Envíanos
un dato

Todos los hombres de la partida de nacimiento del presidente

Esta es la crónica de un viaje para ninguna parte. Un esfuerzo de más de un año por localizar el acta de nacimiento de Nicolás Maduro, la pieza clave para zanjar la polémica sobre la verdadera nacionalidad del mandatario venezolano, llevó al equipo de Armando.info hasta lo único que tiene para mostrar el registro civil de la parroquia La Candelaria de Caracas: unas hojas digitalizadas. Más allá se extiende una tierra incógnita donde yace el documento original, de existir y según diversas versiones, dentro de una caja fuerte, tras la permanente invocación de “razones de seguridad de Estado”, y con una custodia personalizada en la que al menos cuatro cancerberos se dedican día y noche a obstaculizar el acceso a sus folios.

10 September 2017

En el registro civil de la parroquia de La Candelaria, en el centro de Caracas, debería estar una supuesta partida de nacimiento de Nicolás Maduro Moros. Se trata del acta 2823 del folio 435, según la cual el hoy presidente de Venezuela habría sido presentado ante esa oficina el 27 de noviembre de 1964, dos años y cuatro días después de su nacimiento en la capital de Venezuela. Pero la constatación de la existencia de ese documento no resuelve el misterio de su verdadera nacionalidad.

Desde que en enero de 2013 se le impuso con fórceps como presidente encargado de la República, durante la invisible agonía del comandante Hugo Chávez en Cuba, y más tarde, ya fallecido el líder revolucionario en el Hospital Militar de Caracas, cuando en abril de 2013 obtuvo la presidencia en unas reñidas elecciones, el lugar de nacimiento de Nicolás Maduro se convirtió, más que en un tema de controversia pública, en un tema de Estado. La Constitución vigente prescribe para el primer mandatario la condición de ser venezolano por nacimiento. Si se comprobara de manera fehaciente que Maduro nació en otro país y detenta otra nacionalidad, calcularon factores de oposición, se podría vencer hasta el obstáculo de un Tribunal Supremo férreamente controlado por el chavismo para recorrer una vía expresa rumbo a la destitución del presidente y la convocatoria de nuevas elecciones. 

El cálculo no era infundado. Sobran los testimonios que aseguran que el ex canciller y actual presidente tuvo en la infancia y adolescencia una relación cercana con la vecina Colombia. Un reportaje publicado en este website en 2015 daba cuenta de una casa familiar en Cúcuta, ciudad del departamento de Norte de Santander de donde sería oriunda la madre del presidente, Teresa de Jesús Moros. Documentos difundidos por diversos medios demuestran que el padre, Nicolás Maduro García, con antepasados en las antiguas Antillas Neerlandesas, estudió en la localidad de Ocaña, en la misma provincia colombiana. Poco contribuían a resolver el acertijo genealógico de Maduro los jerarcas del chavismo que, tratando de dar explicaciones concluyentes sobre el lugar de nacimiento del presidente y su identidad, daban más mecha a la discusión con versiones frecuentemente encontradas. Por ejemplo, en 2013 el gobernador del estado de Táchira, José Vielma Mora, aseguró que Maduro había nacido en el sector El Palotal de la población de San Antonio del Táchira, fronteriza con Colombia. Hermann Escarrá, el jurista predilecto del chavismo, se ha referido al presidente en diversas oportunidades, incluidas algunas sesiones de la actual Asamblea Constituyente, como “Nicolás Alejandro Maduro Moros”, intercalando un segundo nombre de pila que no aparece asociado al mandatario ni en los papeles del Tribunal Supremo ni en su ficha del Consejo Nacional Electoral. 

En medio de todas estas peripecias, la partida de nacimiento de Maduro pasó a ser una pieza clave para descifrar el enigma. El equipo de Armando.info ha podido dar con un rastro del documento luego de año y medio de intensas revisiones en los registros civiles del municipio Libertador, en el centro-oeste de la capital venezolana.

Sometidos al capricho kakfiano de sus responsables, al deliberado desorden que supone completar en Venezuela una diligencia personal, y a las distintas declaraciones de los voceros del régimen chavista -como Vielma Mora-, que durante 2013 dieron hasta tres nombres de parroquias distintos como sitios de nacimiento del gobernante venezolano en distintas entrevistas, los miembros del equipo empezaron una búsqueda por turnos en todos los registros de Caracas hasta mediados de octubre de 2016. Entonces un fallo de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia reveló que el presidente estaba inscrito en La Candelaria.

Así se daba un caso quizás insólito: el de un presidente cuyo lugar de nacimiento quedaba declarado por decreto. Pero la decisión permitió concentrar los esfuerzos de rastreo en ese registro, ubicado en la avenida Urdaneta de la capital venezolana.

