Envíanos
un dato

En el nombre del exmagistrado Dugarte

Los propietarios de la constructora Edivial afirman que el empresario César García Urbano-Taylor traspasó cuatro apartamentos a los hijos y un yerno del exintegrante del Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela, Marcos Tulio Dugarte, y de forjar un contrato para quedarse con la totalidad de una edificación en Caracas. Estas denuncias han despertado las sospechas de la Asamblea Nacional, que, recientemente, ha citado a los involucrados en este caso para iniciar una investigación.

04/12/2016 11:53:18

Español
timer

El terreno no podía ser más inestable. La Torre SMA (San Miguel Arcángel) –un cubo cristalino enclavado en el lujoso barrio caraqueño de Las Mercedes, en Caracas– ha emergido en mayo de 2016 en Venezuela, una nación con el mayor riesgo país del mundo y con un 85 por ciento de las empresas inmobiliarias en recesión producto de la creciente crisis económica. De ahí que su principal propietario, César García Urbano-Taylor, un abogado de 41 años de edad, haya erigido una escultura del arcángel en el interior del edificio corporativo para agradecer los favores celestiales por la construcción. “Fue un momento complicado (durante la edificación), pegamos un grito al cielo y pedimos a San Miguel que nos concediera una serie de milagros”, afirma en un video en el que se promociona esta obra.

Pero los detractores de García Urbano-Taylor creen que él ha recibido algo más que la bendición de un arcángel en sus florecientes negocios. El abogado es acusado de invertir dinero procedente de los bolsillos del exmagistrado del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) Marcos Tulio Dugarte en propiedades en Venezuela.

chevron_leftDesliza la imagen para ver máschevron_right

zoom_inHaz click sobre cada imagen para ampliar

Según un expediente consignado en la Asamblea Nacional, García Urbano-Taylor había traspasado 14 de 17 apartamentos comprados a la constructora Edivial a la compañía Actiempresa 2006 Inmuebles e Inversiones, perteneciente a Alejandro Rivero Romano, a finales del año 2010. El propietario de esta empresa –agrega el documento–, realmente, sería el exmagistrado Dugarte, quien, supuestamente, emplea a Rivero y García Urbano-Taylor como sus testaferros. “García Urbano-Taylor hacía continuas referencias al magistrado Dugarte, al que calificaba como ‘su inversionista principal’ y lo llamaba El Magis. Informó que El Magis había puesto dos apartamentos del proyecto La Tahona a nombre de su esposa, la notaria (Subgey Alejandría Saab Madriz)”, señala la misma denuncia.

De acuerdo con un correo enviado por el abogado García a los ingenieros Humberto y Enrique Padrón, copropietarios de la constructora Edivial, cuatro de esos apartamentos traspasados a la compañía Actiempresa estaban destinados a los hijos y un yerno del exmagistrado del TSJ: Daniela Mercedes Dugarte Briceño, Diana Victoria Dugarte Briceño, Marco Tulio Dugarte Briceño y Gustavo Adolfo Becerra La Cruz. La formalización de este trámite se haría en la Notaría de Río Chico, en el estado Miranda, dirigida en ese momento por la madre de García, Isabel Josefina Urbano-Taylor.

La familia Dugarte ha sido una referencia en parte de la vida del abogado García Urbano-Taylor. En su boda con Ana Carpio estuvo como invitada Mariana Dugarte Angarita, sobrina del exmagistrado e hija de Juan Carlos Dugarte (actual jefe del Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería), en noviembre de 2008. En fotos se les ve abrazados, como amigos, y sonrientes en un amplio salón del hotel Gran Meliá Caracas.

chevron_leftDesliza la imagen para ver máschevron_right

zoom_inHaz click sobre cada imagen para ampliar

La polémica familia Dugarte

Cuando Marcos Tulio Dugarte fue magistrado de la Sala Constitucional del TSJ estuvo involucrado en varios escándalos que oscurecieron su imagen pública. Su esposa, Subgey Alejandría Saab Madriz, y otras 13 personas fueron arrestados el 18 de abril de 2009 por estar relacionados con una notaría pública paralela. Todos fueron imputados por cometer los delitos de falsa atestación de funcionario público, asociación para delinquir, peculado de uso, tráfico de influencias y corrupción. Pero apenas estuvieron seis meses en la cárcel, pues un tribunal les dictó una medida sustitutiva de libertad.

