Envíanos
un dato

La isla de Barbados esconde el tesoro de Samark López

El empresario venezolano levantó sigilosamente una compleja estructura corporativa hasta que en febrero pasado el Departamento del Tesoro estadounidense lo acusó de ser el “testaferro” del Vicepresidente de la República, Tareck El Aissami. La filtración de los Paradise Papers ahora revela que su patrimonio empresarial es más amplio al bloqueado inicialmente por las autoridades norteamericanas y que la isla de Barbados fue la escogida para crear una suerte de holding que agrupara a las compañías con las que participó en el negocio petrolero y alimentario, entre otros, y a través de las cuales consiguió millonarios contratos con el gobierno venezolano.

11/19/2017 12:21:13 AM

Comparte en las redes

Disponible también en:

Este reportaje se encuentra disponible también en:

Paradise Papers

Un cheque por 8 millones 500 mil bolívares, fechado en septiembre de 2010, es un hito en la carrera empresarial de Samark José López Bello. El pago –equivalente a 1,9 ó 3,2 millones de dólares, según cada una de las dos tasas de cambio oficiales existentes en ese momento en Venezuela–, le permitió a López Bello, con apenas 36 años de edad, asumir la mayoría accionaria de Profit Corporation C.A, una empresa de ingeniería fundada en los años 90. Un mes antes la habían adquirido Armando José Salazar Gibory y Marcos Rafael Cabello Bello, dos nombres que acompañarán a Samark López en varias de las compañías que acumuló sigilosamente hasta que el Departamento del Tesoro estadounidense lo proclamó “testaferro” de Tareck El Aissami, vicepresidente de la República.

Fue en febrero cuando la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC, por sus siglas en inglés) lo acusó de “prestar asistencia material” y “apoyo financiero” a El Aissami, a quien la administración de Donald Trump vincula con el narcotráfico. Las autoridades estadounidenses le sancionaon13 activos hasta en cinco jurisdicciones: Venezuela, Panamá, Islas Vírgenes Británicas, Reino Unido y Estados Unidos. “Hemos congelado activos, decenas de millones de dólares en activos que tendrán un impacto muy grande para El Aissami y su entorno”, resumió el secretario del Tesoro, Steve Mnunchin.