Envíanos
un dato

El oficial que ordenó hacer filas en un periódico

El principal diario del centro de Venezuela y segundo del país, ‘Notitarde’, sirve de escenario para un experimento, singular hasta para la era chavista, de clara impronta militar: un coronel del Ejército se puso al frente de la empresa. Fue parte de la racha de compras de medios que capitales cercanos a la revolución hicieron de manera nerviosa de 2013 a 2015. Los resultados, periodísticos y de negocio, dejan que desear. Pero el compañero de promoción de Carlos Osorio y Pedro Carreño sigue deseando aprender de los reporteros a su servicio.

27/08/2017 21:57:11

Comparte en las redes

Disponible también en:

Este reportaje se encuentra disponible también en:

“Un coronel ha llegado a la redacción”, era el mensaje que circulaba entre los periodistas y empleados del diario Notitarde cuando el oficial del Ejército Ramón José Carrasco Oropeza, ese primer semestre de 2015, llegó a tomar las riendas del periódico con sede en Valencia, capital del estado de Carabobo, al centro del país. Nunca antes se había visto a un militar, en todos los años de la autodenominada Revolución Bolivariana, al timón de un medio informativo. 

Los dos años posteriores al fallecimiento del presidente Chávez, en marzo de 2013, estuvieron marcados por el cambio de dueños en algunos medios de comunicación, tanto en la capital venezolana como en el interior del país. Procesos de compra-venta que en su mayoría resultaron ser opacos y donde se evidenciaron cambios en líneas editoriales, esfuerzos por censurar a los periodistas, disminución de unidades de investigación, renuncias, despidos injustificados y autocensura. El caso de Notitarde no fue diferente, síntomas del socialismo del siglo XXI que el chavismo preconiza y donde los militares han abarcado desde puestos políticos hasta negocios.