Envíanos
un dato

No hay Moros en la casa verde

Un secreto a voces rompe el cerco que la cautela impone en el barrio El Callejón de la ciudad de Cúcuta: Nicolás Maduro Moros pasó temporadas en la casa número 8-98. Los vecinos saben que allí habitan, como fantasmas, algunas claves para descifrar hasta dónde llega la raigambre colombiana del presidente venezolano. Algunos susurran sus hipótesis, la mayoría callan sus certezas. La vivienda quedó a cargo de un primo del mandatario, que ahora la alquila a extraños.

1/17/2015 11:29:56 AM

Comparte en las redes

Cúcuta. - Las paredes tienen manchas de grasa y moho negro, y la capa de pintura se está desconchando. La casa está completamente pintada de verde, con excepción de algunos bordes. Tiene dos ventanas y tres puertas: metálicas, de color blanco, también sucias. En la parte de arriba, 12 columnas de cemento se alzan en la construcción de un segundo piso que no se culminó.

Para llegar a la casa verde, número 8-98, hay que cruzar la frontera con Colombia por el estado Táchira, entrar al Departamento Norte de Santander (al noreste del país) y caminar por el Barrio El Callejón de la ciudad de Cúcuta hasta la avenida 9. En las aceras hay grandes árboles que sombrean las calles bajo un sol que arrecia hasta elevar la temperatura a unos 33 grados.

--¿Es allí donde vivió Nicolás Maduro?

--¿Por qué lo pregunta? -contesta con recelo un mecánico que trabaja en uno de los siete talleres de la cuadra. No quiere ser él quien lo diga: llama a un compañero para que responda.

--¿Qué voy a saber yo? Pregunta allá— dice el otro riéndose, con picardía. Y señala a los mecánicos del taller de al lado.

Allí también callan por unos segundos. Uno de los trabajadores rompe el silencio: asiente y no dice más.