Envíanos
un dato

La historia de la cándida ‘petromiss’ y su mecenas espabilado

Haber participado en el concurso Miss Venezuela fue la bendición y la maldición de Claudia Suárez, primera finalista de 2006. Si bien le permitió realizar su sueño de trabajar en televisión, también la vinculó al magnate Diego Salazar y, a la postre, a la sonada ‘trama de Andorra’ que sirvió de canal para el desfalco de 2.000 millones de dólares a la petrolera estatal Pdvsa. Según documentos revelados recientemente por la prensa española, su ‘cameo’ en ese elenco ocurrió hace casi una década, pero sale a relucir justo cuando despegaba su carrera como animadora y empresaria.

04 March 2018

Comparte en las redes

Entre los cientos de mensajes de motivación que ha publicado Claudia Suárez en sus redes sociales, destaca uno: “La vida es realmente sencilla, pero insistimos en hacerla difícil”. Si alguien lo ha de saber es ella, la portentosa reina de belleza con futuro prometedor en la pantalla chica que depositó al menos un millón de dólares en la Banca Privat D’Andorra (BPA) y terminó escondiéndose de las cámaras.

El pasado 20 de enero, el diario El País de Madrid publicó una investigación en la que revela que dos ex altas funcionarias de la estatal Petróleos de Venezuela (Pdvsa) abrieron cuentas en esa institución bancaria, en 2008, para ocultar siete millones de dólares. Pero al final del texto, en un recuadro gris la historia da un giro inesperado cuando aparece el nombre de Claudia Suárez, la de los “piernones” de Globovisión, la “chiquita” de papá de 1,74 metros y la “bombona” de mamá, quien también hizo un depósito de un millón de dólares.