Envíanos
un dato

Carlos Escotet, el banquero temeroso

LOS SECRETOS DE WIKILEAKS

El banquero venezolano quiso aclarar el alcance de su relación con una empresa venezolano-iraní después de que un sitio web asegurara que a través de Banesco se borraban transacciones financieras” del régimen de Mahmoud Ahmadinejad.

Al banquero venezolano Juan Carlos Escotet, presidente de Banesco, le preocupaban los comentarios que relacionaban a su banco con instituciones financieras de Irán porque eran falsos. Así se lo manifestó en una reunión al embajador de Estados Unidos en Caracas, Patrick Duddy, el 28 de septiembre de 2009.

Era la segunda vez en doce meses que Escotet, dueño del banco privado con el mayor porcentaje de depósitos captados en Venezuela, manifestaba a la legación estadounidense las implicaciones de una posible investigación en la imagen de la institución. “Hasta el más conservador y honrado banco venezolano puede ver contaminada su reputación internacional debido a los lazos del gobierno con Irán y la presencia del Banco Internacional de Desarrollo en el sistema bancario venezolano”, le confesó a Duddy.

Todo había comenzado con una equivocación. Un portal en la web, Newsmax, publicó una nota con la firma de Kenneth Timmerman en la que se afirmaba que el régimen de Mahmoud Ahmadinejad “estaba borrando transacciones financieras por intermedio de instituciones financieras venezolanas como el Banco Occidental de Desevento (Banesco), el cual tiene relaciones con el Banco Saderat en Irán”.

La embajada notó que el nombre nada tenía que ver con la institución capitaneada por Escotet. En aras de la transparencia, el banquero reconoció que ofrecieron servicios básicos de cuentas corporativas a la empresa Veniran Tractor, una compañía de capital venezolano e iraní. Y también detalló en qué consistía dicho servicio: “Veniran Tractor también trabaja con el Banco Canarias, Banco Provincial, Banco Agrícola, Banco Internacional de Desarrollo y Banco Industrial. A estas dos últimas instituciones se envían los fondos recibidos como producto de las ventas a Bolivia y Nicaragua, para lo cual Banesco recibe los fondos. Todas esas transacciones se realizan con una Declaración Jurada de Transferencia”.

A la legación estadounidense le parecía un texto muy ambiguo y lo interpretaba así: “Banesco recibe un pago inicial de Nicaragua y Bolivia en nombre de Tractores Veniran y luego transfiere ese dinero al Banco Internacional de Desarrollo (una filial del Banco de Desarrollo de Exportación de Irán en Venezuela, que opera desde enero de 2008) y al Banco Industrial, tal vez después de convertir el pago a moneda local en el Banco Central de Venezuela”.



¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.

A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia.

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

Gracias por leernos. Recuerda que al final del texto puedes contribuir con nuestras investigaciones, disfrutar otros formatos y leer otras historias.