Al rescate millonario de Sidor se le salieron las costuras

VALENTINA LARES

En 2014 se firmó el contrato para la construcción de una Máquina de Colada Continua que costó 108 millones de dólares, parte de un plan de “rescate” de Sidor, cuya producción venía en franco descenso.

La construcción de la máquina avanzó hasta 90 por ciento y se paralizó en agosto de 2019. Los recursos dejaron de fluir desde la empresa china Minmetals, que ahora solo ofrece yuanes.

Con el tiempo, el desgaste y la desidia en Sidor le quitó el carácter estratégico a la Máquina de Colada Continua. La siderúrgica no produjo una gota de acero en 2019, con lo cual la máquina no tiene insumos para funcionar.

Dicen los expertos que para echar a andar la Máquina de Colada Continua hace falta que el sistema eléctrico esté a punto. Si se prende como está varios estados del país se quedarían sin energía.

Mientras tanto, Sidor no cuenta con los recursos suficientes para liquidar conforme a la ley a los 400 trabajadores que han construido la Máquina de Colada Continua, que siguen cobrando sin acudir a la planta.

Los fondos para la construcción de la Máquina de Colada Continua provienen del Fondo binacional China-Venezuela. Una parte de los recursos sigue en China, que no envía dólares por las sanciones internacionales.

Sidor solo produjo en 2019 poco más de 700.000 toneladas de pellas (su capacidad es de 8 millones) pero ni una gota del acero que necesita la Máquina de Colada Continua.

La crisis eléctrica y la nula productividad de acero en Sidor son elementos suficientes para que los expertos aseguren que, aún si se finaliza la construcción de la máquina, esta no funcionará.