Envíanos
un dato

El cuatro venezolano made in China

El Gobierno de Nicolás Maduro le entregó a China la fabricación a gran escala del cuatro venezolano. Ha privado más la política de masificar el instrumento, con el propósito de sumarlo al archiconocido Sistema Nacional del Orquestas Infantiles y Juveniles, creado por José Antonio Abreu, que la calidad que supone su artesanal armado. No es, como parece, solo una resignación cultural o una contradicción con el discurso nacionalista de los históricos camaradas de la autodenominada revolución bolivariana. Cada unidad fabricada en el Lejano Oriente es un negocio para los importadores y termina costando casi lo mismo que la guitarrilla fabricada en el país.

12/18/2016 11:39:14 AM

Comparte en las redes

Disponible también en:

Este reportaje se encuentra disponible también en:

Yo nací en esta ribera del arauca vibrador...

El cuatro venezolano suena diferente. Exaltado con la calificación de “Patrimonio Cultural de la Nación” por el gobierno del presidente Nicolás Maduro en 2013, sufrió en paralelo el desprecio de las autoridades, que optaron por mandar a construir en China esta guitarrilla de cuatro cuerdas para los niños del proyecto Alma Llanera del Sistema Nacional de las Orquestas Juveniles e Infantiles de Venezuela (Fesnojiv).

Durante tres años ha sido un secreto a voces, pero aún hoy se reacciona con asombro y algo de vergüenza en los pasillos del “sistema”, como popularmente se conoce al proyecto que en 1975 fundó el maestro José Antonio Abreu, cuando se pregunta por los cuatros fabricados en China. “Yo he visto pocos, los que tiene el núcleo para los niños”, responde con temor un lutier en una de las 440 sedes del Fesnojiv.

Las cifras confirman, más bien, que son miles los cuatros importados desde China por la Fundación Musical Simón Bolívar (Fundamusical), un ente creado en 2011 y adscrito desde su nacimiento al Ministerio del Despacho de la Presidencia y Gestión de Gobierno para regir al Fesnojiv.