Envíanos
un dato

Los últimos rescatistas del Deportivo Petare

Fue fundada en 1948 y tuvo una trayectoria llena de glorias deportivas. Pero desde hace 25 años la franquicia es un ave fénix del balompié profesional, que cada tanto resurge de sus fracasos financieros e institucionales con nuevos dueños, colores y motes, desde el ‘equipo lácteo’ al ‘chocolatero’. Ahora el club que se ha conocido como Deportivo Italia, Chacao, Italchacao y, por fin, Petare, recibe una enésima oportunidad de la mano de una pareja de hermanos, los Savarese, con pergaminos futbolísticos y una carrera empresarial  que incluye contrataciones con el Estado venezolano y algunas relaciones controversiales.

07/06/2020

Español
timer

Después de pasar más de una década en la formación de jóvenes promesas del fútbol en la academia Fratelsa, el 17 de febrero del 2018 Hugo y Giovanni Savarese anunciaron la adquisición del Deportivo Petare F.C, uno de los equipos de más solera de la capital venezolana. El club pasaba así a tener entonces su sexta administración en la historia, que aceptaba el desafío de traerle de vuelta aquella gloria de cuando la sala de trofeos estaba a tope, se llamaba Deportivo Italia -fundado en 1948- y logró en el siglo pasado ganar cinco torneos de primera división, con seis subcampeonatos.

En competiciones internacionales se hizo con varios hitos, como ser el primer club de Venezuela en clasificar a una Copa Libertadores y en ganar a una oncena brasileña. Una brillante hoja de vida que no le salvó de la crisis económica que atravesó el país a partir de los noventa cuando pasó del oro competitivo al naufragio deportivo y económico, con la franquicia cambiando de propietarios y de nombre, hasta llegar a sus actuales dueños, poseedores de un largo historial deportivo que incluye además varios goles marcados en la cancha de los negocios.

Hugo y Giovanni Savarese son dos hermanos que desde pequeños asumieron el fútbol como una pasión, inculcada por su padre Carlo Savarese, un inmigrante italiano que, como muchos, insistió con sus hijos que en Venezuela las pelotas aparte de sacarlas de jonrón, podían también patearse. Así pues, Hugo, el menor, se destacó a los once años al anotar el tercer tanto que le dio a Venezuela el triunfo en el IV torneo internacional por la Copa de la Amistad, el 8 de febrero de 1988. Más tarde, terminó jugando con varios equipos italianos de serie B para luego radicarse definitivamente en el país, en lo que fue una carrera trunca que le dio tiempo libre para monetizar en otras áreas.

En cambio, Giovanni a los 17 años logró disputar hasta 24 partidos con la selección venezolana de fútbol, la Vinotinto. Obtuvo una beca para estudiar en la Universidad de Long Island, en Estados Unidos. Alcanzó el hito de ser el primer futbolista y entrenador venezolano de la Major League Soccer (MLS), la liga de fútbol más importante de ese país, y en 2007 entró al Salón de la Fama de Fútbol Estadounidense, al consolidarse como el máximo goleador del equipo Metrostars, hoy New York Red Bulls, lo que también le valió el apodo de El Bombardero del Bronx.

Pero no solo el fútbol mantuvo unidos a estos hermanos, que sobre el terreno de los negocios crearon Fratelsa Sport Club en 2004, una escuela de entrenamiento de fútbol infantil y juvenil que les abonó el camino para ser tridente junto a Alejandro Giraud, con quien comparten el manejo de los asuntos del Deportivo Petare Fútbol Club y antecedentes de contrataciones con el Estado venezolano. Son los más recientes, y quizás los últimos, rescatistas del Deportivo Petare.

ArmandoInfo

Por la vía del trueque

Realmente, el Deportivo Petare poco tiene que ver con el barrio popular de chabolas, el más grande de Caracas, de Venezuela y, según el lugar común, de América Latina, que le dio su actual nombre. Petare llegó a estamparse en la camiseta del deportivo gracias a un acuerdo con la alcaldía del Municipio Sucre, del estado Miranda, que constituyó su penúltimo vaivén en 2010. Pronto, cinco años después, fue entregado a un grupo de inversionistas que fracasó con ubicar al equipo en  posiciones destacadas de la tabla del fútbol venezolano, así que lo ponen en venta a finales del 2017.

