Envíanos
un dato

Rafael Lacava ahora quiere ser como Mandela

En siete años de Gobierno en Puerto Cabello, su extravagante afición por el fútbol suena más que su gestión como alcalde por el PSUV: su hijo quedó reclutado en La Masía, viaja cada tres meses a Barcelona y construyó un centro de entrenamiento de dimensiones colosales. Visto por muchos como un burgués de closet, las cosas parecen ponerse en orden con su pretensión de dirigir la Federación de Fútbol, un deporte con el que pretende reunificar a Venezuela.

25 September 2015

Messi en una gigantografía chutando a gol. Piqué en otra hace un pase de cabeza. Toda la alineación del equipo ganador de la Champions 2015 en foto oficial, también a tamaño gigante. Si no fuera porque en otra pared el espacio lo ocupa el presidente de Venezuela Hugo Chávez pasando el balón a Diego Armando Maradona, se podría pensar que se visitan unas instalaciones del F.C. Barcelona o que se está en un club de fans del conjunto blaugrana en España. Pero no es un club de fans, sino una escuela deportiva. Y no está en España, sino en Venezuela. Es la Academia Puerto Cabello Te Quiero, un complejo deportivo en el estado Carabobo, al noroeste de Venezuela, ideado por su alcalde, Rafael Lacava.

Las instalaciones tienen dos pistas para fútbol 11 y cuatro para fútbol base, gimnasio, vestuarios, duchas. Y la Casa Club, con habitaciones, comedor, salas de esparcimiento, de estudio. “Esto fue un récord Guiness, producto de la gigantesca pasión no solo mía, sino de la gente que me acompañaba para que esto sucediera”. ¿Quién ayudó a construir este gran complejo de tan alto presupuesto para una alcaldía de interior? Según Lacava, el empresariado de la ciudad. “Hay estructuras aquí que son solo financiadas por ellos, por la confianza que da tener un alcalde serio, que si pide recursos no se lo va a gastar en aguardiente, en cosas personales. Lo que he pedido ha sido únicamente para esta ciudad. Los alcaldes anteriores se llevaban el dinero con otros fines”. Repetirá una y otra vez a lo largo de día y medio el discurso de la pasión, de la ayuda de los demás por la confianza, de la ayuda de los empresarios.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse