Envíanos
un dato

La leche mexicana de los Clap: muchas marcas, poca calidad y casi un solo proveedor

Un nuevo análisis físico-químico solicitado por Armando.Info a investigadores de la UCV demuestra que la leche en polvo que en la actualidad se distribuye en el programa de asistencia alimentaria del Gobierno venezolano, aunque bajo nuevas marcas, sigue teniendo un pobre desempeño nutricional que pone en riesgo la salud de sus consumidores. Mientras tanto, un misterioso proveedor consigue monopolizar las importaciones y las ventas de México a Venezuela van en aumento.

La leche entera de vaca, que alguna vez tuvo mala prensa pero vuelve a recuperar su prestigio nutricional en todo el mundo, es un alimento que contiene grasa, calcio, proteínas, lactosa y agua en determinadas proporciones prescritas en estándares internacionales. Esta definición objetiva se diluye cuando se trata del producto que viene empacado con el descriptor de Leche en Polvo en los combos de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap).

El programa, concebido inicialmente como parte del sistema de economía comunal, ha terminado por ser un mecanismo de control social mediante el reparto más o menos regular de paquetes de comida. También resultó una jugosa oportunidad para importadores privados ligados al Gobierno de Nicolás Maduro, quien en 2016 lo ideó como su respuesta definitiva a la presunta Guerra Económica que, en su relato, protagonizan Estados Unidos y la burguesía venezolana contra él.

Aunque el negocio surgió antes de las sanciones impuestas por Estados Unidos, Canadá, Suiza y la Unión Europea, los intermediarios escogidos por el Gobierno se las vienen ingeniando en los últimos meses para eludir las trabas financieras y logísticas que suponen esas medidas. Lo que no parece cambiar es el modelo de maximización de las ganancias a costa de la salud de los consumidores, en su mayoría en los sectores más pobres: el producto que suministran como leche en polvo en los combos Clap es un engrudo de nulos valores nutritivos que no merece el nombre de leche.