ArmandoInfo

Mapa de la Parroquia La Candelaria

Cada dos viernes, como lo establecen las reglas arbitrarias de consulta del registro, un miembro de este equipo revisó los tomos donde se asientan las presentaciones de los recién nacidos. Se optó por revisar los libros comprendidos entre 1962 y 1967, bajo la premisa de que Maduro, para iniciar sus primeros estudios, debía haber sido inscrito en la educación preescolar con un documento oficial durante sus cinco primeros años de vida. No hubo necesidad de llegar tan lejos. En un tomo de finales de 1964 que sólo contiene actas digitalizadas se encuentra la partida de nacimiento del presidente de Venezuela.

Para solicitar ese documento en el registro de La Candelaria los interesados deben presentarse entre lunes a jueves antes de las 7:00 de la mañana, hora en que empiezan a repartir los números para atender las peticiones. Sólo entregan 80 números y hay personas que llegan a las 4:00 de la madrugada para asegurarse de completar la diligencia en un día. Durante el apogeo de las protestas contra el régimen, ocurridas entre abril y agosto de 2017, hubo incluso quien pasaba la noche para estar entre los primeros. El aumento de las peticiones de las partidas de nacimiento se correspondía con el éxodo de los últimos meses de los venezolanos.

Muchos de los libros que revisó el equipo de Armando.info tenían sus índices arrancados. Cuando, a manera de prueba, se solicitó al registro una de las partidas anteriores a la de Nicolás Maduro, pero también contenidas en el mismo libro, correspondiente al ciudadano José Eliseo Arias, se pudo constatar que el tomo original no estaba disponible para las consultas del público, pero sí se podía sacar una fotocopia del acta escaneada. Es una diligencia que confirma el hermetismo y misterio que encubre al tomo donde está registrado el nacimiento del presidente de Venezuela.

Asunto de Estado

El registrador de la parroquia de La Candelaria, Camilo Ángel, no precisa el destino de la partida de nacimiento de Maduro. “Quedó en resguardo”, resume. “Decirte como tal dónde está, no lo sé. El Sebin (N. de R.: siglas del Servicio Bolivariano de Inteligencia) como policía política asumió el resguardo de esa información, pero en este momento no se si está en manos de ellos o de la Presidencia de la República, la Alcaldía de Libertador o el Consejo Nacional Electoral”.

Se trata de “una información confidencial” por tratarse de “un asunto de Estado”

Ángel asegura que él la ha visto. Da fe de ella porque, dice, varias veces firmó copias cuando Maduro era diputado -llegaría a ser presidente de la Asamblea Nacional por poco más de un año, entre enero de 2005 y agosto de 2006-, pero ahora advierte que se trata de “una información confidencial” por tratarse de “un asunto de Estado”. “Es el presidente de la República”, justifica.

“Igual fue con Rafael Caldera, con Jaime Lusinchi y otros. Es una información confidencial y eso ha pasado con todos los presidentes de la República, no solo con Nicolás”.

El acta de Maduro está en uno de los pocos libros escaneados del año 1964

Al frente de la Dirección de Registros Civiles del Municipio Libertador, Manuel Gil, tampoco dio noticias de la partida de nacimiento. Escapa de sus competencias, advirtió. Pero minutos después llamó al registrador de Candelaria para advertir sobre esta búsqueda precisamente cuando un miembro del equipo de Armando.info le consultaba a su subalterno por qué solo muestran una copia escaneada.

A diferencia de otras, el acta de Maduro está en uno de los pocos libros escaneados del año 1964. Se trata, en palabras del registrador, de un plan piloto de digitalización que ha incluido –casualidades de la vida– el tomo que contiene la información sobre el nacimiento del mandatario. “Como estamos en una transición no hay un orden”, resume. “En Antímano y El Valle han digitalizado todo, pero esa información como tal no la manejamos”.

Armando.info no ha podido verificar la autenticidad del documento mediante una experticia técnica. Se pudo establecer, sí, que el libro original está fuera del edificio del registro de La Candelaria y reposa dentro de una caja fuerte, bajo la responsabilidad de Irving González, director de la Oficina Nacional de Registro Civil. Esta oficina depende del Consejo Nacional Electoral (CNE) y funciona en el segundo piso de la sede que el organismo comicial tiene en el antiguo edificio Caracas Teleport de Plaza Venezuela, en el municipio Libertador. González, empleado del CNE desde diciembre de 2014, fue nombrado de forma temporal en el cargo el 10 de mayo de 2017.

