Envíanos
un dato

Una región condenada al contrabando

En la frontera del estado Zulia con Colombia el contrabando ha dejado de ser una costumbre ancestral de la etnia Wayuu para convertirse en la única oportunidad de sobrevivir.

12/10/2014 9:21:47

Comparte en las redes

El viernes 22 de agosto, el presidente Nicolás Maduro prohibió mediante un decreto la exportación de hasta 89 productos e insumos de consumo masivo como parte del esfuerzo que está haciendo su Gobierno para reducir el contrabando hacia los países vecinos de Venezuela. Esa disposición es sin duda un contratiempo para las personas que aquí en Maracaibo viven de trasegar bienes hacia Colombia a través de la porosa frontera con el departamento de la Guajira. El trayecto de 100 kilómetros que separa a la capital del estado Zulia con Maicao, la primera ciudad colombiana tras cruzar la alcabala de Paraguachón, se convierte en un viacrucis de tres o más horas para salvar los retenes colocados por la Guardia Nacional Bolivariana, que detiene a casi todos los vehículos para revisar los baúles e identificar a los pasajeros.

El gobierno venezolano está convencido de que esa y otras medidas –como incorporación voluntaria de supermercados, farmacias y pequeños comercios a un programa de captura de las huellas digitales de sus clientes- lo han ayudado en su propósito de garantizar el abastecimiento. La Fiscal General de la Republica, Luisa Ortega Díaz, reforzó esa impresión al asegurar que hasta el jueves 25 de septiembre habían sido detenidas 814 personas “por incurrir en el delito de contrabando de extracción”, de las cuales 651 estaban presas. Es un mensaje claro: el gobierno va en serio.