Envíanos
un dato

Con tortura y aislamiento castigan a presos relacionados con Oscar Pérez

Ocho funcionarios militares asistieron a la audiencia de presentación del 19 de enero de este año con heridas en rostro, abdomen, muñecas y piernas. Los dos civiles que los acompañaban llevaban una raja en la planta de los pies hecha con una navaja. Era tan evidente el maltrato que, antes de privarlos de libertad, el tribunal hizo un pronunciamiento especial para dejar constancia de su estado tras siete días de arresto por haber sostenido una videollamada con el piloto abatido junto a su grupo en El Junquito.

09/02/2018 2:00:00

Comparte en las redes

Un “Gloria al bravo pueblo” se oculta bajo la ropa del primer teniente retirado Gustavo Sandoval. Las primeras palabras del himno nacional de Venezuela están tatuadas en la parte alta de su espalda, entre los hombros, que cambiaron el peso de su hija por el de la tortura. Es 19 de enero de 2018 y su piel muestra las huellas en las muñecas, en los tobillos y, sobre todo, en el abdomen. Muchas de ellas quizás lleguen a ser indelebles, como su tatuaje.

Su nombre es el quinto que mencionan en la audiencia de presentación que arrancó casi al mediodía, en el Tribunal Militar Segundo de Control, con sede en Caracas. “Primer teniente Gustavo Sandoval”, el de Propatria, el hijo de Zoreli y Gustavo. Antes que él, ya habían mencionado al primer teniente Simón Torres Varela. Atrás quedó la alegría que sintieron el 26 de junio de 2014 al ver sus nombres en la resolución 005207 que les ratificaba sus ascensos. Ahora, sus nombres quedarán estampados, junto con los de otros seis militares y dos civiles, en un mismo expediente y en una lista de detenidos que no para de crecer. Lo harán junto a otro nombre: Óscar Pérez.