Además de Camilo Ángel, Manuel Gil e Irving González, apenas un grupo reducido de personas de la Oficina Nacional de Registro Civil conoce por qué sólo se puede consultar una imagen escaneada del acta de nacimiento del Presidente. Es un misterio que este equipo no ha podido confirmar. Pero para llegar al despacho de cualquiera de ellos primero hay que pasar por el filtro de Gutiérrez, el personaje que en toda oficina pública venezolana hace las veces de lazarillo entre la burocracia.

En rigor Gutiérrez es mucho más que un lazarillo. Los vecinos del callejón que colinda con la parte trasera del edificio del registro, donde hay una entrada secreta a estas oficinas, dicen que es el guardián del lugar. Los taxistas que hacen vida en el callejón lo llaman cuando ven a algún sospechoso merodeando la zona para saber si él los conoce. En varias oportunidades Gutiérrez ha corrido a los rateros que hurtan repuestos o violentan las entradas de los negocios aledaños al registro. Lo ha hecho de noche y a golpes, cuentan, y también avisa a los trabajadores de los locales vecinos cuando ha visto algún intento de robo tras haberse despertado con los ruidos.

En una oportunidad, Gutiérrez comentó estar allí cuidando la partida de nacimiento de Maduro

Hay quienes dicen que en su pasado fue policía, otros tantos evitan explicar por qué vive en la oficina del registro civil de La Candelaria. Pero en una oportunidad comentó estar allí cuidando la partida de nacimiento de Maduro. Esa noche, cuentan testigos que narraron esta historia con la condición de que se resguardara su identidad, tenía unos tragos de más.

De día Gutiérrez –flaco, moreno, vozarrón imponente– abre las oficinas del registro, organiza las colas, entrega copias de las partidas de nacimiento solicitadas e incluso estaciona el vehículo de Camilo Ángel. Es un hombre de su confianza. Ambos entran y salen del registro por la puerta de atrás. Gutiérrez no aceptó una entrevista solicitada y delegó en Ángel la autorización.

De lejos

Esa acta de nacimiento solo ha podido verse a lo lejos cuando la enseñó la presidenta del Poder Electoral, Tibisay Lucena, durante una entrevista concedida al periodista Vladimir Villegas, de Globovisión, el 10 de octubre de 2013. Lucena quería zanjar entonces la intensa polémica surgida en torno a la nacionalidad de Maduro, que había sido investido como jefe de Estado seis meses antes, luego de imponerse por estrecho margen en las sobrevenidas elecciones convocadas para elegir al sucesor del fallecido presidente Hugo Chávez.

Otros elucubraban que tenía, al menos, doble nacionalidad, porque su madre, Teresa, había nacido en esa ciudad fronteriza con Venezuela

Sus detractores y buena parte de la prensa opositora sostenían entonces que era colombiano. El exrepresentante de Panamá ante la OEA, Guillermo Cochez, llegó a mostrar un supuesto documento que aseguraba que el presidente había nacido en Cúcuta justo un año antes de la fecha de nacimiento declarada en los documentos venezolanos. Otros elucubraban que tenía, al menos, doble nacionalidad, porque su madre, Teresa, había nacido en esa ciudad fronteriza con Venezuela. Todas las sospechas adquirían ciertos visos de verdad porque además Nicolás Maduro y sus hermanas mayores, María Adelaida y Josefina, poseen números de cédula consecutivos. Y ellas están inscritas para votar en la parroquia San Pedro, una zona de clase media baja en el suroeste de Caracas, donde el gobernante vivió parte de su infancia.

Lucena, ficha de confianza del chavismo en el organismo electoral, no ofreció muchos detalles del supuesto documento oficial: apenas dijo que Nicolás Maduro había nacido en una policlínica de Caracas y que estaba inscrito en la parroquia de La Candelaria. La confirmación oficial del lugar donde está su supuesta acta llegó en octubre de 2016 cuando la Sala Constitucional, en respuesta a una solicitud de “acción innominada de control de la constitucionalidad” introducida por el entonces consultor jurídico de Maduro, Elvis Amoroso, confirmó que Maduro es ciudadano venezolano por nacimiento, que había sido presentado en la parroquia de La Candelaria, que no posee otra nacionalidad, y que “ha cumplido y cumple con los requisitos señalados en los artículos 41 y 227 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, para ejercer el cargo de Presidente Constitucional de la República Bolivariana de Venezuela”.

Con todo, un espeso velo sigue ocultando el documento a investigadores y curiosos. Convertida en uno de los secretos más resguardados del Caribe, la partida de nacimiento está siendo tratada con el disimulo de los grandes misterios que atesora el Vaticano en sus archivos. El celo ha contribuido a aumentar las sospechas.