Interferón, un acto de fe con licencia presidencial

PATRICIA MARCANO

ISAYEN HERRERA

Hasta ahora no existe ningún tratamiento para tratar el Covid-19, tampoco un documento científico concluyente, público, que confirme la efectividad de cualquier versión de interferón en el combate de este nuevo virus.

Sin embargo, Venezuela le apuesta al Interferón alfa 2b, de origen cubano, como parte del tratamiento para los pacientes infectados. El Gobierno asegura que hay 16.500 ampollas disponibles y otras 20.000 vienen en camino, todas por el convenio Cuba-Venezuela

La OMS anunció a finales de marzo el inicio de unos estudios clínicos “históricos”, sobre cuatro posibles tratamientos para el Covid-19. Uno de ellos combina dos antivirales con interferón beta, no el Interferón alfa 2b de los cubanos.

Los interferones son proteínas que proveen inmunidad innata contra los virus. Por ese mecanismo natural “se tenía la esperanza de que los interferones fueran el antiviral ideal, pero no fue así”, aclara José Esparza, virólogo venezolano reconocido internacionalmente.

Científicamente se ha comprobado que los interferones son más eficaces si se combinan con otras terapias. Solos no aportan respuestas significativas. “No es la panacea que se pensó en un tiempo”, insiste Esparza.

El Ministerio de Salud incluyó al Interferón alfa 2b en el esquema nacional de tratamiento para el Covid-19, combinado dos antivirales, sin hacer advertencias de que este y los demás medicamentos son experimentales

Por eso el Centro Nacional de Bioética y la Academia Nacional de Medicina se pronunciaron, exigiendo que se informe a los pacientes sobre este uso experimental, se cumpla con el consentimiento informado y se aplique en casos excepcionales.

El gremio médico se resiste a usarlo en los hospitales, hasta ahora se sabe que lo han aplicado en algunos CDI. Mientras tanto, se configura un nuevo negocio millonario entre Cuba y Venezuela: una ampolla de Interferón alfa 2b cuesta 153 euros en España (170 dólares). Una referencia que permite sacar varias cuentas.