Envíanos
un dato

La construcción frustrada de la soberanía farmacéutica

Cuatro grandes proyectos de fábricas de medicamentos están retrasados o paralizados en distintas partes del país. Los convenios internacionales responsables de esos trabajos no cumplieron. La propuesta de soberanía farmacéutica quedó en promesas y los venezolanos hoy peregrinan por farmacias con anaqueles vacíos.

19/10/2014 9:24:23

Comparte en las redes

Era la cuarta vez que su hijo convulsionaba por no tener el medicamento. El jarabe Valpron -que solo cuesta 7 bolívares- evita que su cuerpo se sacuda de forma rápida e incontrolable a causa de su enfermedad. Pero no se consigue. Ángel Toro, de la farmacia La Floresta –ubicada en el municipio Guacara, estado Carabobo-, fue uno de los portadores de la mala noticia: “No tengo nada para la epilepsia”, recuerda haberle contestado al padre desesperado. Es uno de los casos que más han conmovido en lo que va de año a este vendedor, que responde de forma similar a quienes acuden a su local en busca de antigripales, multivitamínicos, antihipertensivos, desparasitantes, anticonceptivos. De todas las ramas, dice. No sabe que a pocos kilómetros de su negocio debía construirse un Complejo Farmacéutico Socialista destinado a abastecer a toda Venezuela y a los países de la Alianza Bolivariana para Nuestra América (Alba). Ni que en Mérida, Miranda y Anzoátegui se ubicarían otras fábricas de medicamentos, que, como las de Guacara, jamás se concretaron.

El expresidente, Hugo Chávez, prometió, entusiasta, que en el país habría soberanía farmacéutica. Pero eso no se cumplió: cuatro complejos farmacéuticos -impulsados por el Ministerio de Salud (Mpps) mediante convenios internacionales- no se construyeron, aun cuando el Gobierno nacional firmó acuerdos con empresas extranjeras y aprobó recursos para su ejecución. La planta de medicamentos de una universidad (que solía fabricar, entre otros, los anti-convulsionantes que aquel padre urgido buscaba en la farmacia de Guacara) pasó a manos del Estado en 2010 para la recuperación de su producción, lo cual tampoco se cumplió.