Envíanos
un dato

Rebelión en la Catedral

Ante las innovaciones del papa Francisco, la Iglesia en Venezuela no es monolítica. El único Cardenal criollo, Jorge Urosa Sabino, ha quedado en evidencia como un disidente de las reformas que llegan desde Roma. Sus posturas dividen al clero y dejan mal parado al bando conservador para su sucesión en el cargo de Arzobispo de Caracas. A su vez, por paradoja, refuerzan al sector progresista de una iglesia que hasta ahora se ha comportado como muro de contención frente al chavismo.

12/20/2015 1:07:29 PM

Comparte en las redes

“La Iglesia es una familia espiritual y la familia es una pequeña Iglesia”. Así ve el Papa Francisco a la institución que dirige desde marzo de 2013. Si se toma al pie de la letra esa imagen de espejos entre Iglesia y familia, entonces no debería sorprender que los cambios que Francisco, como patriarca, intenta impulsar en la familia, generen molestias y desacomodos entre sus miembros. De hecho, algunas de esas incomodidades, que pudieran expresarse como disensos abiertos, se comprueban en la jerarquía de la Iglesia Católica venezolana.

El aggiornamento que Francisco –quien cumplió 79 años este jueves– impulsa desde Roma en cuestiones como la comunión para los divorciados vueltos a casar, la aceptación en la fe de los hijos de las parejas no casadas, y algún encaje que naturalice a las parejas homosexuales, ha encontrado resistencias en costas venezolanas. Quizás la más importante, y hasta entonces solapada, se hizo sentir en agosto reciente cuando, apenas semanas antes de que se iniciara la segunda parte del Sínodo de la Familia en el Vaticano, un grupo de purpurados de cuatro continentes publicaban en Estados Unidos –originalmente, en inglés; un mes después apareció en España una edición castellana– el libro Once cardenales hablan sobre el matrimonio y la familia, en el que plantaban cara a los planteamientos de Francisco. El documento sorprendió sobremanera a los obispos venezolanos, pues entre los autores aparece el Arzobispo de Caracas, Cardenal Jorge Urosa Savino, el único latinoamericano en la empresa.