Envíanos
un dato

La Maternidad marchó con el Batallón 51 a la mortalidad

Un experimento impulsado por el Ministerio de la Salud supuso confiar desde 2012 el servicio de Neonatología de la Maternidad Concepción Palacios de Caracas a un grupo de médicos-milicianos, graduados en Cuba, sin experiencia en Pediatría. Se les facilitó una vía expresa para graduarse de especialistas, pero, con todo, fracasaron. Su fracaso puede haber contribuido al salto de la tasa de mortalidad en uno de los principales centros materno-infantil de Venezuela.

19 September 2015

Comparte en las redes

Si en Termópilas fueron 300 los guerreros espartanos que se inmolaron para cambiar el rumbo de las guerras médicas, para la batalla por una medicina socialista, no mercantilista, Hugo Chávez eligió otro número cabalístico: 51. Es el número preciso de egresados en la primera cohorte de venezolanos de la Escuela Latinoamericana de Medicina (Elam) de La Habana, Cuba. En su honor, es también el nombre que el comandante bolivariano eligió para la brigada internacional de médicos –tanto venezolanos como extranjeros, pero todos formados en la Elam– creada en 2005 para cumplir misiones sanitarias en zonas apartadas de Venezuela, así como en el exterior: el Batallón 51.

Pero es cierto que no siempre se puede escoger el campo de batalla. A un grupo del Batallón 51 le ha tocado librarla desde 2012 en la trinchera del departamento de Neonatología de la Maternidad Concepción Palacios de Caracas. Las novedades en el frente no son buenas: su despliegue en la maternidad ha coincidido con un despegue de las cifras de muertes entre neonatos. Mientras, una verdadera guerra gremial se ha entablado entre médicos “profesionales” –cada vez menos– y médicos “revolucionarios” –cuya mayoría desertó, con algunos ya de vuelta al servicio–.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción


Registrarse

Registrarse

Ingresar

Ingresar

¿Revelamos juntos lo que poderosos quieren ocultar?

Ayuda a financiar nuestras investigaciones periodísticas.

Dona