Envíanos
un dato

El eslabón perdido de los negocios entre Buenos Aires y Caracas

Sin dejar rastro anda desaparecido José María Olazagasti, el oscuro lugarteniente del ministro kirchnerista de Planificación, Julio De Vido. Desde la sombra, aquel, y en público este, ambos fueron los artífices de la era dorada de los acuerdos comerciales entre la Casa Rosada y el Palacio de Miraflores, la mayoría de esos tratos sin obra visible, y algunos de ellos puntos de partida de causas judiciales que se empiezan a ventilar en Argentina. El secretario personal era quien manejaba con quién había que reunirse para qué negocio.

11/20/2016 12:10:53 PM

Comparte en las redes

Disponible también en:

Este reportaje se encuentra disponible también en:

“Misterioso, callado y ambicioso”. Poco se sabe de él, de cómo operaba, poco habló con los medios de comunicación durante el tiempo que estuvo junto a Julio De Vido, el poderoso y controvertido ministro de Planificación de los gobiernos de Néstor Kirchner y Cristina Fernández (viuda) de Kirchner, quien además se convirtió de hecho en el embajador comercial de Buenos Aires en Caracas. A pesar de ser la mano derecha –la agenda, los oídos, incluso, dice algún diario platense, el tesorero de la insulina–, del ministro De Vido, de ascender de asesor personal a Jefe de Ceremonial y a tener funciones casi de Secretario de Estado, José María Olazagasti es casi un fantasma del que pocos hablan porque poco saben, o por miedo, o en otros casos por considerarlo un “personaje marginal” dentro del Gobierno kirchnerista y un traidor. Aunque al margen, apartado y en la sombra, Olazagasti fue quien logró llevar a ciertos empresarios de su país a negociar con el Gobierno Bolivariano en sus múltiples viajes a Caracas. Tango y salsa que se mezclaron en el fideicomiso Venezuela-Argentina y que fueron música para su bolsillo y un cambio en el ritmo de vida de este empresario de origen vasco.

Villa Lugano es el segundo barrio más grande de la ciudad de Buenos Aires, una suerte de 23 de Enero porteño -por el militante barrio obrero de Caracas-, un bastión peronista de la Capital Federal. Fue este el lugar que en 1974 vio nacer al hijo de “El Vasco Olazagasti”, dirigente histórico del justicialismo. El padre era amigo de Julio De Vido, hoy diputado nacional, con el que estaba en una sede partidaria a nivel local. “Viene de muy abajo socialmente, incluso en 2002, antes de que Néstor Kirchner llegara al poder, le pedía trabajo a empresarios argentinos porque estaba recién empezando y era un tipo muy humilde”, cuenta el periodista Francisco Olivera, del diario La Nación y autor junto a Diego Cabot del libro Hablen con Julio (2011).