Envíanos
un dato

El eslabón entre el Deportivo Táchira y el gigante brasilero JBS

A mediados de 2013 Jorge Alfredo Silva Cardona trabajaba como técnico administrativo del Seniat. Tres años y medio después se ha convertido en el timón del Grupo JHS, la fachada que se levantó a la sombra del millonario negocio entre los regímenes de Hugo Chávez y Nicolás Maduro y la compañía brasilera JBS. Este conglomerado es propietario del Deportivo Táchira y comienza a ser conocido como un jugador de renombre en el cada vez más exclusivo negocio de la importación de alimentos básicos en Venezuela. El exempleado de la oficina de tributos parece tener el know how que se necesita para triunfar en una economía de puertos.

29 January 2017

Jesús Hombre Salvador (JHS). Tres palabras que pueden ser el lema de una iglesia cristiana, pero no. En esta historia, el monograma cristiano JHS es la seña de identidad de un conglomerado empresarial que está obrando el milagro de crecer en una economía que se hunde y espanta a las trasnacionales. El Grupo JHS es el flamante dueño del Deportivo Táchira –quizás el club con más solera en el fútbol venezolano–, de varios equipos de ciclismo tachirenses, de al menos seis empresas dedicadas a servicios tan disímiles como el aduanero y la producción avícola, de instalaciones industriales en nueve estados del país y hasta de un instituto de beneficencia.

La versión oficial cuenta que son “empresarios venezolanos de origen andino, apostando a la soberanía alimentaria” y que están “comprometidos con la importante labor de brindar servicios logísticos y aduaneros, así como desarrollar la producción de alimentos a nivel nacional”. Pero solo ha sido después de la compra del club de fútbol andino a la familia Kabchi, oficializada en octubre de 2016, que JHS y Jorge Alfredo Silva Cardona, el hombre detrás del emporio, han salido del anonimato.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse