Envíanos
un dato

Cualquier Jhon Quiroz es bueno para cerrar el caso del Concesionario La Venezolana

A Jhon Quiroz se le ha visto de copas por Colombia. Mientras, la justicia bolivariana mandó a pedir a un homónimo en Panamá, a quien primero encerró en la cárcel y luego apenas le dijo perdón antes de soltarlo. La Fiscalía venezolana todavía no reconoce en público que perjudicó a un ciudadano equivocado. ¿Error o práctica común? Mientras el caso se dilataba, los magistrados colombianos aprobaron la extradición del verdadero implicado en el fraude que afectó a 7.000 personas, quienes pagaron importantes cifras para comprar automóviles de marca china, pero que nunca recibieron.

11/27/2016 12:02:29 PM

Comparte en las redes

Metieron preso al que no era. La justicia venezolana extraditó, imputó y encarceló a un hombre que estafó a las casi 7.000 personas que confiaron en el Concesionario La Venezolana para comprar un carro que nunca obtuvieron. Pero resulta que no era él sino un tocayo. Esta es la historia de Jhon Quiroz, el escapista.

Lo mandaron al Internado Judicial El Rodeo II, según una nota de prensa que la Fiscalía General de la República envió a todos los medios el 29 de marzo del año pasado, y allí debería estar si no fuera porque en el penal no hay registro de él. Ni siquiera para quienes piden verlo en días de visita. Más aún, porque el auténtico Jhon Quiroz –el estafador– no solo anda por Colombia, sino que desde allá ha venido haciendo alarde de su libertad en los perfiles de los números de teléfono desde los que ha dado señales de vida.