Envíanos
un dato

Javier Bertucci: el pastor que predica como importador

El líder de la Iglesia Maranatha en Venezuela es también un empresario que ha avistado en la dinámica de la economía venezolana la posibilidad de hacer crecer su propio peculio. Sin que el propósito quedara claro, el pastor tanteó la posibilidad de presidir una sociedad en un paraíso fiscal, de acuerdo con la documentación del bufete Mossack Fonseca

3/29/2016 11:26:57 AM

Comparte en las redes

El aire acondicionado se siente con fuerza apenas se entra al salón, las sillas de plástico blancas están alineadas, un grupo de jóvenes prueba el sonido y las cámaras y los fieles de la Iglesia Maranatha de Venezuela, la más grande en su estilo y con el mayor número de seguidores en el país, comienzan a ocupar los asientos. Unos están enfocados en alguna lectura, otros sólo conversan y se ponen al día. A simple vista el salón podría albergar a unas 300 personas, pero esta vez parece que no se llenará. La estrella principal, el pastor Javier Bertucci, no estará hoy encabezando la ceremonia.

Mientras los fieles se acomodan en las sillas vacías, la banda, compuesta por un joven en la batería eléctrica, otro en los teclados, un guitarrista, dos coristas y un cantante líder, ejecuta los primeros acordes de la canción que da la bienvenida al templo. En las tres pantallas dispuestas en el salón, al estilo de un bar asiático de karaoke, aparece la letra para que los asistentes la sigan y canten. Sigo creyendo que a mi lado Cristo está. La victoria él, la victoria él me dará. Todos cantan con euforia y pasión, aplaudiendo y llorando a la vez.