Un miembro de la directiva anterior del Deportivo Petare -y que no quiso revelar públicamente su identidad- confirmó a Armando.info que prefirió la de los Savarese a otras dos ofertas por el equipo, más por un tema intuitivo que otra cosa, pues asegura que por la operación no recibió “ni un bolívar a cambio”. La única condición que impuso la directiva para ceder la franquicia fue tener el 100% de las ganancias de algunos jugadores específicos que el Deportivo Petare pudiera vender a otro club, preferiblemente del exterior. Algo que hasta ahora no ha ocurrido.

La oportunidad parecía buena para la operación pues en 2017 el equipo había descendido a tercera división, el peor momento de su historia. La franquicia estaba francamente devaluada, tanto, que fue regalada a unos nuevos dueños que le salvaron de jugar en el foso de las categorías futbolísticas tras obtener un cupo en segunda división. El boleto lo compraron al Atlético Guanare, con el que gestionaron además el traspaso de sus diez mejores jugadores al repotenciado cuadro capitalino.

De este modo se dispuso el nuevo renacimiento del Deportivo Petare F.C. en febrero de 2018. Era el club en el que, curiosamente, los hermanos ítalovenezolanos jugaron profesionalmente cuando no cumplían ni los 20 años de edad. Un renacimiento que, por ahora, cosecha solo optimismo: “Se está yendo por muy buen camino, se tiene lo mejor de lo mejor y la gente interesada por el proyecto. Va a tener un gran futuro”, dijo Giovanni en referencia al Petare, en una entrevista transmitida por el podcast Detrás de la Cancha el 1 de mayo de este año.

chevron_leftDesliza la imagen para ver máschevron_right

zoom_inHaz click sobre cada imagen para ampliar

Socio a la sombra

Aunque Hugo Savarese es el vicepresidente del Deportivo Petare F.C., es quien mejor posa de la directiva en las reuniones y ruedas de prensa para informar acerca de la rehabilitación del estadio de fútbol Brígido Iriarte, al centrosur de Caracas, y cuya recuperación física representa el proyecto actual más ambicioso que saca adelante el conjunto petareño junto con los equipos Atlético Venezuela y Estudiantes de Caracas F.C. Fuentes consultadas declararon que esa restauración total saldría entre 600.000 y un millón de dólares. Adicionalmente, y de acuerdo con datos obtenidos por Armando.Info para una investigación sobre el Atlético Venezuela, el césped remozado del estadio sale en 420.000 dólares y el sistema de iluminación ronda los 480.000 dólares.

Esta figuración de Hugo Savarese no es fortuita. Entendidos en el tema futbolístico venezolano lo señalan como la verdadera cabeza del equipo, ya que su presidente -y socio de los hermanos para esta jugada- Alejandro Enrique Giraud Puy Arena, mantiene un bajo perfil. Tan bajo, que la prensa deportiva apenas lo presenta como “empresario” y escasamente se ha dejado retratar en un par de fotos del club, acomodado en la sombra de la fama de la icónica dupla de los Savarese y con una discreción que preserva su figura de accionista de dos empresas familiares.

Con sus hermanos, heredó de sus padres las compañías H. Giraud M.CIA, C.A. y Venezolana de Embarcación (Vene-embarques). Ambas bajo el paraguas de Grupo Giraud, fueron constituidas en 1959 y 1996 respectivamente y se dedican a los servicios aduaneros y de transporte terrestre, aéreo en el Aeropuerto Internacional de Maiquetía y marítimo en el puerto de La Guaira, estado Vargas, para el comercio internacional. La gerencia actual de este emporio la tiene el hermano del presidente del Petare, Horacio Giraud Puy Arena, que en 2013 presidió la Cámara Venezolana de Almacenes Generales de Depósito (Cavedal) y quien desde el 2018 dirige la Asociación de Agentes de Cargas y Aduana de Venezuela (Asocav).

