Envíanos
un dato

Dos intermediarios panameños de los CLAP se salvan del tornado de sanciones 

La tensión entre los Gobiernos de Nicolás Maduro y Juan Carlos Varela no cesa. Pero la escalada de represalias comerciales que se libra desde ambas capitales curiosamente deja ilesas a algunas de las empresas que desde 2017 proveen mercancía al programa bandera del chavismo, los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (Clap). Dos de esas compañías muestran el perfil propio de empresas de maletín oportunistas.

15 April 2018

Comparte en las redes

Al veto recién impuesto por el Gobierno venezolano a casi un centenar de empresas panameñas se le ven las costuras. Los aspavientos y el discurso de los funcionarios del Gobierno de Nicolás Maduro sugieren una ruptura comercial con Panamá. Pero una revisión detenida de la lista negra de Caracas revela la meticulosidad con que las autoridades venezolanas se cuidaron de incurrir en “daños colaterales”, evitando así incorporar a empresas registradas o que operan en el istmo, que sirven de intermediarias en el negocio de provisión de alimentos importados para los Comité Locales de Abastecimiento y Producción (Clap) en Venezuela. Por cierto: tampoco aparecen entre los sancionados por el Gobierno panameño de Juan Carlos Varela.

Son los casos, por ejemplo, de FB Foods LLC y Wellsford Trading Corp, dos sociedades de papel incorporadas en la capital panameña que se han mantenido activas en los despachos de suministros para los Clap, programa que ya cumple dos años, diseñado para paliar los estragos de la escasez crónica de productos de primera necesidad entre los sectores populares, la clientela electoral del chavismo.