Envíanos
un dato

Buhoneros globales comercian con el coltán venezolano

Es una de las llamadas “tierras raras” y material estratégico para la industria de alta tecnología. Abunda al sur de Venezuela, junto a la frontera con Colombia. Y aunque el gobierno venezolano anunció en 2009 medidas para el control militar de los yacimientos, desde entonces no han hecho sino florecer rutas de contrabando internacionales en las que participan el narcotráfico y traders informales. En un clima de misterio, ahora el coltán venezolano amenaza también con convertirse en motivo de conflictos geopolíticos.

3/4/2012 9:33:42 AM

Comparte en las redes

Agazapados entre tantos avisos que cuelgan en la web, se asoman en Internet los primeros eslabones de una cadena de contrabando que empieza en yacimientos de los estados venezolanos de Amazonas y Bolívar, sustenta una economía sumergida –con actores del narcotráfico en el reparto- en países limítrofes como Colombia y Brasil y, luego de blanquearse a través de traders ubicados en antípodas como Corea del Sur, termina en los cerebros electrónicos de consolas de videojuegos, teléfonos celulares y misiles teledirigidos.

¿Qué mercancía ha dado lugar a esta enrevesada ruta del comercio semiencubierta? Se trata del coltán, el Oro azul del siglo XXI, requerido por las propiedades de conductividad y resistencia al calor de sus componentes –Columbita y Tantalita- para diversas industrias estratégicas.

Para los venezolanos, el coltán pasó a ser de un insigne desconocido o una denominación de ciencia ficción, a una realidad cercana gracias a un anuncio del presidente Hugo Chávez. “Ahora apareció un mineral estratégico que se llama coltán y hemos tomado la zona militarmente porque se lo estaban llevando para Colombia de contrabando”, dijo el primer mandatario el 15 de octubre de 2009. Su orden corrió por todos los medios de comunicación, pero no parece haber tenido un efecto determinante, de acuerdo a la siguiente investigación periodística desarrollada conjuntamente durante un año por reporteros del diario El Universal de Caracas, el sitio Armando.info, también de Venezuela, de Noticias Uno de Bogotá, con el apoyo del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) de Washington DC.