A pesar de ese largo recorrido empresarial, el Grupo Giraud tuvo como fiel cliente al Estado venezolano recién entrado el siglo XXI, según ha quedado registrado en el RNC. Primero fue H. Giraud M.CIA con Funvisis en el año 2000 y luego en al menos dos oportunidades con Movilnet, CANTV, la Corporación Venezolana de Telecomunicaciones (Covetel) y la Empresa de Distribución de Productos e Insumos Venezuela Productiva, todos entre 2014 y 2018.

En ese tiempo, la empresa también fue el agente de aduanas de empresas privadas como Banplus, la televisora Globovisión -específicamente en 2014- y de organismos multilaterales como la Unicef y la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Con la segunda compañía, Venezolana de Embarcación, la familia Giraud atracó en Puerto Cabello, ciudad portuaria del estado Carabobo, y le prestó servicios de aduana y transporte a Movilnet, de nuevo, y a la Corporación Venezolana de Comercio Exterior (Corpovex) en 2017. Actualmente ambas siguen habilitadas para contratar con el Estado.

ArmandoInfo

Esas no han sido las últimas apuestas empresariales de la familia Giraud. El mismo año en que él se estrenó como gerente, Alejandro constituyó con sus hermanos e hija otras compañías homónimas a las venezolanas, como fueron Vene-embarque LLC y Trade Atlantic LLC en el estado de la Florida, Estados Unidos, y Vene-embarque Inc en Panamá, país en el que había establecido otra empresa, Inversiones Algales, el 29 de agosto del 2016.

Un año antes de esa expansión financiera, en marzo del 2017, Vene-embarque, la de Venezuela, fue una de las doce empresas privadas que figuraron en una alianza estratégica con la estatal Bolivariana de Puertos (Bolipuertos) para “contribuir en la dinamización de la actividad portuaria del país y la optimización de procesos, con la misión de impulsar el sistema portuario a su modernización, eficiencia y calidad”, como lo señaló el ente público en su página web.

Los Savarese también convirtieron a la academia Fratelsa en una franquicia internacional que extendieron a Nueva York desde julio del 2007 –inactiva, según consta en el registro público de empresas domiciliadas en esa ciudad– y con la fundación de Fratelsa Sport Internacional, con sede en la capital española Madrid, en julio del 2016.

chevron_leftDesliza la imagen para ver máschevron_right

zoom_inHaz click sobre cada imagen para ampliar

Alianza viole(n)ta

Probablemente Alejandro Giraud y el Deportivo Petare no aparecerían en esta historia si Hugo Savarese no hubiese tenido mala fortuna como director técnico del Metropolitanos F.C., designado desde junio de 2014 hasta finales de 2015. En esa gestión firmó a Michelle di Piedi como el primer futbolista de nacionalidad italiana en jugar en Venezuela –cuyos detalles del contrato no fueron públicos– pero eso no fue suficiente para evitar el irregular desempeño del club en ese período.

La tarjeta roja fulminante le llegó a esa dirección técnica cuando un fallo legal de la Federación Venezolana de Fútbol (FVF) en diciembre de 2015 ordenó el descenso a segunda división del plantel violeta, alegando que Hugo alineó indebidamente al jugador Anderson Arciniegas en un partido –esencial para la permanencia en la categoría de oro– contra el JBL del Zulia.

Juan Carlos Ferro y Mariano Díaz, directiva y fundadores en 2012 de Metropolitanos, protestaron y demandaron al Consejo de Honor de la FVF en un tribunal civil que impugnó la decisión como medida cautelar. Pero, por temor a posibles represalias de la FIFA -que prohíbe la injerencia de las cortes ordinarias en temas meramente futbolísticos y federativos- terminaron abandonando el conflicto y aceptando el descenso. Poniendo fin así a lo que fue considerado por periodistas y analistas deportivos como uno de los episodios más vergonzosos de la liga de fútbol nacional, siempre fértil para episodios confusos. Para Hugo Aldo Savarese ese fue su último partido.

Ese impase legal no fue nada extraño para Ferro y Díaz, abogados egresados de la Universidad Santa María, acostumbrados ya para esa fecha a conflictos de ley que constantemente los han relacionado con mafias judiciales del país.

