Envíanos
un dato

El ‘condo’ de Miami que aparece en el caso de los US$ 1.200 millones de Pdvsa es refugio de (muy) ricos y (no tan) famosos

A partir de su inauguración en 2017, la Torre Porsche Design se convirtió rápidamente en un símbolo de lujo y ostentación en el Sur de Florida. Magnates de todo el mundo se refugian tras la discreción de sus cristales ahumados y de personas jurídicas casi anónimas. Pero en los últimos días dos investigaciones policiales sobre flujos financieros ilegales desde el exterior pusieron el edificio bajo un inconveniente foco. Un apartamento de más de cinco millones de dólares acaba de ser confiscado por la justicia a un gestor venezolano.

9/9/2018 12:00:00 AM

Comparte en las redes

No es poca cosa que la Torre Porsche Design destaque en el mercado inmobiliario tanto como en el imaginario de los habitantes y turistas que visitan el área metropolitana de Miami. En esa zona del Sur de Florida se construyen o ya se han erigido edificios de Zaha Hadid, Bjarke Ingels, Rem Koolhaas y el dúo de los suizos Herzog y De Meuron, es decir, una superliga virtual de los arquitectos de más renombre en el mundo. En medio de tanta competencia, el inexpresivo, casi espartano, cilindro negro enclavado sobre la arena de Sunny Isles, al noreste del condado de Miami-Dade, se ha ganado un puesto por méritos propios.

Puede que esos méritos no sean exactamente –o exclusivamente– de diseño, a pesar de lo que su nombre anuncia. El rodillo de fachada con cristales ahumados, con 60 pisos y casi 200 metros de altura, contrasta como un tubo de penumbra al lado de la luminosidad caribeña propia de la costa

Durante una entrevista reciente con Pablo de Llano, corresponsal en Miami del diario El País de Madrid, Gil Dezer trató de perfilar, sin filtrar muchos datos, quiénes eran los residentes de su exclusivo proyecto: “Grandes ejecutivos, famosos, algún cantante que escuchas todo el rato en la radio. Hay un tipo que es presidente de una bebida que tomas a menudo, un magnate del videopóker o un individuo que tenía una fábrica de Nike en Argentina, la vendió a la compañía y se retiró”, en aparente referencia, esto último, a Juan Pablo Verdiquio, propietario del apartamento 1205 y quien en Argentina manejaba la fábrica de calzados deportivos Extreme Gear. Otro magnate, el mexicano Carlos Peralta Quintero, fundador del grupo Iusa, tiene una residencia en el complejo.

En la enumeración, propia de un volante de ventas, hay ausencias notables. En cualquier caso, se comprende por qué Dezer incurrió en ellas. Entre los propietarios también están Andrea Romanello, la hija de un presunto capo de la mafia de Nueva York; el fundador en Brasil de la telegénica Iglesia Universal del Reino de Dios, Edir MacedoEl Obispo; Germán Rosete, el misterioso novio mexicano de una ex Miss Universo puertorriqueña; o René Gioia, un abogado brasileño señalado en 1997 como parte de un caso de lavado de dinero.

La mayoría de las unidades son propiedad de personas jurídicas, muchas de ellas amparadas bajo el título de Limited Liability Companies (LLC), una categoría que los extranjeros suelen preferir para incorporar sus empresas con accionistas extranjeros no contribuyentes. Ciertamente, frente a la fracción mayoritaria de inversionistas extranjeros, los propietarios estadounidenses en la Torre Porsche Design quedan en franca minoría.

De los 132 apartamentos listados en el registro en línea del Tasador de Propiedades de Miami-Dade, al menos doce son reconocibles como propiedad de clientes venezolanos (al menos, porque varias unidades son controladas por estructuras offshore que remiten a jurisdicciones como Saint Kitts-Nevis, Chipre, Islas Vírgenes Británicas o Delaware, cuyos beneficiarios no pudieron ser identificados para esta entrega).

Es la segunda nacionalidad con mayor presencia entre los propietarios de este condominio de lujo extremo, sólo después de los brasileños (19) y a la par de los rusos (12). El hallazgo da para la sorpresa, habida cuenta de la aguda crisis socioeconómica que atraviesa el país, que avienta todos los días a cientos o miles de refugiados al exterior.

Con la nueva exposición que el caso Money Flight brindó a este edificio de fábula, la pregunta sobre qué otros venezolanos poseen allí apartamentos cobró actualidad. La infografía anexa da respuesta a ella.

(Aclaratoria: Tener una propiedad en la Torre Porsche Design de Miami es un acto legítimo y de ninguna manera presume la comisión de alguna irregularidad por el propietario).

(Nota: el presente reportaje y la infografía que lo acompaña fueron elaborados a partir de informaciones públicas disponibles en la Oficina del Tasador de Propiedades de la Alcaldía de Miami-Dade, en la División de Corporaciones del Estado de Florida, y en medios de comunicación en línea).