Envíanos
un dato

Una sobredosis de Farmacuba mató a la industria farmacéutica venezolana

Para surtir a los módulos de la Misión Barrio Adentro el gobierno venezolano acudió a la importación masiva de medicamentos cubanos. Según revela la data de cuatro años de embarques recibidos en el principal puerto del país, la estatal Farmacuba no sólo desplazó a las multinacionales que traían las medicinas de alto costo sino a los propios laboratorios venezolanos -entre ellos, algunos adscritos al Estado que importaba - que fabricaban fármacos esenciales como analgésicos y antiinflamatorios. Mientras las deudas con los grandes laboratorios superan los cinco mil millones de dólares, con Cuba se estableció un negocio en el que Venezuela ha pagado más de dos mil millones de dólares en los últimos 15 años.

14/04/2019 12:00:00

Comparte en las redes

La consulta médica no duró más de 20 minutos. Como si se tratase de la entrada a un cuartel, comienza con el registro del nombre, apellido, edad, y zona donde vive, datos exigidos en un tono con volumen suficiente como para intimidar y escucharlo afuera, en la pequeña sala de espera que se amolda a la estructura octogonal de los emblemáticos módulos de salud de la Misión Barrio Adentro.

Como la paciente explica que tiene varios días con fiebre y dolor de garganta, la doctora cubana busca un bajalenguas para ver las amígdalas. Pregunta de cuánto ha sido la fiebre; no la toma. Intenta auscultarla por la espalda moviendo el estetoscopio en el poco espacio que consigue entre la franela y el cuerpo. No hay historia médica ni récipe con indicaciones. Lo poco que escribe queda asentado en unas hojas blancas membretadas donde la galeno anota los datos de quienes asisten a consulta. “Toma, te vas a tomar esto cada doce horas”, y entrega al paciente una caja del antibiótico cefalexina de 500 miligramos, 24 cápsulas, marca Farmacuba.

Desde que el fallecido Hugo Chávez anunciara la creación del programa de salud Barrio Adentro en abril de 2003, primero como plan piloto en Caracas y luego ya formalizado como “misión” social en diciembre de ese mismo año, el Estado venezolano no ha dejado de importar medicinas cubanas. Venezuela pasó de ser un mercado que apenas recibía 0,53% de las exportaciones de medicamentos que salían de la isla en 1998, a ser destino de 97% de los fármacos producidos por laboratorios de La Habana en 2009, con lo que se convirtió en el destino casi exclusivo de sus exportaciones farmacéuticas hasta 2013.