El nombre de Mariano Díaz, por ejemplo, se hizo público durante las averiguaciones sobre el asesinato del fiscal Danilo Anderson ocurrido en 2004. Según una investigación para la época del diario Últimas Noticias, un testigo del caso aseguró que Díaz propuso un soborno al funcionario, un mes antes de su muerte, por la liberación del banquero Ignacio Salvatierra tras el breve golpe de Estado contra Hugo Chávez, del 11 de abril de 2002. En esas investigaciones, Díaz fue señalado como miembro de la banda Los enanos, un grupo de extorsión y sobornos que floreció en el sistema de justicia venezolano.

Pero los Savarese no repararon en esa historia y aparte involucraron a Fratelsa con Metropolitanos en 2013, para el “desarrollo de su cantera de jóvenes talentos en las categorías infantiles y juveniles para su formación competitiva”, según anunció la academia de fútbol en sus redes sociales.

En ese entonces, Giovanni comenzaba como director técnico del legendario New York Cosmos -la franquicia que en algún momento de los años 70 fichó a Pelé y a Franz Beckenbauer-, al que le dio cinco finales y tres victorias en la North American Soccer League (NASL).

Durante ese exitoso paso como director técnico, Giovanni Savarese firmó a figuras del balompié venezolano como Juan Arango y Yohandry Orozco. Desde esa posición también firmó un convenio con el controvertido abogado venezolano Mariano Díaz: en el acuerdo se preveía la eventual cesión de jugadores de la plantilla del Cosmos a Metropolitanos F.C, en calidad de préstamos.

“Favorece que mi hermano y yo seamos de cierta forma parte de la cabeza de ambos clubes. Él facilita las cosas para que se haga esto”, opinó Hugo Savarese en entrevista publicada por la revista El Heraldo, en referencia al pacto.

ArmandoInfo

Mariano Díaz y Juan Carlos Ferro en el anuncio del acuerdo internacional. Foto Instagram Metropolitanos F.C.

Seis años después, el 19 de diciembre del 2019, Mariano Díaz fue uno de los nueve pasajeros a bordo de la aeronave siniestrada cerca del Aeropuerto de Charallave Oscar Machado Zuloaga que no dejó sobrevivientes. En el accidente también fallecieron el empresario Alejandro Suagart Bonnet, investigado por la Asamblea Nacional por presuntos hechos de corrupción, y Humberto Vivanco, un militar que fue contratista del Estado de acuerdo con el trabajo especial Outsourcing Militar.

La cancha quedó pequeña

La ambición de los Savarese en el mundo de los negocios tiene un comienzo distinto al de enseñar a niños y adolescentes a maniobrar balones. Poco tiempo después de ese inicio remoto, casi desaparecido y que no asoman en anécdotas públicas, los hermanos fueron contratistas del Estado venezolano que lideraba entonces Hugo Chávez Frías.

Todo comenzó en noviembre del año 2002 cuando los hermanos registraron Inversiones Fratelsa C.A. enfocada en el entrenamiento e instrucción deportiva “y al ramo de la ingeniería y construcción”, según detalla el Registro Nacional de Contratistas (RNC). Un peculiar objeto social que satisfizo primero la pasión por el fútbol y luego la profesión de Hugo Savarese, quien es ingeniero civil graduado de la Universidad Central de Venezuela (UCV). La empresa obtuvo ocho contratos con el Estado venezolano entre 2004 y 2007, casi todos otorgados por Corpovargas, institución de obras públicas del estado costero Vargas (hoy La Guaira).

La compañía se encargó de la estabilización de taludes en la Escuela Bolivariana de Naiguatá, una obra que fue considerada por el entonces presidente Chávez en su mensaje anual de gestión del 2004 como la de “mayor relevancia de ese tipo”, detallando que tuvo un monto de 124 millones de bolívares, alrededor de 64.000 dólares según el cambio oficial del Banco Central de Venezuela (BCV) para el momento.