En mayo de 2012 otra noticia salpicaría a Dugarte. Luis Velásquez Alvaray, un exmagistrado prófugo, concedió una entrevista al canal internacional SoiTV para acusar a varios funcionarios del Estado venezolano de estar involucrados con supuestas mafias del narcotráfico.

“Es el abogado de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en Venezuela”

Velásquez Alvaray lanzó un zarpazo contra Dugarte: “Es el abogado de las Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) en Venezuela”. Ismael García, un parlamentario que se había separado de las filas del chavismo para militar en la oposición, persistió en la denuncia. Según el diputado de la Asamblea Nacional, el magistrado y el exjefe de la Dirección de Inteligencia Militar (DIM) Hugo El Pollo Carvajal habían huido del país sudamericano debido a las acusaciones hechas por Velásquez Alvaray.

Pero Dugarte desmintió al parlamentario de la oposición en La Hojilla, un talk show conocido por exaltar al chavismo, al llamar por teléfono al conductor del programa, Mario Silva, para decir que se hallaba en Venezuela. “Es una infamia. Siempre hemos estado aquí y aquí seguiremos porque el amor hacia la patria es muy grande… Este es un Poder Judicial que ha evolucionado, un estado de justicia social y de derecho donde se toma en cuenta a las personas, donde la justicia es igual para todos”, dijo. El exdirector de la DIM no acudió al programa por supuestamente estar enfermo, aunque dos años después, en junio de 2014, fue detenido en Aruba por orden de Estados Unidos que lo acusa de presuntos nexos con el narcotráfico y las Farc. Carvajal fue liberado horas más tarde gracias a la intervención del gobierno holandés, que reconoció su inmunidad diplomática que otorgaba su designación como cónsul de Venezuela en ese territorio de ultramar.

chevron_leftDesliza la imagen para ver máschevron_right

zoom_inHaz click sobre cada imagen para ampliar

Luego de las acusaciones, Dugarte mantuvo bajo perfil. Dos meses antes de las elecciones parlamentarias en Venezuela (diciembre de 2015), él y otros 12 magistrados fueron sorpresivamente jubilados del Poder Judicial. La oposición consideró esto como una jugada del Gobierno para mantener el control del TSJ ante la inminente derrota del chavismo en los sufragios. La Asamblea Nacional, entonces dominada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (fundado por Hugo Chávez), designó a sus fichas en el Supremo para un nuevo período. Hasta ahora existe un conflicto entre ambos poderes.

Los señalamientos contra el exmagistrado reaparecieron hace unos días. El miércoles, 30 de noviembre, la Asamblea Nacional envió una citación al exmagistrado Dugarte, a sus allegados Subgey Saab, Diana Dugarte, Gustavo Becerra La Cruz, César García, Isabel Josefina Urbano-Taylor y al abogado Octavio Calcaño para comparecer el 7 de diciembre en las oficinas de la Comisión de Política Interior del Parlamento, en el centro de Caracas, por asuntos referentes a las denuncias hechas por los propietarios de Edivial. 

El contrato de la discordia

Los propietarios de Edivial continuaron negociando inmuebles con García Urbano-Taylor luego de la compra de un lote de terrenos en El Rosal (este de Caracas). Uno de los contratos firmados con el abogado fue el proyecto Las Mercedes 711 –la semilla de la Torre SMA– que ahora encarna la discordia más resaltante entre estos empresarios.

