En el Caribe flota una boya para las finanzas del chavismo

ROBERTO DENIZ

ISAYEN HERRERA

Un pequeño banco de Antigua y Barbuda, pero controlado por venezolanos, está en el centro de algunas operaciones financieras del régimen de Nicolás Maduro.

Antigua y Barbuda es una de las jurisdicciones con mayor opacidad bancaria, de acuerdo a índices internacionales.

Aunque fue creado en 2008, la suerte del North International Bank cambió a partir de 2016, cuando la Sudeban autorizó la operación del banco en Caracas.

Apenas meses después el North International Bank apareció en los pagos millonarios a intermediarios de los CLAP, como Group Grand Limited, la sociedad tras la cual se esconden Alex Saab Morán y Álvaro Pulido Vargas.

De acuerdo al contrato, el Gobierno debió pagar 425 millones de dólares a Group Grand Limited y el dinero debía pasar por el North International Bank.

El banco también ha fungido como corresponsal de transacciones financieras de entidades estatales como el Banco del Tesoro o el Bandes, según denunció en su momento el diputado Carlos Paparoni.

La cara visible del North International Bank es Jordán Silva Tugues, quien apareció en la firma de un acuerdo de patrocinio con el equipo de fútbol español Atlético de Madrid.

Otra muestra de que la suerte del North International Bank, desde 2016, marcha a contracorriente del desplome económico que se vive en Venezuela.