El presidente, en esa misma rendición de cuentas dirigida a la Asamblea Nacional, informó de la ejecución de varios proyectos para “generar condiciones más seguras para los pobladores y visitantes”, en épocas en las que las lluvias seguían recordando a los deslaves que dejaron miles de pérdidas humanas y materiales en la región litoral en diciembre de 1999.

Con ese fin la compañía de los Savarese realizó trabajos para el control de sedimentos de la quebrada Maternidad en Macuto, en 2004, y para la minimización de riesgos en la cuenca del río Camurí Grande en 2007. Además de que construyó una presa para la retención de sedimentos en el río Migueleno –en otra serie de contrataciones que Corpovargas otorgó a 21 empresas más para obras similares en 2005– por un monto de poco menos de 2.500 millones de bolívares, o 1,3 millones de dólares según la tasa oficial de ese momento. Un informe del ente regional reportó que la obra contaba con un avance financiero del 59,39%  para el 28 de abril del 2006.

ArmandoInfo

Informe de Corpovargas publicado en 2005, sobre el avance de algunas obras civiles en la entidad; incluye las ejecutadas por Fratelsa.

Con el programa de Rehabilitación de Viviendas de Barrio, que arrancó inicialmente con 6.650 millones de bolívares  –3,4 millones de dólares- para restaurar 1.109 viviendas en el estado Vargas, también Inversiones Fratelsa tuvo participación al intervenir algunas en los sectores populares del Mamo y Valle de la Cruz, de la parroquia Catia La Mar. Se desconoce cuánto del monto total del proyecto fue asignado a la empresa.

Inversiones Fratelsa también levantó, contratada por la estatal Pdvsa, una represa en la quebrada de la microcuenca de El Algodonal en la parroquia Antímano, esta vez en Caracas, la capital venezolana, en 2007. Para el año siguiente, la empresa haría una actualización de junta directiva y un segundo aumento de capital, luego de uno inicial en 2003.

Armando.info contactó a Hugo Savarese y Alejandro Giraud a través de la dirección de prensa del Deportivo Petare y solicitó entrevistas para conocer más sobre sus negocios y trayectorias. Sin embargo, la respuesta fue negativa, según confirmó el jefe de prensa del club, Alejandro Liporacci.

El coronavirus detuvo el partido

Recientemente, Giovanni Savarese, que ahora dirige al Portland Timbers de Oregón, en el extremo noroccidental de Estados Unidos, ha sido mencionado en las redes sociales por fanáticos como un posible candidato para asumir la dirección técnica de la Vinotinto, luego de que Rafael Dudamel renunciara hace meses al puesto y antes de la designación del portugués José Peseiro. Se puede inferir que habría sido la coronación de un propósito para Savarese, pues varias veces ha confesado que ese es uno de sus máximos sueños.

El proceso de escogencia del reemplazo de Dudamel se vio entorpecido por la pandemia global del coronavirus. Durante el receso, de la noche a la mañana, la Federación anunció la contratación de Peseiro, con lo que frustró la candidatura, todavía latente, de Giovanni Savarese.

También la calamidad de la Covid-19 detuvo los movimientos de tierra en el estadio Brígido Iriarte de El Paraíso, obra que supervisaba el propio Hugo Savarese en su condición de ingeniero. Los planes terminaron de detenerse para el Deportivo Petare y los demás equipos cuando la Federación Venezolana de Fútbol anunció la suspensión de la competición de las principales divisiones el viernes 15 de mayo.

Nuevamente, la meta del club para ascender a primera división ha quedado inconclusa. Desde que le pertenece a los Savarese y Giraud, el deportivo no ha logrado hacerse con una victoria que refresque el viejo palmarés del Deportivo Italia, travestido como Deportivo Petare.

chevron_leftDesliza la imagen para ver máschevron_right

zoom_inHaz click sobre cada imagen para ampliar


Armandogram (Versión AMP)

Armando.Info moderniza su plataforma brindando historias en formato AMP, especialmente diseñado para celulares.

Ver aquí versión AMP


¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.

A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia.

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

Gracias por leernos. Recuerda que al final del texto puedes contribuir con nuestras investigaciones, disfrutar otros formatos y leer otras historias.