Envíanos
un dato

Los cárteles mexicanos controlan la caravana de ‘escorts’ venezolanas camino a la muerte

Seis de cada diez trabajadoras sexuales venezolanas asesinadas en el exterior desde 2012 estaban en México. En ese país se trata con frecuencia de chicas atractivas que trabajan como damas de compañía de alto nivel o mesoneras de sitios nocturnos, negocios manejados directamente por el crimen organizado. Son muchas las pistas que conducen al Cártel Jalisco Nueva Generación en la cúspide de este comercio de personas, con complicidad de otros como Los Cuinis y Tepito. A menudo la mercancía humana pasa a ser propiedad de capos y sicarios, con quienes conoce el infierno de los femicidios.

12/05/2019 0:00:00

Comparte en las redes

Venezuela es conocida por dos productos de exportación: belleza y petróleo.

A medida que el país se ha derrumbado política y económicamente, ambos productos han seguido siendo importantes para la supervivencia del país. El petróleo, aún con el declive de su producción, es la piedra angular de la economía, y la belleza, que en el pasado solía elevar la posición de Venezuela en los concursos internacionales, es en la actualidad una economía monetaria que está salvando a familias venezolanas de la inanición.

Con el gran fervor del país por la belleza, y los concursos de belleza que se celebran cada año para encontrar, por ejemplo, a la próxima Miss Venezuela, las mujeres hermosas son una copiosa mercancía en Venezuela que hoy está siendo explotada por bandas criminales internacionales. Los grupos de delincuencia organizada mexicanos y colombianos, que operan en Venezuela y fuera del país, buscan mujeres venezolanas debido a su reputación de apariencia exquisita y su potencial para obtener enormes ganancias como esclavas sexuales.

Hasta 2014, Venezuela estaba clasificada como un corredor de tránsito para mujeres traficadas de otras naciones sudamericanas. Pero en los últimos cuatro años, el país se ha convertido en un productor de mujeres para el comercio sexual.

Las experiencias de las mujeres han sido catastróficas. Desde 2012, al menos 19 mujeres venezolanas que trabajaron como escorts o camareras han sido asesinadas en varios países. La cantidad de asesinatos tuvo un aumento de 200%  después de 2017, cuando la crisis económica forzó a más venezolanos a emigrar a los países vecinos. Seis de cada diez de los asesinatos ocurrieron en México, pero otros tuvieron lugar en Colombia, Perú y Ecuador.