El deterioro de las relaciones empresariales coincidió con la intervención de varias obras habitacionales de esta constructora, dictada por el presidente Hugo Chávez en octubre de 2010 debido al supuesto incumplimiento de la empresa con los clientes. Humberto, Enrique y Ricardo Padrón y Rafael Ontiveros, copropietarios de Edivial, decidieron salir de Venezuela para pedir establecerse en Estados Unidos ante la posibilidad de ser arrestados por las autoridades venezolanas. Desde ahí han denunciado que fueron estafados mediante la supuesta falsificación de un contrato que traspasaba la construcción y venta de la Torre Las Mercedes 711 –ahora llamada SMA– a García Urbano-Taylor y otros socios.

Los socios de Edivial aseguran no haber firmado y tampoco autenticado el contrato de venta de la torre SMA

El documento certificado el 16 de diciembre de 2010 en la Notaría Pública de Río Chico –la misma en la que trabajaba la madre de García Urbano-Taylor– tiene las rúbricas de Humberto y Enrique Padrón, y Jorge Jiménez. Pero estos socios ahora aseguran no haberlo firmado y tampoco autenticado. Uno de ellos, incluso, señala que no estaba en Venezuela en el momento de la certificación del contrato; pues entre el 5 de noviembre de 2010 y el 4 de enero de 2011 estuvo en Estados Unidos (así se aprecia en las copias de su pasaporte). “Caímos en una trampa. García invirtió en muchos inmuebles y se asoció en proyectos con nosotros, pero después se aprovechó de nuestra desgracia. ¡Hasta sumó a nuestro abogado de toda la vida, Octavio Calcaño, a su equipo!”, dice Ontiveros en una entrevista concedida vía Skype.

García, entretanto, no se ha referido al tema. Aunque se le contactó para este trabajo, no hubo ningún tipo de respuesta bien sea por teléfono o correo electrónico. Ya se sabe, de cualquier modo, que su familia –los Urbano-Taylor– tienen una tradición inmobiliaria, aunque no todos han optado por asentar sus negocios en Venezuela. La empresaria Vanesa Urbano-Taylor Romero, hija del sociólogo y dirigente político opositor Henry Urbano-Taylor (tío de César García), aparece mencionada en la base de datos de la firma Mossack Fonseca –protagonista de los Panamá Papers– por un contrato de opción de compra y venta de un edificio en Ciudad de Panamá, en 2014.

Sin embargo, García Urbano-Taylor no abandona el inestable terreno venezolano. El abogado ahora es director de la empresa Promotora Inmobiliaria 711, la constructora Urbi-et- Orbi y la Corporación Inmobiliaria SMA 33; además de promotor de la torre SMA en Venezuela. Su apuesta casi altruista está escrita en un artículo de opinión, publicado el 11 de julio de 2016 en la revista digital Entre Rayas, donde se apodera de un comentario escuchado en un aeropuerto para llegar a una conclusión: “El futuro siempre es incierto y solo tenemos potestad sobre el presente y en este presente las oportunidades inmobiliarias saltan a la vista de quien se dispone a verlas, sin la bruma del pesimismo… Y todas ellas están en Venezuela: el mejor lugar del mundo para invertir”.



¡Hola! Gracias por leer nuestro artículo.

A diferencia de muchos medios de comunicación digital, Armandoinfo no ha adoptado el modelo de subscripción para acceder a nuestro contenido. Nuestra misión es hacer periodismo de investigación sobre la situación en Venezuela y sacar a la luz lo que los poderosos no quieren que sepas. Por eso nos hemos ganado importantes premios como el Pulitzer por nuestros trabajos con los Papeles de Panamá y el premio Maria Moors Cabot otorgado por la Universidad de Columbia.

Para poder continuar con esa misión, te pedimos que consideres hacer un aporte. El dinero servirá para financiar el trabajo investigativo de nuestros periodistas y mantener el sitio para que la verdad salga al aire.

Gracias por leernos. Recuerda que al final del texto puedes contribuir con nuestras investigaciones, disfrutar otros formatos y leer otras historias.