Envíanos
un dato

Moris Beracha: “¡No conozco a nadie a quien Illarramendi haya estafado más que a mí!”

Respuestas de Moris Beracha enviadas por escrito a ICIJl Ante las acusaciones del síndico John Carney en las que involucra a Moris Beracha como un aliado de Illarramendi en la estafa que él realizó, el empresario venezolano alega que él ha sido una víctima más del Ponzi y que no tenía conocimiento de las operaciones fraudulentas realizadas por Francisco Illarramendi.

04 April 2013

A continuación, se presentan las respuestas completas de Beracha, enviadas por escrito al Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés):

-    El síndico John. J Carney dijo en su demanda contra usted que usted ayudó a mantener el esquema Ponzi de Illarramendi al inyectar dinero fresco al esquema a cambio de “tarifas exorbitantes y sobornos”, y a través de su red de contactos en Venezuela, incluyendo oficiales del gobierno. El alega que usted e Illarramendi hicieron más de 170 millones de dólares en transferencias electrónicas vía compañías offshore. ¿Cuál es su respuesta a estos cargos?

Lo primero que debo decirle es que puedo asegurar que yo nunca tuve conocimiento de que Illarramendi estaba estafando a nadie hasta que se hizo público el procedimiento en su contra. Es tan así que durante varios años llevamos a cabo operaciones financieras con el grupo Michael Kenwwod, grupo que él dirigía, siempre con el aval de una de las más prestigiosas instituciones financieras a nivel mundial como lo es Credit Suisse. Lejos de estar involucrado yo en las denuncias hechas en contra de Illaramendi, lo que soy es una más de las muchas víctimas. Para esta fecha, me deben a mí y a varias empresas en las que tengo participación, un total de US$ 140,787,894.  ¡No conozco a nadie a quien Illarramendi haya estafado más que a mí! Y adicional al daño patrimonial, debe sumarle el daño que ha causado a mi reputación, luego de más de 25 años de impecable trayectoria profesional en el sector financiero, siempre llevando a cabo operaciones absolutamente normales y transparentes, a través de empresas reguladas por las autoridades financieras de los mercados en los que hemos operado.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse