Envíanos
un dato

Los planes de “Orquídea S.A.” se marchitaron

Todo comenzó con unos lirios en un centro de mesa. Se dice que en una oportunidad el presidente Hugo Chávez llegó a una reunión con su homólogo ruso, Vladimir Putin, y quedó cautivado con unas flores que bien podrían haber sido venezolanas. Allí surgió la idea de exportar tallos a Europa oriental, un sueño que se desvaneció junto a 42 millones de dólares.

02 April 2017

“No habrá flores más bellas que estas en este mundo”. Eso aseguró Hugo Chávez. “Las únicas flores más bellas que estas son las mujeres rusas y las mujeres venezolanas”, dijo a finales de 2011 mientras hojeaba un catálogo de gerberas de diversos colores. “Venezuela se convertirá en un exportador de flores y ya pronto saldrá el primer barco con cargamento”. ¿Sabría que tratándose de un producto perecedero, las flores deben enviarse por avión? El líder de la revolución bolivariana no debió imaginar que lo que anunciaba entonces sería el primero de apenas dos envíos de flores que quedaron registrados. Esta es la historia de un sueño que no fue.

Venezuela sólo realizó dos envíos de flores en 2012. En los años siguientes no hubo ninguna otra exportación. Se trató sólo de 36.800 piezas de azucenas recién cortadas, de tallos de entre 80 y 100 centímetros, según consta en los registros de aduanas de Rusia filtrados a un consorcio de periodistas en el este de Europa conocido como Proyecto de Denuncia contra la Delincuencia Organizada y la Corrupción (Occrp, por sus siglas en inglés) y luego entregados a Armando.info.

Estas líneas son parte de una historia que puedes leer completa con un plan de suscripción

Registrarse

Ponemos a tu disposición este reportaje de forma promocional. ¿Quieres verlo completo?

Ver en Demo