia, Lugo escapó de la tormenta administrativa que dejó en Monómeros, y huyó también del posterior sacudón que provocó a finales de 2019 Humberto Calderón Berti, exembajador del Gobierno interino en Bogotá, al denunciar una politización en la compañía.

Según el acuerdo sellado en diciembre de 2018, Monómeros debía pagar unos 41 dólares americanos a Insapro por cada tonelada de yeso producida. Entre 2019 y 2019, esos pagos rondaron los 170.000 dólares. Previamente, entre 2017 y 2018 hubo también pagos de Monómeros a Insapro por poco más de 500.000 dólares por contratos previos.

El contrato entre Monómeros e Insapro tiene otro lunar. En su gestión, Pedro Lugo también favoreció con contratos por unos 30 millones de dólares al Grupo Merco, holding presidido por el empresario Reginaldo Pérez Pérez. Fue la hija de Pérez, María Claudia Pérez Sarabia, quien fundó Insapro en 2016, empresa de la que ahora Pedro Lugo es propietario junto a otros exdirectivos de Monómeros.