Envíanos
un dato

Venezuela dejó que Daniel Ortega la embaucara y no le gustó

Es bien sabido que el régimen de Nicaragua desvió los fondos recibidos desde 2007 de la cooperación internacional venezolana, unos 3.600 millones de dólares, para favorecer los negocios privados de la nomenklatura sandinista y del entorno personal del presidente. Ahora nueva documentación demuestra que Caracas tuvo conocimiento del timo, al que no dio consentimiento. Al menos desde 2012 las autoridades venezolanas se quejaron en comunicaciones internas de garantías poco adecuadas, pago en especies de cuotas que debían hacerse en efectivo, y triangulaciones no autorizadas con terceros países, por parte de su aliado en Managua

8/21/2016 3:29:09 PM

Comparte en las redes

Desde que el chavismo llegó al poder en Venezuela, hace 17 años, puso en práctica su llamada diplomacia petrolera. Convencido de la naturaleza regional de su proyecto, más ideológico que comercial, el régimen de Caracas asignó con largueza a gobiernos de la llamada Alianza Bolivariana de los Pueblos (Alba) y a aliados del Caribe insular recursos energéticos y financieros procedentes de las exportaciones petroleras, que no siempre buscaba recuperar. No, al menos, en dinero contante y sonante, aunque sí, con frecuencia, en réditos políticos.

Pero hasta esa dadivosidad interesada tiene límites. Según se comprueba en una docena de documentos oficiales de la empresa petrolera estatal, Pdvsa, a los que se tuvo acceso para este trabajo, la cooperación internacional venezolana encontró su no-más-allá en Nicaragua. Tomó nota de una situación que ya el periodismo independiente denunciaba desde 2007: que los fondos inyectados a través de la petrolera para incentivar pequeñas y medianas empresas o que formaban parte del convenio de financiamiento a largo plazo de la factura petrolera del país centroamericano estaban siendo privatizados en los hechos para costear la construcción de un emporio empresarial para la familia del presidente Daniel Ortega y su entorno, que hoy incluye medios de comunicación, hoteles, empresas eléctricas y distribuidoras de combustible.