Envíanos
un dato

Martin Lustgarten: el empresario venezolano que movió dinero sucio en tres continentes

Sospechoso de dos asesinatos en Venezuela y señalado de lavar más de 100 millones de dólares del narcotráfico colombiano, a finales del año pasado quedó libre de culpa en una corte de Estados Unidos. Pero los movimientos bancarios que no encontraron los fiscales quedaron guardados en Mossack Fonseca, cuyos documentos ahora muestran que hizo transferencias desde las compañías colombianas Induitex LTDA y SBT S.A., incluidas en 2013 en la lista Clinton por tráfico de drogas.

10 April 2016

Desde una pequeña oficina de 43 metros cuadrados en la Torre Kyra, en Campo Alegre –una de las zonas más costosas de Caracas–, el empresario austríaco-venezolano Martin Lustgarten Acherman logró armar una sofisticada y casi blindada estructura de lavado de dinero que le permitió movilizar una fortuna de más de 100 millones de dólares de dudosa procedencia en bancos de paraísos fiscales y salir “ileso” de un proceso judicial en Estados Unidos, en 2015.

Los Panama Papers revelaron como con la asesoría y asistencia del connotado bufete Mossack Fonseca & Co, en Panamá, Lustgarten constituyó más de una docena de empresas offshore y fundaciones privadas (sin fines de lucro) entre 2003 y 2014, que más tarde fueron señaladas en Estados Unidos como fachada para movilizar por igual dinero de inversionistas, importadores, bonos de la deuda venezolana, corrupción cambiaria de Venezuela y hasta capitales de empresas vinculadas con narcotráfico y paramilitarismo colombiano.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse